Gethsemane2A pesar que el verdadero nombre de la Iglesia de los mormones es La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, muchas personas consideran que no creemos en Jesucristo, por muy irónico que esto parezca, así lo es, incluso creen que adoramos a José Smith o a nuestro profeta actual Thomas S. Monson.

Jesucristo ocupa un lugar central en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la cual lleva Su nombre. Los miembros de la Iglesia creen que Jesús es el Hijo de Dios, el Hijo Unigénito en la carne (Juan 3:16). Los Santos de los Últimos Días aceptan las declaraciones proféticas del Antiguo Testamento que se refieren directa y efectivamente a la venida del Mesías, el Salvador de toda la humanidad. Los miembros de la Iglesia también aceptan la relación que da el Nuevo Testamento en cuanto al nacimiento, la vida y el ministerio, la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Cada oración hecha en casa y cada sermón pronunciado en la capilla se concluyen en el nombre de Jesucristo. Los emblemas de la Santa Cena (similar a la comunión) que se toman cada semana en los servicios de adoración son símbolos de Su expiación. Cristo, al igual que Su Padre, tiene un cuerpo físico: el mismo cuerpo con el cual salió caminando de la tumba después de Su resurrección y que invitó a Sus apóstoles a “palpar y ver” (véase Lucas 24:39).

Como el único hombre perfecto que ha existido, Jesús dio en Su vida el ejemplo para que todos lo siguieran. Puesto que los humanos no son perfectos, el sacrificio expiatorio de Cristo paga el precio del pecado bajo la condición del arrepentimiento individual. Su sacrificio también permite que toda la humanidad resucite a la inmortalidad. Él es el Salvador, y en un tiempo futuro será el Juez.

 

Derechos de autor © 2017 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.