La Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no forma parte de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esta iglesia se formó después de la muerte de José Smith en manos de unos asesinos.

joseph-smith-mormonLa estructura de la iglesia, bajo la dirección de José, y como es hoy en día, fue que él servía como profeta y presidente de la iglesia. Los consejeros eran los que lo ayudaban. También existía el Quórum de los Doce Apóstoles. José había explicado previamente que la Primera Presidencia existía solamente como una unidad, si el presidente fallecía, la Primera Presidencia se disolvía y el Quórum de los Doce Apóstoles lideraría la iglesia hasta que el nuevo presidente ocupe su cargo.

Sin embargo, cuando falleció, había una gran confusión sobre lo que pasaría después. De la Primera Presidencia sólo permaneció Sidney Rigdon. Rigdon ya había mostrado señales de debilidad y los miembros de la iglesia, en contra de los deseos de José, lo mantuvieron en la Primera Presidencia. La iglesia era aún joven y Dios lo permitió para aprender de las experiencias. Hoy en día, el profeta solo selecciona a sus consejeros y el voto de sostenimiento es sólo una promesa para apoyar esa elección.

En el momento del asesinato, Rigdon se había ido a Pensilvania, a pesar de una revelación que le decía que no vaya. Regresó de inmediato a Nauvoo, Illinois, donde la iglesia tenía su sede central y comenzó una campaña para tomar el liderazgo de la iglesia. Dijo haber recibido revelaciones que decían que José seguiría siendo el presidente de la iglesia y que todas las bendiciones llegarían a través de José, una violación clara del conocimiento bíblico ya que todas las bendiciones llegan a través del Salvador Jesucristo. Después dijo que José lo había nombrado para que sea el protector de la iglesia y que él recibiría revelaciones por parte de José en lo que respecta al funcionamiento de la iglesia.

Brigham Young era el presidente del Quórum. A pesar de que todos, a excepción de dos miembros de esa organización, estaban lejos, Brigham dijo que sostendrían una reunión al día siguiente para analizar las declaraciones de Rigdon.

Al inicio de esta reunión, Brigham declaró que el Quórum tenían las llaves de la iglesia, lo cual significaba que ellos eran la autoridad oficial de Dios y que sólo ellos podrían liderar la iglesia. Él les dijo a las personas que eran libres de seguir a quienquiera que eligieran, pero que los apóstoles seguirían liderando la iglesia de Dios, incluso si ninguno de los presentes en ese momento eligiera seguirlos. Algunas personas presentes testificaron después que cuando él habló no vieron ni escucharon a Brigham, sino era José quien hablaba.

La mayoría de los miembros de la iglesia ya lo habían aceptado, y más personas se convirtieron después del discurso de Brigham. Sin embargo, existían otros grupos que creían que el liderazgo les pertenecía a otros rechazando las enseñanzas de José acerca de que sólo el Quórum de los Doce Apóstoles tenía las llaves de autoridad.

Uno de esos grupos creía que el liderazgo de la iglesia debía heredarse, como se describe algunas veces en las escrituras. Creían que el hijo de José debía liderar la iglesia una vez que tuviera la edad suficiente. Jason Briggs, Zenas Gurley y William Marks lideraron este movimiento. Briggs y Gurley dijeron haber recibido revelaciones de Dios para este efecto, y prosiguieron a organizar un cuerpo de apóstoles, aunque no uno completo, para ocupar el cargo de profeta en custodia para el hijo de José Smith. Ocho años después, Marks trabajó para convencer a José Smith III tomar el liderazgo de la iglesia. No todos los miembros de la familia de José aceptaron esta decisión. Su madre, quien no pudo ir al oeste debido a su salud, apoyaba a la iglesia original. Varios descendientes de la familia de José continuaron con el liderazgo de la iglesia por muchos años. Sin embargo, en los últimos años, varones que no eran descendientes directos de José han tomado el liderazgo y algunos han renunciado en lugar de servir hasta la muerte. Este grupo se hizo conocido como la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, reorganizándose anteriormente en 1860, y agregando la palabra Reorganizada a su nombre en 1872. En 2001, cambiaron su nombre a Comunidad de Cristo.

Debido a que se separaron de la iglesia establecida, han modificado muchas de sus doctrinas de la iglesia y han avanzado de forma particular. Aunque comparten un inicio común, y a menudo trabajan juntos para preservar los lugares históricos en los que ambas iglesias tienen interés, no son en absoluto la misma iglesia, y las doctrinas y prácticas de la Comunidad de Cristo difieren mucho ahora de las que fueron cuando José Smith vivía y es un cisma, o grupo protestante, y no una iglesia de restauración. Han adoptado muchas creencias protestantes tradicionales que no estuvieron entre las enseñanzas de José Smith.

En los últimos años, algunos de los descendientes de José han comenzado a regresar a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.