Servicio mormónEl amar, compartir y proteger a las personas, ya sean estas familiares, amigos, vecinos o hasta desconocidos, es una realidad que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.

El servicio es una forma de ayudar a otras personas, sin importar ni tener recompensa alguna que no sea la gratificación y fortalecimiento del espíritu.

Cuando ayudamos a otros estamos al servicio de Dios. Sin embargo, “servicio” es una palabra que ha desaparecido de las mentes de las personas. Por lo general, las personas parecen estar ahogadas en sus propios asuntos y están tan ocupadas en resolver sus necesidades personales que se olvidan de los demás.

Es claro que se ha venido olvidando que se puede demostrar amor a las personas a través del servicio. Amar al prójimo es un mandamiento divino, así lo instruyó Jesucristo, quién incluso aseguró que era tan importante como amar a Dios mismo.

Durante el tiempo en que Jesucristo estuvo en la tierra predicando, enseñó la importancia del servicio. El Señor, a través de sus actos, demostraba y a la vez les enseñaba a los que le seguían que para Él y para el Padre Celestial cada ser humano es de gran valor y que el servicio que se preste a cada uno de ellos demuestran el amor que tienen a Dios el Padre y a Jesucristo.

El Salvador demostró amor a los hombres cuando siendo Él el hijo de Dios enseñó que estaba entre ellos para servir y expresó: “Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre vosotros como el que sirve” (Lucas 22:27). Demostrando, de esta forma, que si el era el hijo Unigénito de Dios en la carne y prestaba servicio, cuanto más deberían hacerlo los demás.

Jesús lavando los pies a los apóstolesEn otra ocasión, Jesucristo para enseñar a sus seguidores  la importancia de servir y ser humildes en su obra, lavó  los pies de sus discípulos y les dijo: “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis” (Juan 13:13 al15).

 

El asistir a los necesitados es una de las formas de manifestar que queremos seguir y servir al Señor, tanto hombres como mujeres y niños pueden hacer esa gran labor, ya que a través del servicio es que se lleva a cabo la obra del Salvador.

 

Para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, llamada por algunos como mormones, el servicio es la forma en que ellos pueden demostrar amor por sus semejantes y a su vez amor al Salvador, para ellos, Jesucristo es el ejemplo vivo de lo que es amar y prestar servicio a los demás.

Jesucristo enseñó que cuando se está al servicio de sus semejantes están al servicio de Dios. Al respecto, el líder de la Iglesia de Jesucristo, Carlos H. Amado del primer Quórum de los Setenta en su discurso “Prestar servicio: una cualidad divina” aseveró: “El servir fortalece nuestra fe y nos hace útiles en Su Reino”.

Por otro lado, el élder Carlos Amado, dijo:

“El servir da propósito y valor a la vida; nos acerca más a Dios y nos ayuda a refinar nuestra naturaleza divina; nos enseña a amar y a comprender a nuestros semejantes; nos ayuda a olvidarnos de nuestros deseos personales; elimina el egoísmo, el orgullo y la ingratitud; nos enseña a pensar en las necesidades de los demás, lo cual nos permite cultivar las virtudes que el Salvador posee”.

servicio humanitario-voluntarios mormonesLas oportunidades de prestar servicio al prójimo son infinitas y van desde predicar el Evangelio Restaurado, dar consuelo, amor, ayudar a personas con necesidades especiales y darle abrigo al necesitado son algunas de las tantas formas que se puede servir.

Para los santos de los últimos días conversos, el prestar servicio no solo los llena de gratitud, sino que se sienten bendecidos de poder participar de la obra del Señor.

Para los mormones, el servir a otros es una de las claves para alcanzar el mayor grado de felicidad ya que ellos creen fervientemente en lo que Jesucristo dijo en cuanto al servicio: “… en cuanto lo hicisteis a uno de éstos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

 

Rosselly BriceñoRosselly B. de Mendoza

Miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde sirve como secretaria de las Mujeres Jóvenes de Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela. Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresada de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela.

Derechos de autor © 2017 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.