Por Lmontague

Mi esposo trabaja en una estación de esquí. Llevamos a nuestros hijos a esquiar en el invierno, y el viaje en el teleférico es siempre tranquilo y hermoso, con las montañas en todo su esplendor helado y los árboles cubiertos de nieve. En el verano, montamos en el misma teleférico de la montaña y hacemos una caminata alrededor de la parte superior. El viaje es tranquilo y majestuoso. Las montañas están vivas con coloridos árboles y flores silvestres, así como las ardillas y los ciervos que corren ocasionalmente. No puedo evitar sentirme insignificante ante tal grandeza, sobre todo con los árboles imponentes a cada lado. Puedo ver la mano de Dios en Sus hermosas creaciones. El élder M. Russell Ballard, apóstol de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días , a veces inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, dijo:

El milagro de los cambios de estación, con el despertar y el renacimiento en la naturaleza, inspira sentimientos de amor y reverencia dentro de nosotros por la maravillosa y creativa obra de Dios. … Los hombres y mujeres en todas partes del mundo tienen una desesperada necesidad de tomar tiempo de sus exigentes rutinas de la vida cotidiana y observar tranquilamente los milagros de Dios que tienen lugar a su alrededor.  

Reverencia por las creaciones de Dios

milagros-cristo-sacerdocio-lf-01Observo el milagro de los cambios de estación en los macizos de flores frente a mi casa cada año. Tenemos arbustos que, durante todo el invierno, parecen muertos y antiestéticos. Pero cada primavera, esos palos delgados se transforman en hermosos arbustos con peonías y rosas de té. Estoy asombrada ante el milagro de esta transformación. Sólo el toque de una mano amorosa del Maestro podría crear tal majestuosidad de estas cosas que parecen miserables. Es sin duda la evidencia, para mí, del amor de Dios, por mí y por esos arbustos cubiertos de maleza. Por mí, porque Él sabía que esto me trae alegría y paz. Y por los arbustos porque Él sabía lo que podían llegar a ser. El élder Ballard habla de lo importante que es para toda alma humana el ver la grandeza y la belleza de todo lo que nos rodea, y tener reverencia por Dios y Sus creaciones. El élder Ballard explica:

Reverencia se puede definir como un respeto profundo combinado con amor y respeto. Otras palabras que se suman a nuestra comprensión de la reverencia incluyen la gratitud , el honor, la veneración y la admiración.  La palabra raíz de reverenciar también implica un elemento de temor. Por lo tanto, la reverencia puede entenderse como una actitud de profundo respeto y amor con el deseo de honrar y mostrar gratitud, con un miedo a romper la fe u ofender.[1]  

¿Por qué es tan importante la reverencia? El élder Ballard explica: “Los que no sienten ningún respeto por las creaciones y los atributos divinos de Dios probablemente tendrán poco aprecio por otras cosas sagradas”.  [1]

Por el contrario, los que sí aprecian y sienten reverencia por las creaciones y los atributos divinos de Dios tratarán de conocerlo. En la belleza sencilla y tranquila del mundo que nos rodea, vemos la tierna preocupación de la mano de un Maestro divino. La atención a cada detalle revela el amor que Dios tiene por cada una de Sus creaciones, incluyendo nosotros.

Dios nos amó primero

En la paz y la humildad que encuentro en la sencillez imponente de las creaciones de Dios, puedo comprender más a fondo las características de un Padre Celestial amoroso. El apóstol Juan dijo: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). El élder Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero de la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo, dijo:

Somos importantes para Dios no por nuestro currículo, sino porque somos Sus hijos. Él nos ama a cada uno, incluso a los imperfectos, rechazados, torpes, apesadumbrados o quebrantados. El amor de Dios es tan grande que Él incluso ama a los orgullosos, a los egoístas, a los arrogantes y a los malvados. [2]

La herencia divina de un Padre Celestial amoroso nos permitirá conocer nuestro potencial. El élder Uchtdorf dijo:

Somos creados a la imagen de nuestros padres celestiales; somos hijos de Dios, procreados en espíritu; por tanto, tenemos una enorme capacidad para amar; es parte de nuestro legado espiritual. Lo que amemos y la manera que lo hagamos no sólo nos caracteriza como personas, sino que también nos caracteriza como Iglesia. El amor es la característica que distingue a un discípulo de Cristo.  2

Y el amor es la característica que define a Dios. El Apóstol Juan también dijo: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4:8, 10). Es decir, la muestra definitiva del amor de nuestro Padre Celestial por nosotros fue que envió a Su Hijo para expiar nuestros pecados y ofrecernos una manera de volver a Su presencia. Tenemos que hacer nuestra parte, pero el Salvador, Jesucristo, establece el ejemplo que nosotros debemos seguir en todas las cosas.

Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él (Juan 3:16-17).

Podemos apreciar más plenamente el amor de nuestro Padre Celestial cuando nos tomamos el tiempo para reconocer y apreciar todos los milagros en el mundo que nos rodea, los milagros grandes y pequeños.

Etiquetas: acerca de los mormones, Jesucristo, mormón, mormones, creencias mormones, iglesia mormona, religión mormona, mormonismo, lo que creen los mormones

Derechos de autor © 2019 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.