La mayor parte de la cristiandad está familiarizada con las profecías de la antigüedad, que predijeron el nacimiento de Jesucristo, el Mesías, el Salvador del mundo. De la misma manera, también están familiarizados con los relatos del verdadero nacimiento del Salvador, ya que estos son algunos de los principales pasajes de las Escrituras en los que se centran, sobre todo, durante la temporada de Navidad.

Birth-Jesus-Nativity-Mormon

En ese mismo orden de cosas, hay muchos que no creen que los mormones (Santos de los Últimos Días, miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) son cristianos y por lo tanto, deben tener un entendimiento completamente diferente sobre el nacimiento del Señor Jesucristo. Sin embargo, un estudio cuidadoso de lo que los Santos de los Últimos Días creen y enseñan revelará que su comprensión de los acontecimientos que rodearon el nacimiento de Cristo está en línea directa con lo que enseña la Biblia.

Los profetas predijeron la venida del Mesías, el Salvador del Mundo

Quizás uno de los pasajes más conocidos de las Escrituras en la Biblia que revelan la aparición del Mesías se encuentra en el libro del Antiguo Testamento de Isaías. De hecho, las palabras de Isaías resuenan en el renombrado Mesías de Handel. En Isaías 9:6-7 leemos estas palabras del profeta:

6 Porque un aniño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado estará sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.

7 El aumento de su dominio y la paz no tendrán fin, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

En el Libro de Mormón, que los Santos de los Últimos Días testifican es Otro Testamento de Jesucristo, Nefi, hijo de Lehi, proclamó: “Sí, seiscientos años después de la partida de mi padre de Jerusalén, el Señor Dios levantaría a un profeta entre los judíos: sí, un Mesías, o, en otras palabras, un Salvador del mundo” (1 Nefi 10:04.) Y de nuevo leemos en 1 Nefi 19:08:” Y he aquí, él ha de venir, según las palabras del ángel, seiscientos años después del tiempo de la salida de mi padre de Jerusalén”.

Otro profeta del libro de Mormón, Samuel el Lamanita, también profetizó el nacimiento de Cristo. En Helamán 14:2-5 se registran estas palabras:

2  Y les dijo: He aquí, os doy una señal; porque han de pasar cinco años más y, he aquí, entonces viene el Hijo de Dios para redimir a todos los que crean en su nombre.

3  Y he aquí, esto os daré por señal al tiempo de su venida: porque he aquí, habrá grandes luces en el cielo, de modo que no habrá obscuridad en la noche anterior a su venida, al grado de que a los hombres les parecerá que es de día.

4  Por tanto, habrá un día y una noche y un día, como si fuera un solo día y no hubiera noche; y esto os será por señal; porque os percataréis de la salida del sol y también de su puesta; por tanto, sabrán de seguro que habrá dos días y una noche; sin embargo, no se obscurecerá la noche; y será la noche antes que él nazca.

5  Y he aquí, aparecerá una estrella nueva, tal como nunca habéis visto; y esto también os será por señal.

Nefi también habló de las señales del nacimiento, la muerte y la resurrección de Cristo, y lo terrible que esos días serán para los malvados. En 2 Nefi 26:3 leemos:

Y después que el Mesías haya venido, se darán a mi pueblo señales de su nacimiento, y también de su muerte y resurrección; y grande y terrible será aquel día para los malvados, porque perecerán; y perecen porque rechazan a los profetas y a los santos, y los apedrean y los matan; por lo que el clamor de la sangre de los santos ascenderá desde la tierra hasta Dios en contra de ellos.

Y en 2 Nefi 25:19 aprendemos:

Pues, según las palabras de los profetas, el Mesías viene seiscientos años a partir de la ocasión en que mi padre salió de Jerusalén; y según las palabras de los profetas, y también la palabra del ángel de Dios, su nombre será Jesucristo, el Hijo de Dios.

Tal vez deberíamos hacer mención del hecho de que se había profetizado que un niño nacería, pero se dio a un Hijo. ¿Y quién era este niño? Los Santos de los Últimos Días están de acuerdo con la cristiandad que este no era un niño común y corriente. Este niño era, y es, en efecto, el Hijo del Dios Viviente. Este bebé recién nacido fue el precioso regalo de entrega especial de Dios para el mundo, envuelto en Su amor divino y eterno por la humanidad. En el evangelio de Juan en el Nuevo Testamento, en 3:16-17 leemos:

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.

17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Nacerá de una virgen, la más hermosa y pura

Volviendo a las profecías de Isaías, en Isaías 7:14, el profeta de la antigüedad proclamó: ” Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel”. En el primer capítulo del Evangelio de Mateo, en el versículo 23, leemos sobre el cumplimiento de la profecía de Isaías: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que interpretado es: Dios con nosotros”.

