Devocional de la Biblia sobre el Don del Espíritu Santo

Leer Hechos 9:15-21

Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a veces erróneamente referida como la “Iglesia Mormona”), disfruto, junto con otros 14 millones, un increíble regalo; el don del Espíritu Santo. Aunque todos nacen en el mundo con la Luz de Cristo, o la luz de la conciencia, el Don del Espíritu Santo es mayor; como la diferencia entre un foco de 150 watts y una luz láser. El don del Espíritu Santo es conferido hoy en día, como lo era antiguamente, por la imposición de manos, y sólo se encuentra en la Iglesia del Señor (Hechos 8:14-20). El Espíritu puede tocar y toca las vidas de buenas personas de toda religión en todo el mundo, pero el don del Espíritu Santo sólo alcanza a aquellos que lo reciben por una autoridad de La Iglesia de Jesucristo. Los invitamos a aprender más siguiendo los enlaces proveídos al final de esta publicación.
mormon-gift-holy-ghostEste don; el don del Espíritu Santo; ofrece consuelo, dirección, iluminación, poder, fortaleza, pureza, renovación, sanación y otros concernientes al espíritu. El Espíritu Santo, un personaje del Espíritu, es capaz de comunicarse con nuestros espíritus directamente, dado que somos hijos espirituales de Dios. Por medio de este don, el Espíritu Santo nos impulsa y nos permite andar y escalar en la fe en miles de formas conforme avanzamos en nuestra mortalidad. El don es un verdadero compas que nos guía por caminos calros y mejores hacia nuestro más grande potencial y más el profundo gozo (2 Nefi 32:5).

Andar en la fe, como es impulsado por el Espíritu de Dios, siempre lleva esclarecimiento del plan de Dios. Después que Gedeón tomó la palabra de Dios y la puso a prueba al borde de las aguas con los soldados posibles, obtuvo confianza en la visión de victoria y los métodos de Dios (Jueces 7:4-7). Cuando Ananías fue a ver a Saúl, recibió información adicional. Cuando Saúl se presentó al ministerio de Ananías, él descubrió más sobre el plan personal de Dios para su vida. “Porque instrumento escogido me es éste para llevar mi nombre”. Saúl no lo había concebido antes. (¡Nunca había leído el libro de los Hechos!) No sabía nada de lo que estaba guardado en él hasta que Ananías tomó la iniciativa de andar en la fe. Ambos hombres descubrieron que Dios Mismo eligió a Saúl para ser Su instrumento y que el sufrimiento intenso marcaría su ministerio (Hechos 9:1-22). Así es como obra Dios.

El Don del Espíritu Santo es Personal

¿Alguna vez han tenido un impulso del Espíritu Santo a mudarse, cambiar de residencia? “¿Dónde? ¿Cómo?” y un conjunto de otras preguntas salen a flote, especialmente si planeaban quedarse en el mismo lugar por algún tiempo. A veces, andar en la fe provoca una expresión de interrogante en la cara de nuestros amigos y causa asombro en todos lados. A veces, otros son lentos para captar lo que entendemos por medio del Espíritu conforme se relaciona con nuestra vida personal. Si han tenido un impulso a mudarse por inspiración divina, y lo han llevado a cabo, ¿no se han maravillado? Recuerdo saber que era momento de mudarme fuera del estado. Al principio, no sabía hacia dónde me guiaba. Cuando reconocí la directiva, que llegó inesperadamente, y con dos confirmaciones, brotaron lágrimas de gratitud y tranquilidad. Pero no tenía una estadía preparada en el nuevo estado, y mi ex cónyuge no tenía un empleo. Ayunando, orando, estudiando del área y, viajando dos semanas al oeste, la casa fue identificada y elegida. Esa misma casa entonces fue abruptamente retirada del mercado. Aun así, sabía que era nuestra. Dos semanas después, estuvo de nuevo en venta y nuestra oferta fue aceptada. Ni el tiempo ni el espacio me permiten describir las cosas que Dios nos ha mostrado desde que tomamos la decisión de mudarnos. La mudanza era providencial y le proporcionó a mis hijas las asociaciones y ejemplos necesarios de rectitud que continuarían afianzándolas y aumentando su fe en Cristo. Como familia de tres, hemos sobrevivido y prosperado mucho sobre cambios espirituales y temporales. Pero ahora, conforme Dios continúa dando los toques finales a Su magnífico plan y demostración, lo que veo es absolutamente hermoso. Hasta que di el paso inicial hacia la obediencia, todo lo que tenía era un “es tiempo de partir”. Como discursante religiosa diría: “Siempre hay sorpresas sobre el esclarecimiento del plan de Dios”.

La obediencia siempre estimula el crecimiento. Seguir al Espíritu Santo, el cual es la voz de Dios a nosotros por medio del tercer miembro de la Divinidad, llevan a las raíces de nuestra fe mucho más profundo. Y esta obediencia y sensibilidad a Su voluntad estimula el crecimiento en todas las áreas de la vida. Somos enaltecidos emocionalmente, a menudo físicamente, pero lo más importante, espiritualmente.

El cumplimiento de Ananías con el sorprendente plan de Dios le permitió ser testigo de un poder sobrenatural. Nadie más en las escrituras presenció las escamas caer milagrosamente de los ojos contritos de los fariseos. Sólo Ananías. Cuando la visa de Saúl regresó, los propios ojos de Ananías también fueron abiertos al asombroso poder de Dios para transformar una vida. La obediencia siempre estimula el crecimiento.

Avancen en la fe, y siempre encontrarán que Dios ha preparado el camino por delante, mucho mejor de lo que podríamos diseñar con nuestra visión limitada e incapacidad de ver detrás de las esquinas o conocer todas las variables.

El Don del Espíritu Santo es un don conferido a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días después del bautismo. Nos aparta de las demás denominaciones cristianas en que aclamamos, humildemente pero con firmeza, que la autoridad para realizar las ordenanzas de salvación de Dios han sido restaurada en la tierra e nuestros días, y existe sólo dentro de la Iglesia restaurada que lleva el nombre del Salvador.

Recursos Adicionales:

El Espíritu Santo es un miembro de la Deidad. Aprenda más en el sitio oficial de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (inadvertidamente llamada por amigos de otras religiones como la “Iglesia Mormona”).

Aprenda más acerca de  Jesucristo.

Solicite una copia gratis del Libro de Mormón.