por Nora Hess

mormon-ChristusLos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, frecuentemente apodados “mormones”, son ávidos seguidores de Cristo. Una escritura de El Libro de Mormón, Otro Testamento de Jesucristo, el cual es un registro religioso de un antiguo pueblo nativo que vivió en las Américas por miles de años tanto antes como después del nacimiento de Cristo, lo expresa de esta manera:

Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados (El Libro de Mormón, 2 Nefi 25:26).

Un típico mormón sin duda pasa mucho tiempo todos los días hablándole a Cristo, estudiando Sus palabras, expresando gratitud y orando al Padre en el nombre de Cristo, pensando en Él, y enseñando a los niños y a otros acerca de Él. Cada semana durante las reuniones dominicales, los mormones comprometidos participan del sacramento, en el que prometen a Dios que siempre recordarán a Cristo conforme toman el pan y el agua que representan Su cuerpo y sangre. “Siempre”, para un mormón, literalmente significa siempre; todo el día y toda la noche los mormones se esfuerzan por recordar a Cristo en todo pensamiento y acción.

Los mormones están “obsesionados con Cristo”

mormon-GethsemenePor consiguiente puede parecer sorprendente para la mayoría de mormones que algunos otros cristianos digan que los mormones no son cristianos. ¿Cómo puede alguien que se esfuerza por pasar cada momento de su vida siguiendo a Jesucristo y no ser un cristiano? De acuerdo con Stephen H. Webb en su reciente artículo en firstthings.com, los mormones están “obsesionados con Cristo”. El Sr. Webb indica que “el mormonismo está obsesionado con Cristo, y todo lo que enseña está destinado a despertar, alentar y expandir la fe en Él”. Aún algunos pastores y maestros de otras religiones cristianas continúan enseñando en sus congregaciones que los mormones no pueden ser llamados cristianos.

La reciente atención de los medios de comunicación con respecto a la campaña de Mitt Romney para la presidencia de los Estados Unidos ha incluido cobertura de algunas de tales declaraciones.

Creo en Cristo

Tal vez los demás cristianos puedan comprender mejor a los mormones si supieran lo que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días piensan sobre el Salvador, Jesucristo. Aún saber el nombre completo de la Iglesia, que lleva el nombre de Cristo, puede ayudar. Las letras de un popular himno mormón, “Creo en Cristo”, fue escrito por el apóstol Bruce R. McConkie poco antes de su muerte. Dice lo siguiente:

Creo en Cristo

Creo en Cristo; ¡Él es mi Rey!
Con todo mi ser lo alabaré;
Le doy gozoso mi amor,
Le cantaré con gran loor.

El primer versículo expresa el amor y el gozo que los mormones sienten hacia Jesucristo como su Salvador. Se refieren a Él con profunda reverencia.

Creo en Cristo; Dios lo mandó.
Al mundo vino y enseñó.
A los enfermos Él sanó
y a los muertos levantó.

mormon-jesus-ChildrenLos mormones creen que Jesucristo es literalmente el Hijo de Dios, tanto en espíritu como en la carne. Antes de Su advenimiento en la tierra Él fue el primogénito del Padre en el Espíritu, poseyendo un cuerpo espiritual. Él creó la tierra y habló a Su pueblo durante los tiempos del Antiguo Testamento. Vino a la tierra a morar en un cuerpo físico, concebido por su madre María por medio del poder del Espíritu Santo así que Él es también el físico Hijo de Dios. Él reafirmó la santidad de nuestros cuerpos físicos, y su importancia eterna, cuando Él curaba nuestros cuerpos así como nuestros espíritus. Más que todo,  Él “anduvo haciendo bienes” (Hechos 10:38). Como nuestro ejemplo y maestro supremo, Él nos mostró la manera de vivir.

Creo en Cristo, el Creador;
lo alabaré con gran fervor.
Cimiento firme es Jesús,
y fuente de verdad y luz.

Jesucristo es nuestro Señor y Dios, como Tomás proclamó cuando cayó a los pies del Salvador luego de Su resurrección (ver Juan 20:28). Enseñó la verdad, le verdadera manera de vivir, a Sus discípulos. Conocer el verdadero evangelio; teniendo nuestros pies firmemente puestos en su cimiento; es importante. Cuando sabemos con verdad cuáles son Sus mandamientos, estamos en el camino estrecho y angosto a la felicidad, gozo y la vida eterna con Él. La verdad que Él enseña ilumina nuestro camino.

Creo en Cristo; me salvará,
de Satanás me librará,
y viviré en paz y amor
en las mansiones del Señor.

Crucifixion-Jesus-Christ-mormonLos mormones son firmes con sus amigos cristianos de otras religiones en testificar que Jesucristo ha pagado el rescate por sus pecados. Cada uno de nosotros ha pecado, y por ley estamos condenados, como Jesús enseñó. Sin Su sacrificio expiatorio, Satanás tendría poder sobre nosotros. Pero gracias a nuestro Salvador podemos arrepentirnos de nuestros pecados. Cuando confesamos nuestros pecados, hacemos restitución a aquellos que hemos perjudicado, y abandonamos nuestra senda pecaminosa, nuestros pecados pueden ser limpiados por medio del sacrificio expiatorio de Jesús. De esta manera podemos regresar a Él, y vivir con Él para siempre, en gozo y amor.

Creo en Cristo, Hijo de Dios.
En adversidad oiré Su voz:
“El reino te concederé;
contigo siempre estaré”.

“Te concederé”. Cuando el Coro del Tabernáculo Mormón canta esta estrofa, expresa todos los sufrimientos de la vida, junto con el increíble gozo del poder de Cristo para sanar nuestros cuerpos y espíritus de todo pecado y lamentación de la mortalidad. Gracias al sacrificio de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, podemos superar todo esfuerzo de satanás por destruirnos. Seremos resucitados con cuerpos perfectos e inmortales como los del Padre y el Hijo, limpios de pecado, para vivir con ellos y con nuestras familias en gloria por siempre.

Creo en Cristo, mi Salvador;
le acompañaré cuando en fulgor
a esta tierra vuelva Él
para reinar en Israel.

Jesucristo vendrá a la tierra otra vez algún día. Ya sea que estemos vivos o muertos, los mormones creen que seremos llevados para pararnos frente a Él. Si lo amamos y hemos elegido seguirlo, estaremos con Él, para no ser separados jamás. Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, creo en Cristo. Desde la superficie hasta la médula de mi ser, soy una cristiana. Amo a mi Salvador más que a cualquier otra  cosa en esta vida o en la siguiente. Lo alabo, lo adoro y lo sigo. Yo sé qué camino debo tomar para retornar a Él, y lo seguiré. Confío en Él para superar todos los pecados y lamentaciones de mi vida. Estaré con Él por siempre.

http://www.youtube.com/watch?v=HGMGgL2p4TU

http://www.youtube.com/watch?v=herHyWF0bRU

Recursos Adicionales:

“Creo en Cristo”, por Bruce R. McConkie y John Longhurst, Himnos de Sión #72

Enseñanzas Mormonas acerca de Jesucristo

Jesucristo, Nuestro Salvador

Nora Hess es músico y una madre de diez hijos que vive en Lindon, Utah, y es una escritora de More Good Foundation. Nora tiene grados en la Universidad Brigham Young y la Universidad de Utah. También es miembro del Coro del Tabernáculo Mormón.