Posts Tagged ‘Iglesia de Jesucristo’

El mormonismo responde: Dios es Amor

5 febrero 2014

Por Lmontague

Mi esposo trabaja en una estación de esquí. Llevamos a nuestros hijos a esquiar en el invierno, y el viaje en el teleférico es siempre tranquilo y hermoso, con las montañas en todo su esplendor helado y los árboles cubiertos de nieve. En el verano, montamos en el misma teleférico de la montaña y hacemos una caminata alrededor de la parte superior. El viaje es tranquilo y majestuoso. Las montañas están vivas con coloridos árboles y flores silvestres, así como las ardillas y los ciervos que corren ocasionalmente. No puedo evitar sentirme insignificante ante tal grandeza, sobre todo con los árboles imponentes a cada lado. Puedo ver la mano de Dios en Sus hermosas creaciones. El élder M. Russell Ballard, apóstol de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días , a veces inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, dijo:

El milagro de los cambios de estación, con el despertar y el renacimiento en la naturaleza, inspira sentimientos de amor y reverencia dentro de nosotros por la maravillosa y creativa obra de Dios. … Los hombres y mujeres en todas partes del mundo tienen una desesperada necesidad de tomar tiempo de sus exigentes rutinas de la vida cotidiana y observar tranquilamente los milagros de Dios que tienen lugar a su alrededor.  

Reverencia por las creaciones de Dios

milagros-cristo-sacerdocio-lf-01Observo el milagro de los cambios de estación en los macizos de flores frente a mi casa cada año. Tenemos arbustos que, durante todo el invierno, parecen muertos y antiestéticos. Pero cada primavera, esos palos delgados se transforman en hermosos arbustos con peonías y rosas de té. Estoy asombrada ante el milagro de esta transformación. (more…)

Cómo el mormonismo encaja en el cristianismo

31 diciembre 2013

El mormonismo es una fe restaurada del Nuevo Testamento. Se basa en las enseñanzas originales y las palabras de los profetas vivientes del Antiguo y Nuevo Testamento, que Dios manda a Sus hijos a obedecer, pero rechaza las doctrinas post-bíblicas puestas en marcha por los distintos concilios a través de la campaña y la votación. Aunque eran esfuerzos bien intencionados por unificar una iglesia que experimentaba (un alejamiento de la plenitud de la verdad), las doctrinas no fueron escogidas por los profetas, incluso nadie en los concilios afirmaba ser un profeta. Los Santos de los Últimos Días (“Mormones”) creen que, si bien las políticas pueden cambiar según sea necesario, la doctrina viene de Dios, se basa en verdades eternas, y puede ser revelada sólo a través del profeta viviente.

¿Qué es el mormonismo?

Cómo el mormonismo encaja en el cristianismo 01

Hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, predicamos de Cristo, 2 Nefi 25:26. “Mormón” es apodo que la gente inadvertidamente aplica a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El mormonismo no es católico ni protestante, ya que no afirma haber estado en funcionamiento desde el momento mismo en que Cristo lo organizó en la tierra, ni ser una protesta contra las religiones existentes. En cambio, pertenece a la categoría Restauracionista de las religiones. El mormonismo enseña que después que Jesucristo y sus apóstoles habían muerto, la Iglesia entró en un largo período de apostasía, un momento en que había una falta de autoridad y, en consecuencia, una desviación de la estricta adhesión a las doctrinas originales. El proceso de la apostasía comenzó cuando los apóstoles de Jesús estaban dirigiendo la iglesia. Pasaron gran parte de su tiempo viajando por la zona y trataban de desentrañar las falsas doctrinas que surgían, algunas tan graves como decidir que no había resurrección. Informaron que habían perdido toda Asia en la apostasía. Una vez que todos los apóstoles hubieron muerto, la autoridad directa se había ido y muchos líderes, aunque muchos aún tenían buenas intenciones, insertaron opiniones personales y sostuvieron doctrinas.

Hoy en día, la proliferación de iglesias demuestra cuán extensa ha sido la apostasía. Incluso dentro de las tradiciones similares, como el protestantismo, hay una amplia gama de denominaciones que enseñan cosas muy diferentes sobre las doctrinas esenciales de salvación. Puede ser abrumador para alguien que trata de averiguar lo que es realmente verdadero.