Jesús orando con su madreEn una visión, el profeta Nefi, en el Libro de Mormón, ve a la madre del Hijo de Dios y aprende acerca de la condescendencia de Dios. Estas son las palabras registradas en 1 Nefi 11:13-15:

13 Y sucedió que miré, y vi la gran ciudad de Jerusalén, y también otras ciudades. Y vi la ciudad de Nazaret, y en ella vi a una virgen, y era sumamente hermosa y blanca.

14 Y ocurrió que vi abrirse los cielos; y un ángel descendió y se puso delante de mí, y me dijo: Nefi, ¿qué es lo que ves?

15 Y le contesté: Una virgen, más hermosa y pura que toda otra virgen.

Y luego en los versículos 18 al 21 leemos:

18 Y me dijo: He aquí, la virgen que tú ves es la madre del Hijo de Dios, según la carne.

19 Y aconteció que vi que fue llevada en el Espíritu; y después que hubo sido llevada en el Espíritu por cierto espacio de tiempo, me habló el ángel, diciendo: ¡Mira!

20 Y miré, y vi de nuevo a la virgen llevando a un niño en sus brazos.

21 Y el ángel me dijo: ¡He aquí, el Cordero de Dios, sí, el Hijo del Padre Eterno! ¿Comprendes el significado del árbol que tu padre vio?

Juan en su evangelio nos enseñó: ” Y el Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. (Juan 1: 14.)

El Hijo de Dios ha nacido

Casi todo el mundo está familiarizado con la historia del nacimiento de Cristo, relatada por Lucas en su evangelio. En esa historia se nos habla de ángeles que se aparecieron a los pastores en la más sagrada de las noches:

8 Y había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños.

9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo:

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

12 Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!! (Lucas 2:8-14)

En el Libro de Mormón, Alma, hijo, dio este relato, según consta en Alma 7:7-10:

7 Pues he aquí, os digo que muchas cosas han de venir; y he aquí, hay una que es más importante que todas las otras, pues he aquí, no está muy lejos el día en que el Redentor viva y venga entre su pueblo.

8 He aquí, no digo que vendrá entre nosotros mientras esté morando en su cuerpo terrenal; pues he aquí, el Espíritu no me ha dicho que tal sería el caso. Ahora bien, con respecto a ello, no sé; pero esto sí sé, que el Señor Dios tiene poder para hacer todas las cosas que van de conformidad con su palabra.

9 Mas he aquí, el Espíritu me ha dicho esto: Proclama a este pueblo, diciendo: Arrepentíos y preparad la vía del Señor, y andad por sus sendas, que son rectas; porque he aquí, el reino de los cielos está cerca, y el Hijo de Dios viene sobre la faz de la tierra.

10 Y he aquí, nacerá de María, en Jerusalén, que es la tierra de nuestros antepasados, y siendo ella virgen, un vaso precioso y escogido, a quien se hará sombra y concebirá por el poder del Espíritu Santo, dará a luz un hijo, sí, aun el Hijo de Dios.

Los Santos de los Últimos Días siguen las creencias del mundo cristiano en cuanto a los acontecimientos que condujeron al nacimiento de Jesús el Cristo, el Señor, nuestro Salvador, nuestro Redentor, la luz y la vida del mundo y a su culminación. La revelación de hoy en día como está registrado en Doctrina y Convenios 76:40-42:

40 Y éste es el evangelio, las buenas nuevas, que la voz de los cielos nos testificó:

41 Que vino al mundo, sí, Jesús, para ser crucificado por el mundo y para llevar los pecados del mundo, y para santificarlo y limpiarlo de toda iniquidad;

42 para que por medio de él fuesen salvos todos aquellos a quienes el Padre había puesto en su poder y había hecho mediante él;

Recursos adicionales

Jesucristo vendrá otra vez

El Señor Jesucristo en el mormonismo

Este artículo fue escrito por

keith2

 

 

 

 

Keith L. Brown

Keith L. Brown es un converso a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, quien nació y se crio siendo Bautista. Estaba estudiando para ser un ministro bautista en el momento de su conversión a la fe mormona. Fue bautizado el 10 de marzo de 1998 en Reykjavik, Islandia, mientras estaba en servicio activo en la Marina de los Estados Unidos en Keflavic, Islandia. Actualmente se desempeña como Misionero de Barrio en el Barrio de Annapolis, Maryland, y como Especialista de Asuntos Públicos de Estaca para la Estaca de Maryland Annapolis. Él es un veterano de la Marina retirado honorablemente, después de 30 años de servicio.

Derechos de autor © 2019 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.