Estudiantes de BYU comparten cartas y reflexiones sobre las Escrituras.

La BYU (Brigham Young University) es administrada  por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo erróneamente denominada la “Iglesia Mormona”. Como parte de sus cursos de pregrado, los estudiantes de BYU toman varios semestres de clases de religión espiritualmente edificantes y estimulantes.

En esta serie (ver más abajo), los estudiantes matriculados en las clases de estudio de las Escrituras han compartido sus pensamientos, ideas y reflexiones sobre el Libro de Mormón. Le invitamos a echar un vistazo a sus epifanías y descubrimientos, a medida que profundizan en las Escrituras.

Con la publicación de estas cartas, cumplimos su deseo de hablar con todos nosotros de la importancia, el poder y la belleza del Libro de Mormón, un segundo testigo de Jesucristo y complemento de la Biblia. El Libro de Mormón incluye la historia religiosa de un grupo de israelitas que se asentaron en la antigua América. (Los nombres que utilizan son los de los profetas que enseñaron a pueblos del Libro de Mormón a esperar la venida de Cristo —Nefi, Lehi, Alma, Helamán, y otros nombres que no son familiares. Esperamos que esos nombres se hagan más familiares para usted cuando lea sus palabras inspiradoras, y sienta la importancia y la divinidad de sus mensajes).

Háganos saber si desea recibir su propia copia digital del Libro de Mormón, y / o si estos mensajes lo animan y ayudan espiritualmente.

Enfocándose en el viaje con el punto final en mente

perseverar hasta el fin en verdad y rectitud

Una cosa que he estado pensando últimamente es la diferencia entre el enemigo y el Salvador en relación con el proceso que cada uno utiliza con el fin de hacer que las personas se acerquen más a convertirse ya sea en un discípulo de Cristo o un abogado del diablo. Al analizar los procesos y las herramientas que cada uno utiliza, es bastante claro para mí que el diablo siempre utiliza las mismas técnicas que usa el Salvador (las técnicas se han diseñado para ser atractivas y eficaces para cada uno de nuestros espíritus). Por ejemplo, el proceso general que utiliza el adversario se detalla en 4 Nefi y procede de la siguiente manera: en primer lugar, las personas son persuadidas a “tolera[r] toda clase de iniquidades” (4 Nefi 1:27). En segundo lugar, a continuación las personas procedían a “cometer toda clase de iniquidades ” (4 Nefi 1:34). Este paso es, obviamente, más profundo y más personal que el primero y afecta a las personas con más fuerza que el paso anterior. Por último, las personas decidieron salir  y “enseñaron a sus hijos a no creer” en las palabras de Cristo (4 Nefi 1:38). Este paso es aún más perjudicial que los dos pasos anteriores, y permite que el mal impulse su propio progreso con el fin de destruir plenamente a las personas.

El método de conversión de Cristo detalla que el pueblo debe primero, recibirlo a Él y Su expiación; en segundo lugar, seguir las enseñanzas de Cristo y tratar de ser más como Él; y tercero, propagar las enseñanzas de Cristo a todos los confines de la Tierra. ¿Ven las similitudes?  Por lo tanto, para aplicar estos conocimientos, a medida que analizamos nuestra propia vida y la dirección en que nos dirigimos, debemos tener en cuenta la calidad de las cosas que estamos recibiendo en nuestras vidas, la calidad de las cosas en la que estamos gastando nuestro tiempo, y las enseñanzas que estamos extendiendo a los demás. En general, ¿nos estamos moviendo más cerca de Cristo o más cerca del adversario? ¿Qué pequeños ajustes podemos hacer en nuestra vida para hacer una gran diferencia? Recuerde que todo comienza con lo que las cosas que recibimos en nuestras vidas. Por lo tanto, con el objetivo final en mente, vamos todos a avanzar en la fe y no dejar que haya elementos en nuestra vida que no sean revisados.

Si usted está leyendo este artículo y tiene alguna pregunta o comentario, me encantaría saber de usted.

Jesucristo en el mormonismo

 

Este artículo fue escrito por un estudiante de BYU

Derechos de autor © 2019 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.