El mormonismo, aunque no pertenece a otras categorías religiosas, es cristianismo. ¿De qué forma encaja en el mundo cristiano tradicional y cómo vuelve a las enseñanzas bíblicas?

¿Qué Creen los Mormones acerca del Señor Jesucristo?

Los mormones creen que Jesucristo es el hijo literal de Dios, que Él creó el mundo bajo la dirección del Padre, y que vino voluntariamente a la Tierra para salvarnos de nuestros pecados por medio del poder santificador de su expiación. El Libro de Mormón dice:

Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados (2 Nefi 25:26).

Los mormones creen que la expiación trajo una serie de poderosos dones al mundo, algunos de los cuales fueron puestos a libre disposición de todos los que vinieron a la tierra, incluso los ateos. Por ejemplo, todo el mundo se levantará de entre los muertos y vivirá para siempre. A los niños que mueren antes de tener edad suficiente para ser responsables de sus pecados, se les concede automáticamente la vida eterna con Dios. Los mormones creen que Dios es amoroso y justo, y por eso Él no castiga a un niño por una situación que estaba fuera de su control. Dios ha revelado que la edad de responsabilidad debe ser de 8 años de edad, por lo que nadie puede ser bautizado miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días antes de esa edad. Un niño que muere antes de esta edad es redimido automáticamente a través del poder de la expiación.

Los mormones creen que ciertas partes de la expiación deben ser activadas. Aunque muchas personas malinterpretan esto como que los mormones creen que son salvos por medio de obras, esto no es realmente lo que significa. Imagínese a un hombre yendo a una iglesia y diciendo que quiere ser salvado. El líder religioso le guía a través de todas las medidas que considere necesarias para que esto suceda (aceptar a Jesucristo como Salvador y quizás el bautismo) y el hombre sale de la iglesia. Luego se mete a un banco y procede a robarlo y matar a todos en la sala. ¿Podría alguien creer que realmente había tomado a Jesucristo como su Salvador hace apenas unos minutos? Por supuesto que no. Su conducta demostró que sólo había estado pasando por los procedimientos.

Las obras, entonces, tienen un propósito. Jesús dijo que si lo amamos, debemos guardar Sus mandamientos. Nadie es perfecto, pero tenemos que estar continuamente trabajando en ser cada vez mejores. El Libro de Mormón, que es un libro de escrituras que acompaña a la Biblia, habla de un hombre que, tras su conversión al cristianismo, le dijo a Dios que estaba dispuesto a abandonar todos sus pecados para ser salvo.

Jesucristo pasó una gran cantidad de tiempo enseñándonos cómo debemos comportarnos. Dios dio muchos mandamientos a lo largo de la historia religiosa. Éstos ayudaron a enseñar a Sus hijos a ser disciplinados, a entender que amar y seguir a Dios y a Jesucristo requiere sacrificio, y les permitió tener la oportunidad de demostrar su compromiso con su fe. El cristianismo exige lo mejor que tenemos para ofrecer y nos obliga a ser lo mejor que podemos ser, y por lo general más de lo que pensábamos que podríamos llegar a ser. Los mandamientos están diseñados para ayudar a llegar a ser la persona que Dios sabe que realmente somos. Son un acto de amor y si bien puede parecer restrictivo el tenerlos, al final, nos protegen de los peligros del mundo.

Los mormones creen que el cristianismo nos exige que nos amemos unos a otros y demostremos amor a través del servicio y  amabilidad. Nos obliga a poner las enseñanzas de Dios antes que las enseñanzas del mundo. Se requiere de nosotros un compromiso visible de nuestra fe – la disposición a leer las escrituras, orar, honrar lo que la Biblia y otras escrituras nos enseñan. Requiere de nosotros lo que el Salvador requiere de sí mismo – poner a Dios antes que nada. Así es como el mormonismo encaja en el cristianismo – por tener un enfoque a la mortalidad poniendo a Jesús primero.

Así, aunque no hay forma de que podamos trabajar en nuestra salvación, Jesucristo requiere de nosotros nuestros mejores esfuerzos antes de que podamos tener acceso al poder redentor y purificador de Su expiación. El mormonismo se centra en Jesucristo como el camino de regreso a nuestro Padre Celestial.

