El mormonismo es una fe restaurada del Nuevo Testamento. Se basa en las enseñanzas originales y las palabras de los profetas vivientes del Antiguo y Nuevo Testamento, que Dios manda a Sus hijos a obedecer, pero rechaza las doctrinas post-bíblicas puestas en marcha por los distintos concilios a través de la campaña y la votación. Aunque eran esfuerzos bien intencionados por unificar una iglesia que experimentaba (un alejamiento de la plenitud de la verdad), las doctrinas no fueron escogidas por los profetas, incluso nadie en los concilios afirmaba ser un profeta. Los Santos de los Últimos Días (“Mormones”) creen que, si bien las políticas pueden cambiar según sea necesario, la doctrina viene de Dios, se basa en verdades eternas, y puede ser revelada sólo a través del profeta viviente.

¿Qué es el mormonismo?

Cómo el mormonismo encaja en el cristianismo 01

Hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, predicamos de Cristo, 2 Nefi 25:26. “Mormón” es apodo que la gente inadvertidamente aplica a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El mormonismo no es católico ni protestante, ya que no afirma haber estado en funcionamiento desde el momento mismo en que Cristo lo organizó en la tierra, ni ser una protesta contra las religiones existentes. En cambio, pertenece a la categoría Restauracionista de las religiones. El mormonismo enseña que después que Jesucristo y sus apóstoles habían muerto, la Iglesia entró en un largo período de apostasía, un momento en que había una falta de autoridad y, en consecuencia, una desviación de la estricta adhesión a las doctrinas originales. El proceso de la apostasía comenzó cuando los apóstoles de Jesús estaban dirigiendo la iglesia. Pasaron gran parte de su tiempo viajando por la zona y trataban de desentrañar las falsas doctrinas que surgían, algunas tan graves como decidir que no había resurrección. Informaron que habían perdido toda Asia en la apostasía. Una vez que todos los apóstoles hubieron muerto, la autoridad directa se había ido y muchos líderes, aunque muchos aún tenían buenas intenciones, insertaron opiniones personales y sostuvieron doctrinas.

Hoy en día, la proliferación de iglesias demuestra cuán extensa ha sido la apostasía. Incluso dentro de las tradiciones similares, como el protestantismo, hay una amplia gama de denominaciones que enseñan cosas muy diferentes sobre las doctrinas esenciales de salvación. Puede ser abrumador para alguien que trata de averiguar lo que es realmente verdadero.

El mormonismo, aunque no pertenece a otras categorías religiosas, es cristianismo. ¿De qué forma encaja en el mundo cristiano tradicional y cómo vuelve a las enseñanzas bíblicas?

¿Qué Creen los Mormones acerca del Señor Jesucristo?

Los mormones creen que Jesucristo es el hijo literal de Dios, que Él creó el mundo bajo la dirección del Padre, y que vino voluntariamente a la Tierra para salvarnos de nuestros pecados por medio del poder santificador de su expiación. El Libro de Mormón dice:

Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados (2 Nefi 25:26).

Los mormones creen que la expiación trajo una serie de poderosos dones al mundo, algunos de los cuales fueron puestos a libre disposición de todos los que vinieron a la tierra, incluso los ateos. Por ejemplo, todo el mundo se levantará de entre los muertos y vivirá para siempre. A los niños que mueren antes de tener edad suficiente para ser responsables de sus pecados, se les concede automáticamente la vida eterna con Dios. Los mormones creen que Dios es amoroso y justo, y por eso Él no castiga a un niño por una situación que estaba fuera de su control. Dios ha revelado que la edad de responsabilidad debe ser de 8 años de edad, por lo que nadie puede ser bautizado miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días antes de esa edad. Un niño que muere antes de esta edad es redimido automáticamente a través del poder de la expiación.

Los mormones creen que ciertas partes de la expiación deben ser activadas. Aunque muchas personas malinterpretan esto como que los mormones creen que son salvos por medio de obras, esto no es realmente lo que significa. Imagínese a un hombre yendo a una iglesia y diciendo que quiere ser salvado. El líder religioso le guía a través de todas las medidas que considere necesarias para que esto suceda (aceptar a Jesucristo como Salvador y quizás el bautismo) y el hombre sale de la iglesia. Luego se mete a un banco y procede a robarlo y matar a todos en la sala. ¿Podría alguien creer que realmente había tomado a Jesucristo como su Salvador hace apenas unos minutos? Por supuesto que no. Su conducta demostró que sólo había estado pasando por los procedimientos.

Las obras, entonces, tienen un propósito. Jesús dijo que si lo amamos, debemos guardar Sus mandamientos. Nadie es perfecto, pero tenemos que estar continuamente trabajando en ser cada vez mejores. El Libro de Mormón, que es un libro de escrituras que acompaña a la Biblia, habla de un hombre que, tras su conversión al cristianismo, le dijo a Dios que estaba dispuesto a abandonar todos sus pecados para ser salvo.

Jesucristo pasó una gran cantidad de tiempo enseñándonos cómo debemos comportarnos. Dios dio muchos mandamientos a lo largo de la historia religiosa. Éstos ayudaron a enseñar a Sus hijos a ser disciplinados, a entender que amar y seguir a Dios y a Jesucristo requiere sacrificio, y les permitió tener la oportunidad de demostrar su compromiso con su fe. El cristianismo exige lo mejor que tenemos para ofrecer y nos obliga a ser lo mejor que podemos ser, y por lo general más de lo que pensábamos que podríamos llegar a ser. Los mandamientos están diseñados para ayudar a llegar a ser la persona que Dios sabe que realmente somos. Son un acto de amor y si bien puede parecer restrictivo el tenerlos, al final, nos protegen de los peligros del mundo.

Los mormones creen que el cristianismo nos exige que nos amemos unos a otros y demostremos amor a través del servicio y  amabilidad. Nos obliga a poner las enseñanzas de Dios antes que las enseñanzas del mundo. Se requiere de nosotros un compromiso visible de nuestra fe – la disposición a leer las escrituras, orar, honrar lo que la Biblia y otras escrituras nos enseñan. Requiere de nosotros lo que el Salvador requiere de sí mismo – poner a Dios antes que nada. Así es como el mormonismo encaja en el cristianismo – por tener un enfoque a la mortalidad poniendo a Jesús primero.

Así, aunque no hay forma de que podamos trabajar en nuestra salvación, Jesucristo requiere de nosotros nuestros mejores esfuerzos antes de que podamos tener acceso al poder redentor y purificador de Su expiación. El mormonismo se centra en Jesucristo como el camino de regreso a nuestro Padre Celestial.