Me gustaría compartir mi pequeña historia sobre por qué decidí seguir las enseñanzas de nuestro Padre Celestial en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la “Iglesia Mormona”). Estoy agradecida de que nuestro Padre Celestial me haya bendecido y me haya dado un gran esposo. Me guió a los misioneros mormones y el evangelio de Jesucristo. El Evangelio se ha plantado en mi corazón e influye en mi vida cada día.

libro-de-mormón-familiaCuando yo era investigadora de la Iglesia Mormona, fue difícil para mí aprender y entender las enseñanzas de la Iglesia. Yo tenía educación china y no sabía nada de Jesucristo o la Biblia. Todo en esta iglesia era nuevo para mí. Recuerdo que cuando conocí a los misioneros mormones, me dijeron que a través del plan de nuestro Padre Celestial, la familia puede ser eterna. Yo tenía curiosidad y quería saber más. Entonces me trajeron una versión en chino de “La Familia: Una  proclamación para el mundo“. Lo leí, y realmente confortó mi corazón profundamente.

¿Qué importancia tienen las familias? ¿Por qué nuestro Padre Celestial nos envió a la tierra como miembros de una familia? La Primera Presidencia y el Consejo de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, solemnemente proclamamos que el matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios y que la familia es la parte central del plan del Creador para el destino eterno de Sus hijos. El Padre Celestial ha revelado que uno de los propósitos del matrimonio es proporcionar cuerpos mortales para Sus hijos espirituales.

El presidente David O. McKay dijo: ” Creo con todo mi corazón que el mejor lugar para prepararnos para… la vida eterna, es el hogar”. Los padres tenemos la sagrada responsabilidad de educar a nuestros hijos con amor y rectitud, “de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, de enseñarles a amar y a servirse el uno al otro, de guardar los mandamientos de Dios. El esposo y la esposa tienen la solemne responsabilidad de amarse y cuidarse el uno al otro, y también a sus hijos. De igual manera, los hijos deben demostrar amor por sus padres” (Proclamación).

creencias-familia-mormona¿Qué estamos haciendo para ayudar a fortalecer a nuestra familia y hacerla exitosa? El presidente Harold B. Lee enseñó: “Lo más importante que harán de la obra del Señor será dentro de las paredes de su propio hogar.

Satanás sabe cuán importantes son las familias para el plan de nuestro Padre Celestial. Él siempre trata de destruirlas impidiéndonos acercarnos al Señor. Él nos tentará a hacer cosas que nos separen de nuestras familias”.

Podemos fortalecer a nuestras familias cumpliendo con la oración familiar cada noche y cada mañana, orando juntos como esposo y esposa, enseñando a los hijos el evangelio cada semana en la noche de hogar, estudiando las Escrituras con regularidad en familia y haciendo cosas juntos como familia, como proyectos de trabajo, salidas, y la toma de decisiones. Podemos aprender a ser amables, pacientes, tolerantes y caritativos. Podemos asistir a reuniones de la iglesia con regularidad. Debemos seguir el consejo del Señor en Doctrina y Convenios 88:119: ” Organizaos; preparad todo lo que fuere necesario; y estableced una casa, sí, una casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción, una casa de gloria, una casa de orden, una casa de Dios”. Podemos llevar una historia familiar, realizar juntos la obra del templo, y recibir las ordenanzas de sellamiento del templo.

La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles declararon: “La felicidad en la vida familiar tiene más posibilidades de lograrse cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo. Los matrimonios y las familias que logran tener éxito se establecen y mantienen sobre los principios de la fe, la oración, el arrepentimiento, el perdón, el respeto, el amor, la compasión, el trabajo y las actividades recreativas edificantes”.

Las familias pueden estar juntas para siempre. Para disfrutar de esta bendición debemos casarnos en el templo. Como se cita en D. y C. 132:18, cuando las personas se casan fuera del templo, el matrimonio termina cuando uno de los cónyuges muere. Cuando se casan en el templo por la autoridad del Sacerdocio de Melquisedec, están casadas por el tiempo y la eternidad. Si guardamos nuestros convenios con el Señor, nuestras familias serán unidas eternamente como esposo, esposa e hijos. La muerte no podrá separarnos.

Amo a mi familia, quiero estar con ellos para siempre. Y creo que a través del plan de nuestro Padre Celestial, nuestras familias pueden ser eternas.

El artículo fue escrito por Yong, Ai Ling Han, una conversa a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que vive en Penang, Malasia

Recursos Adicionales:

Familias mormonas

Templos mormones

Jóvenes mormones