La Iglesia de Jesucristo: La única fe verdadera y viviente

31 diciembre 2013

¿Hay realmente sólo una Iglesia verdadera ?

Durante el ministerio de Jesús en la tierra, hizo hincapié en la unidad, como lo hicieron sus apóstoles. Ellos dijeron que sólo podía haber una iglesia, una sola fe. Por desgracia, incluso en la época bíblica, ya existían divisiones entre los miembros de la iglesia. Muchos grupos disidentes se estaban formando, cada uno enseñando la verdad de la manera en que la veían. Cada uno de ellos querían ser la verdadera Iglesia de Jesucristo, pero eso no era posible. Solamente una iglesia puede ser completamente verdadera. Después de todo, si 2+2=4, no puede ser también igual a 5. La verdad es la verdad y Dios declaró que eran verdades absolutas. Estas verdades no son siempre populares en un momento dado o en un mundo que prefiere la vaguedad de los absolutos, pero ya sea que las aceptemos o no como verdaderas, seguirán siendo verdaderas si Dios las declara como tal.

La Iglesia de Jesucristo la única religión verdadera y viviente 01Varias sectas continuaron después que Cristo y los apóstoles se habían ido y surgieron aún más después. Algunos líderes se propusieron revisar el evangelio para que sea más políticamente correcto o más popular para su época, o simplemente más beneficioso para ellos mismos. Otros cometieron errores a pesar de sus sinceros esfuerzos de buscar la verdad. Una vez que los apóstoles habían desaparecido, el mundo sufría la falta de un profeta y carecía de autoridad. Sabemos que las profecías y la revelación continuaron después de la muerte de Jesucristo, porque las profecías y revelaciones se registran en la Biblia. Pedro recibió, por ejemplo, una visión que cambió la práctica actual de llevar el evangelio sólo a los judíos y que también terminó la circuncisión como una práctica necesaria. Sin embargo, cuando los apóstoles se habían ido, no fueron reemplazados. El mundo no los había aceptado como profetas y así el mundo, en ese momento, perdió el derecho a la revelación continua.

Apostasía y Restauración

Esta pérdida de autoridad y revelación, esta apostasía o alejamiento de la verdad, había sucedido en otras épocas de la historia, pero nunca durante tanto tiempo. El asesinato del Señor Jesucristo y de los apóstoles, la mayoría de los cuales Él había escogido personalmente, fue una acción grave. Esta apostasía, o alejamiento, había sido profetizada en la Biblia:

Pero os rogamos, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y a nuestro recogimiento con él, que no cambiéis fácilmente vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

No os engañe nadie de ninguna manera, aporque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición (2 Tesalonicenses 2:1-3).

La Biblia prometió una restauración de todas las cosas, sin embargo, y por ello finalmente, todos los aspectos de la fe del Nuevo Testamento establecidos por Jesucristo tenían que ser devueltos a la tierra en preparación para los últimos días que preceden a la Segunda Venida de Jesucristo.

Hoy en día existe una multitud de religiones, incluso dentro de la tradición cristiana. Hay muchas denominaciones diferentes, aun dentro de las diversas tradiciones de fe. Aunque es imposible obtener una cifra exacta, se estima que hay 40.000 o más denominaciones cristianas; e incluso dentro de la Iglesia Católica o las tradiciones protestantes, hay una multitud de variaciones, con dichas variaciones a menudo en relación con las doctrinas de salvación. Pocas se presentan a sí mismas como una restauración del Nuevo Testamento. Para que ellos digan que son una iglesia restaurada, tienen que reconocer primero que hay una necesidad de que algo sea restaurado.

Y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es menester que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempos antiguos (Hechos 3:20-21).

Esta restauración se inició en 1820 cuando un joven, llamado José Smith, como tantos otros antes y después, vio a todas las diferentes iglesias con sus doctrinas en desacuerdo y se preguntó cómo alguien podía saber qué iglesia era la verdadera. Era evidente que no podían ser todas verdaderas, ya que no podían ponerse de acuerdo en las doctrinas importantes. ¿Pero entonces, cuál era la verdadera? Mientras leía la Biblia, se encontró con Santiago 1:5, que decía que si tenemos falta de sabiduría, podemos preguntarle a Dios lo que es correcto y Él nos lo dirá. Esa era claramente la única forma de resolver la cuestión por lo que eso fue precisamente lo que hizo. Se le dijo que ninguna de las iglesias existentes tenía toda la verdad, por lo tanto, no debía unirse a ninguna de ellas.

