adam-eve-alter-mormonCuando yo era niña, recuerdo que mis padres nos enseñaban acerca de Adán y Eva. De cómo el Padre Celestial los creó, y los puso en el Jardín del Edén, y luego de cómo comieron del fruto prohibido y fueron expulsados. Recuerdo que pensé: “¿Por qué tuvieron que arruinarnos las cosas?” Pensé que seguramente si se hubieran quedado allí, entonces todo estaríamos viviendo en el hermoso jardín, y seríamos inmortales. ¡Sería genial! Más tarde, sin embargo, llegué a comprender la verdadera doctrina de la Caída y el importante lugar que ocupa en el plan del Padre Celestial para cada uno de nosotros.

¿Qué significa exactamente “La Caída”?

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en ocasiones inadvertidamente llamada la “Iglesia mormona”, llamamos a estos acontecimientos ‘la Caída’ debido a que Adán y Eva cayeron de la presencia de Dios a la mortalidad. Antes de la Caída, cuando estaban en el jardín, no conocían el bien y el mal, y eran inmortales. Después de la Caída, tenían conocimiento del bien y del mal, y se convirtieron en mortales.

El presidente Boyd K. Packer, apóstol y uno de los líderes de la Iglesia de Jesucristo explica la caída de esta manera:

Es más fácil para mí entender esa palabra caída en las Escrituras si pienso tanto en términos de ubicación y condición. La palabra caída significa descender a un lugar más bajo. La caída del hombre fue un cambio de la presencia de Dios a la vida mortal en la tierra. Ese movimiento hacia un lugar más bajo llegó como consecuencia de una ley quebrantada. Caída también puede describirse como un cambio de condición. Por ejemplo, uno puede caer en reputación o protagonismo. La palabra caída describe bien lo que ocurrió cuando Adán y Eva fueron expulsados ​​del jardín. (Funerales-Un tiempo de Reverencia, octubre de 1988).

Cuando Adán y Eva comieron del fruto y fueron expulsados ​​del jardín, cayeron tanto en ubicación y condición: físicamente se alejaron de Dios, y la condición de sus cuerpos cambiaron de inmortales a mortales.

¿Por qué necesitábamos la Caída?

Los Santos de los Últimos Días creen que la caída era necesaria para el plan del Padre Celestial para Sus hijos. Cuando Adán y Eva estaban en el Jardín del Edén, no discernían el bien del mal, y no podían tener hijos. Para que el resto de los hijos del Padre Celestial pudieran venir a la tierra, Adán y Eva tenían que abandonar el jardín. Tenían que convertirse en mortales. En el libro de Moisés, Eva dice: “De no haber sido por nuestra transgresión, nunca habríamos tenido posteridad, ni hubiéramos conocido jamás el bien y el mal, ni el gozo de nuestra redención, ni la vida eterna que Dios concede a todos los que son obedientes” (Moisés 5:11). Una vez que Adán y Eva dejaron el Jardín, entendieron el plan del Padre Celestial, y se regocijaron por las muchas oportunidades que tenían ahora que eran mortales.

El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo, un antiguo libro de escrituras similar a la Biblia, explica que “Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo” (2 Nefi 2:25). De haberse mantenido Adán y Eva en el Jardín del Edén, todos los hijos de nuestro Padre Celestial, nosotros, todavía estaríamos en el cielo a la espera de venir a la tierra y recibir un cuerpo.

El Libro de Mormón también explica lo que habría pasado si Adán y Eva no hubieran transgredido y comido del fruto: “si Adán no hubiese transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el jardín de Edén”. Al principio , esto suena bastante bien. El jardín era hermoso, y Dios estaba allí. Pero el Libro de Mormón continúa diciendo: “Y no hubieran tenido hijos; por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado” (2 Nefi 2:22-23). Todo lo que hace que la vida realmente valga la pena vivir, la familia, la alegría, hacer el bien, no habría sido posible sin la Caída.

¿Adán y Eva pecaron?

Principios del Evangelio, libro de la Iglesia SUD explica:

Algunas personas creen que Adán y Eva cometieron un grave pecado al comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal; sin embargo, las Escrituras de los últimos días nos ayudan a comprender que su Caída fue un paso necesario dentro del plan de la vida y una gran bendición para todos nosotros. Debido a la Caída, se nos ha bendecido con un cuerpo físico, con el derecho de escoger entre el bien y el mal, y con la oportunidad de obtener la vida eterna. Ninguno de esos privilegios hubieran sido nuestros si Adán y Eva hubiesen permanecido en el Jardín de Edén.

Los Santos de los Últimos Días consideran la Caída como un evento fundamental en el plan del Padre Celestial para nosotros. Del mismo modo, los Santos de los Últimos Días consideran a Eva como una figura muy importante en la Caída. Fue ella la que se comió primero del fruto, y luego se lo ofreció a Adán. Creemos que es muy importante y la celebramos, y no creemos que las acciones de Eva sean buenas razones para tratar a las mujeres como inferiores.

¿Qué pasa con el pecado original?

Otra pieza importante de la doctrina de los Santos de los Últimos Días fue explicada por José Smith: “Creemos que los hombres serán castigados por sus propios pecados, y no por la transgresión de Adán” (Artículos de Fe 2). No creemos que los hombres nacen en pecado, los niños nacen perfectos e inocentes. Una vez que se llega a la edad de ocho años, todos somos responsables de nuestras propias acciones únicamente, y no por la transgresión de Adán. Las acciones de Adán y Eva en el Jardín del Edén no fueron pecados, fueron transgresiones. Ellos no siguieron lo que Dios les dijo que hicieran, pero sus acciones no fueron en contra de las leyes eternas.

La Expiación

Después de la Caída, la humanidad podía morir físicamente y espiritualmente (al cometer pecados). Debido a la caída, no podríamos regresar a vivir con nuestro Padre Celestial por nosotros mismos. Necesitábamos un Salvador, un Redentor, para vencer la muerte física y espiritual. La expiación de Jesucristo es la manera en que podemos superar los efectos de la Caída. Jesucristo venció la muerte física, cuando fue resucitado, y la muerte espiritual al morir por nuestros pecados. Gracias a la Expiación, podemos vencer a la muerte y el pecado, y volver a vivir con nuestro Padre Celestial.

Conocer y comprender la verdadera doctrina de la caída me ayuda a darle sentido al mundo. Me ayuda a entender por qué necesitamos a Jesucristo. También me ayuda a entender el plan del Padre Celestial para que Sus hijos regresen a Él. Las escrituras de los Santos de los Últimos Días, tanto en el Libro de Mormón y las palabras de los profetas vivientes, proporcionan una visión adicional y la verdad de lo que ocurrió cuando Adán cayó, los resultados de su caída, por qué cayó, y cómo me afecta personalmente.

Recursos Adicionales:

Qué creen los mormones

Los niños pequeños son salvos sin bautismo

Este artículo fue escrito por:

Meganmegan .
Nací y crecí en Utah, mayormente en la pequeña ciudad de Hurricane. Ahora estoy estudiando Inglés en la Universidad Brigham Young-Idaho en Rexburg, Idaho, y planeo graduarme con una licenciatura en julio. Estudiar en la Universidad Brigham Young-Idaho ha sido una gran experiencia, y me ha encantado aprender acerca de la gran bibliografía, mejorar mis habilidades de escritura, y sobre todo conocer a mucha gente nueva. Me encanta la música, especialmente tocarla, y toco el órgano y el piano. También estoy muy interesada en el lenguaje de señas americano y la cultura que lo rodea. He sido miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días toda mi vida, y me encanta el patrimonio que tengo y el evangelio con el que he crecido