Publicado por Gale

Mi esposo y yo somos viajeros del mundo. Como hemos viajado y vivido en el extranjero, nos hemos reunido con millares de gente buena, gente maravillosa, de todas las etnias, ocupaciones y de todos los credos. Cuando viajamos, a menudo nos encontramos en medio de una multitud de personas, miles de ellas, y nos preguntamos cuántos entienden realmente quiénes son, cuán breve es la vida terrenal, y adónde van a ir después de la muerte. Algunos se centran sólo en esta vida mortal, como algo temporal que es, mientras que otros están en una búsqueda constante de responder a la pregunta constante: “¿Es esto todo lo que hay?”

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, a través de su escritura abierta y revelación a los profetas modernos, tiene más conocimiento sobre el plan de Dios para nosotros que cualquier otra religión o filosofía en la tierra. En la Perla de Gran Precio, Moisés 1:39, dice:

Porque, he aquí, ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre.

La inmortalidad es vivir para siempre, la vida eterna es vivir para siempre en la presencia plena de Dios.

Ustedes son eternos

resurrection-christus-life-lf-01

Usted siempre ha existido. Era una inteligencia distinta en el universo antes de que Dios el Padre creara un cuerpo espiritual para usted. Como espíritu, usted vivió con Dios como Su hijo en un reino espiritual, los mormones lo llaman vida pre mortal. Usted siempre ha tenido la libertad de elegir, lo que los mormones llaman “albedrío”. Dios hace todo lo posible para proteger su albedrío, incluso si el albedrío de los demás les trae pruebas. Esto fue evidente en el ámbito pre mortal, donde un espíritu llamado Lucifer se rebeló contra Dios, propuso un plan de extorsión que puede robarle su albedrío, y quería la gloria de salvar a toda la humanidad. Satanás era un cobarde, y también lo eran los que le seguían. Jesucristo, a través de quien se crearon incontables mundos, estaba dispuesto a sufrir todas las cosas por nosotros, para garantizarnos el derecho y la oportunidad de elegir a Dios. Satanás y sus seguidores fueron expulsados, y son la fuente de toda cosa mala en la mortalidad y de las decisiones de los hombres malos. La oposición que nosotros experimentamos tiene un propósito, como el profeta Leí expresa en el Libro de Mormón:

Por lo tanto, el Señor Dios le concedió al hombre que obrara por sí mismo. De modo que el hombre no podía actuar por sí a menos que lo atrajera lo uno o lo otro… Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él. (2 Nefi 2:16, 27).

El propósito de Dios desde el principio ha sido el de ayudarnos a progresar para ser como Él, para disfrutar de la clase de vida que Él disfruta, la vida eterna. El siguiente paso en nuestro progreso era obtener un cuerpo físico y la experiencia de la vida mortal. Esta vida terrenal es el momento de prepararse para regresar a nuestro Padre en el Cielo, después de haber desarrollado la compasión, las relaciones formadas que pueden ser eternas, y después de haber encontrado la fe a través del Señor Jesucristo. Tomamos decisiones que demuestran que somos personas de carácter y cariñosos. Incluso aquellos que nunca oyen el nombre de Cristo durante su estancia en la tierra pueden hacer un progreso sustancial, si son amables y responsables con todo el conocimiento que han obtenido.

Al morir, el espíritu y el cuerpo se separan, y el espíritu se va a un lugar llamado el “mundo de los espíritus”, en el que podemos seguir creciendo en conocimiento, reunirnos con nuestros seres queridos fallecidos, e incluso arrepentirnos y descubrir una creencia en el Salvador.

Luego viene la resurrección y una herencia en el reino de los cielos incluso los no creyentes pueden ser salvados en un reino de los cielos siendo la “vida eterna” el más alto, o “reino celestial”, donde la presencia plena de Dios brilla.

Resurrección

Un resultado de la expiación de Cristo fue garantizar la resurrección a todo ser viviente. Este es un don gratuito que llegará a los justos e impíos. Cuando usted haya resucitado, se encontrará en el mejor momento de su vida, con un cuerpo perfecto que es “incorruptible”, no está sujeto a una enfermedad, lesión o muerte. Sus sentidos y su mente estarán agudos. Todas las heridas y cicatrices desaparecerán, de acuerdo a su elección. Ni un cabello de su cabeza se perderá. No importa cómo murió o la condición de su cuerpo después de la muerte. Su cuerpo resucitado estará compuesto de carne y hueso, pero no con sangre que es corruptible. Algo más puro correrá por sus venas.