En 1830, después de mucha preparación, José Smith se convirtió en el primer profeta de la restauración que se había prometido en la antigüedad. Restauró, bajo el mando directo y la autoridad de Dios, la plenitud del Evangelio que había estado sobre la tierra cuando Jesucristo organizó Su iglesia. Esta iglesia es llamada hoy en día La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a menudo denominada inadvertidamente como la “Iglesia Mormona”). La Iglesia de Jesucristo afirma ser la única iglesia verdadera no porque quiera menospreciar a otras buenas personas de diferentes confesiones cristianas, sino porque es la única iglesia organizada hoy bajo la autoridad directa de Dios y es la única iglesia con la verdad en su plenitud.

¿Cómo puedo saber por mí mismo si la Iglesia Mormona es verdadera?

Puesto que todas las iglesias no pueden ser igualmente verdaderas, es esencial que descubramos cuál es en realidad la verdadera iglesia de Dios. La elección de una iglesia sobre la base de lo que esperamos que sea cierto no nos llevará a la vida eterna. Tampoco lo hará el elegir una porque está en el vecindario o porque no pide mucho de nosotros. Vale realmente la pena hacer sacrificios por la verdad. Sus estándares son altos y no vacilan con los caprichos de la sociedad.

José Smith recibió una respuesta inusual a sus oraciones para saber a qué iglesia debía unirse. En respuesta a su oración sincera, el Padre Celestial y Jesucristo se aparecieron a José. Si bien esto es sin duda una maravilla, se hace menos difícil de creer cuando uno entiende la obra la cual José Smith fue llamado a cumplir: la restauración de la iglesia verdadera. Sin embargo, todos tenemos el mismo acceso a Dios mediante la oración. Nosotros probablemente no vamos a recibir una visita personal de Dios, pero vamos a recibir una respuesta si pedimos con fe completa no dudando de nada, como Santiago prometió en la Biblia.

Podemos llevar nuestras preguntas a Dios y esperar una respuesta. Hay algunos que tratan de convencer a la gente de no orar para saber a qué iglesia unirse. Dicen que uno no sabrá quién está contestando. Sin embargo, Dios nos ha prometido sabiduría. ¿Haría una promesa que no puede cumplir? Por supuesto que no. Se comprometió a responder a nuestras preguntas y por ello Él hará posible para nosotros saber quién contestó. La respuesta más a menudo se presenta como una sensación de tranquilidad, paz, calidez y ardor en nuestros corazones. Es una sensación de alegría.

Puse a prueba la promesa de Santiago para mí mismo y funcionó tal como prometió que lo haría. Me convertí en un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, debido a la respuesta personal de Dios a mi oración para saber si se trataba de Su iglesia. He recibido una respuesta en 1976 y he tenido confirmaciones repetidas de esas primeras oraciones tentativas de que la “Iglesia Mormona” es la iglesia de Dios en la tierra hoy.

La eternidad está en juego. Ore hoy mismo para recibir su propia confirmación a través del Espíritu Santo.

Reflexiones sobre la Conferencia General SUD: Creo

25 junio 2013

Durante el primer fin de semana de abril y el primer fin semana de octubre de cada año, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días realiza sus respectivas Conferencia General anual y semestral de la Iglesia. Cada sesión de la Conferencia está repleta de mensajes edificantes e inspiradores en discursos y canciones que proporcionan alimento para el alma hambrienta, y una bebida refrescante de los manantiales de Agua Viva.

Mientras escuchaba los mensajes que ofrecidos durante la 183° Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo, realizada en abril de 2013, hubo un mensaje especial ofrecido por el Élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles (el segundo grupo mayor que preside dentro de la Iglesia SUD) durante la sesión de la tarde del domingo que parecía resonar dentro de mi alma. El título de su mensaje era Creo.

“Si puedes creer. . . . “

En su relato del evangelio, Marcos relata la historia de un padre amoroso, que tal vez en la desesperación final, lleva a su hijo “que tiene un espíritu mudo” hasta el Maestro, rogándole que tuviera compasión y (more…)