Yo soy una de siete hijos. Cada vez que nuestra madre salía de casa, ella me llevaba a un lado y confidencialmente me recordaba: “Recuerda, tú eres mi pacificadora”. A lo largo de mi adolescencia usaba ese atributo como una insignia de honor: pacificadora. Lo tomé en serio y recuerdo muchos momentos felices jugando con mis hermanos y hermanas.

Décadas más tarde, me enteré de que mi madre había dicho lo mismo a cada uno de sus hijos. No sabíamos en ese momento que ella nos enlistaba a todos nosotros en su lucha por la paz. Habíamos pensado individualmente que éramos los únicos.

Ella era sabia. A menudo podemos mirar a nuestro pasado a través de lentes color de rosa, pero recuerdo sobre todo la paz, el amor y la felicidad en nuestro hogar.

 

Necesidad-de-orar-en-familiaTal vez mamá tenía en mente un versículo del Libro de Mormón: “Ni permitiréis que vuestros hijos… contiendan y riñan unos con otros y sirvan al diablo, que es el maestro del pecado”, (Mosíah 4:14). Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona), mamá estaba decidida a seguir los principios del Evangelio de Jesucristo y utilizar las escrituras como guía para toda la vida.

El modelo de paz era parte de la educación de mi madre. Ella es una de trece hijos. Su madre controlaba la contención haciendo que los niños cantaran mientras hacían tareas juntos. El lema de su madre: “No puedes pelear cuando estás cantando”.

La contención, una señal de los tiempos

El élder Russell M. Nelson (un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo) señaló hace veinte años que “la contención está siendo aceptada cada vez más como una forma de vida. A partir de lo que vemos y oímos en los medios de comunicación, la clase y el lugar de trabajo, todos están ahora infectados en algún grado con la contención”. [1]

Es fácil de encontrar contención a través de los medios de comunicación. Los shows en salas de justicia abundan en la televisión, donde los jueces están llamados a resolver conflictos como una forma de entretenimiento. Otros reality shows tienen la contención como un componente vital. La característica de “comentario” en las páginas web, blogs y foros/boletines en línea permiten a las personas publicar declaraciones polémicas , a veces anónimamente. La intimidación en la web, en el aula, ya través de los textos se ha convertido en una epidemia. Los países sienten contención entre sus ciudadanos y con otros países .

El élder Nelson dijo que “la paz es personal. Pero ese espíritu de paz interior es expulsado por la contención. La contención no suele comenzar como conflictos entre los países. Más a menudo, comienza con una persona, porque podemos contender con nosotros mismos sobre cuestiones simples de lo correcto e incorrecto. A partir de ahí, la contención puede infectar a los vecinos y las naciones como una herida que se expande.

La fuente de la contención

El Libro de Mormón enseña quién es la fuente de la contención:

Porque en verdad, en verdad os digo que aquel que tiene el espíritu decontención no es mío, sino es del diablo, que es el padre de la contención, y él irrita los corazones de los hombres, para que contiendan con ira unos con otros (3 Nefi 11:29).

Satanás los incitaba continuamente a cometer iniquidades; sí, anduvo sembrando rumores y contenciones sobre toda la faz de la tierra, a fin de endurecer el corazón de la gente contra lo que era bueno y contra lo que estaba por venir (Helamán 16:22).

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo entienden que cuando Satanás fue expulsado de la presencia de Dios en el mundo premortal, “él llegó a ser miserable por siempre” y “procuró igualmente la miseria de todo el género humano” y “él busca que todos los hombres sean miserables como él” (2Nefi 2:18, 27).

La fuente de paz

El Libro de Mormón también enseña que Dios y Su Hijo Jesucristo se oponen a la contención. Jesucristo enseñó a los nefitas:

He aquí, ésta no es mi doctrina, agitar con ira el corazón de los hombres, el uno contra el otro; antes bien mi doctrina es ésta, que se acaben tales cosas (3 Nefi 11:30).

Jesucristo es el Príncipe de Paz. Él mandó a Sus seguidores “tened paz los unos con los otros” (Marcos 9:50) y declaró “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9).

La paz también requiere perdón. El apóstol Pablo escribió: “perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Colosenses 3:13).

La paz no puede ser una condición del mundo, pero la paz en nuestras familias es posible cuando cada miembro de la familia se ve a sí mismo como un hacedor de paz. Y cuando hay paz, entonces el amor y la felicidad llenan nuestros hogares.

Este artículo fue escrito por

Paulah

 

 

Paula

Paula Hicken fue una editora en el Instituto Neal A. Maxwell para Becas Religiosas del 2000 al 2013. Obtuvo su licenciatura en Inglés de la Universidad Brigham Young. Editó Insights, el boletín del Instituto Maxwell, y fue la editora de la producción para Fe, Filosofía, Escritura, la Ley hebrea en tiempos bíblicos (2da. ed.), Third Nephi: An Incomparable Scripture (Tercer Nefi: Una Escritura Incomparable), y fue una de los editores para Analysis of the Textual Variants of the Book of Mormon (Análisis para las Variantes Textuales del Libro de Mormón). Ella también ayudó a gestionar la propiedad intelectual del Instituto Maxwell y supervisó los derechos y permisos. Ella ha publicado en la revista Ensign, la Liahona, el LDS Church News, y el FARMS Review..