Cuando el Señor resucitado apareció a Sus apóstoles, les ayudó a entender que Él tenía un cuerpo de carne y huesos, diciendo: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo” (Lucas 24:39). También apareció a los nefitas después de Su resurrección (véase 3 Nefi 11:10-17). 

La comprensión y el testimonio de la resurrección pueden darte esperanza y una visión correcta al experimentar los desafíos, las pruebas y los triunfos de la vida. Puedes tener el consuelo de saber con certeza que el Salvador vive y que mediante Su expiación “él quebranta las ligaduras de la muerte, para arrebatarle la victoria a la tumba, y que el aguijón de la muerte sea consumido en la esperanza de gloria” (Alma 22:14). (Ver lds.org / temas).

Elder Dallin H. Oaks, un Apóstol del Señor Jesucristo, describió la resurrección en un mormón Conferencia General mormona realizada en abril de 2000:

La posibilidad de que un ser mortal que haya fallecido sea levantado y viva nuevamente en un cuerpo resucitado ha despertado la esperanza y avivado la controversia a través de gran parte de la historia. Basándose en las claras enseñanzas de las Escrituras, los Santos de los Últimos Días en forma unida afirman que Cristo ha “roto las ligaduras de la muerte” (Mosíah 16:7), y que: “Sorbida es la muerte en victoria” (1 Corintios 15:54; véase también Mormón 7:5; Mosíah 15:8; 16:7–8; Alma 22:14). Dado que creemos las descripciones de la Biblia y del Libro de Mormón sobre la resurrección literal de Jesucristo, también aceptamos de inmediato las numerosas enseñanzas de las Escrituras con respecto a una resurrección similar que vendrá a todos los seres mortales que hayan vivido sobre esta tierra (véase 1 Corintios 15:22; 2 Nefi 9:22; Helamán 14:17; Mormón 9:13; D. y C. 29:26; 76:39, 42–44). Tal como Jesús enseñó: “…porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14:19).

En nuestra jornada eterna, la resurrección es la imponente demarcación del camino que indica el fin de la mortalidad y el principio de la inmortalidad. El Señor describió la importancia de esta transición vital cuando declaró: “Y así, yo, Dios el Señor, le señalé al hombre los días de su probación, para que por su muerte natural resucitara en inmortalidad a la vida eterna, sí, aun cuantos creyeren” (D. y C. 29:43). En forma similar, el Libro de Mormón enseña: “Porque así como la muerte ha pasado sobre todos los hombres, para cumplir el misericordioso designio del gran Creador, también es menester que haya un poder de resurrección” (2 Nefi 9:6). También sabemos, por revelación moderna, que sin la reunión de nuestro espíritu con nuestro cuerpo no podríamos recibir “una plenitud de gozo” (D. y C. 93:33–34).

Cuando entendemos la vital importancia de la resurrección en el “plan de redención” que gobierna nuestra jornada eterna (Alma 12:25), vemos la razón que tuvo el apóstol Pablo para enseñar: “Porque si no hay resurrección de muertos… vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe”. (1 Corintios 15:13–14). También vemos por qué el apóstol Pedro mencionó el hecho de que Dios el Padre, en Su abundante misericordia “nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos” (1 Pedro 1:3; véase también 1 Tesalonicenses 4:13–18)…

La seguridad de la resurrección nos da fortaleza y perspectiva para soportar los desafíos de la vida mortal que enfrenta cada uno de nosotros y cada uno de nuestros seres queridos, como por ejemplo las deficiencias físicas, mentales o emocionales que traemos al momento de nacer o que adquirimos durante nuestra vida mortal. Gracias a la resurrección, sabemos que esas deficiencias de la vida mortal son solamente temporarias.

Recursos adicionales:

El Señor Jesucristo en el mormonismo

Derechos de autor © 2019 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.