Una vez le formulé a un erudito del evangelio y fallecido apóstol mormón Bruce R. McConkie una pregunta que me parecía una necesidad importante de saber en el evangelio. Su respuesta fue sorprendente. Él me dijo: “No lo sé, y me puedes citar en eso”.

La simplicidad como un sello del Evangelio y de nuestra fe

luz-verdad-simple-virir-vida-inteligente-01En mi comunidad a veces me cruzo con el clero de otras denominaciones en el supermercado, oficina de correos, o en otros lugares públicos. Siempre me detengo para saludar y a veces incluso les hago una pregunta acerca de sus creencias particulares.

En una ocasión me crucé con el padre Walt, un sacerdote católico. Cada vez que lo veía, él siempre llevaba sandalias. Así que cuando lo vi le pregunté: “Hermano Walt, ¿Por qué siempre usa sandalias?” Esperaba una explicación religiosa.

En el pasado el hermano Walt de vez en cuando me había complacido con las explicaciones que me ofrecían una visión que nunca esperé. El hermano Walt volvió hacia mí con una amplia sonrisa de oreja a oreja y me dijo: “Es simple… Me duelen los pies”. Entonces los dos estallamos en risas.

Después nos despedimos, me dije a mí mismo que eso fue muy simple. Yo quería complicar las cosas y supuse un motivo religioso del por qué llevaba sandalias.

En otra ocasión, fui donde el élder Bruce R. McConkie, un apóstol mormón y teólogo. Y le hice una pregunta que pensé que era profunda. Su respuesta fue sorprendente. Él me dijo: “No lo sé, y me puedes citar en eso”. Hoy ni siquiera recuerdo cuál era la pregunta, pero su respuesta está indeleblemente escrita en mi mente.

Cuando asumimos cosas sobre el evangelio sin la guía del Espíritu Santo, de alguna manera somos el reflejo de las suposiciones de los fariseos en el Nuevo Testamento en su búsqueda de hacer todos los días judíos ritualmente puros.

En los tiempos bíblicos, los fariseos eran un movimiento de reforma rabínica laica entre las personas que se dedicaban a ofrecer una forma de purificación ritual en la vida de los judíos no sacerdotales en situaciones cotidianas.

Los fariseos eran considerados como la personificación de la piedad en su tiempo, y la mayoría de la gente los veía como guías en la interpretación y cumplimiento de la Ley de Moisés. También crearon una tradición oral como una cobertura (protección) de las enseñanzas de la Ley de Moisés. La tradición oral era especialmente importante porque la mayoría de las personas no sabía leer y escribir en el primer siglo.

Los fariseos adaptaron rituales para su uso por las personas en sus hogares, cosas como lavarse las manos antes de comer una comida. Un caso digno de mención en la Escritura es donde Cristo trata con una crítica a los apóstoles que no se habían lavado ritualmente las manos antes de comer. (Ver Marcos 7:1-4).

Cristo les recordó a los fariseos que los apóstoles no estaban técnicamente en violación de la ley judía, ya que la ley era parte de su interpretación oral en base a su movimiento de reforma y no tenía base bíblica real a pesar de su insistencia.

Desde el registro de las Escrituras vemos que los fariseos complicaron y leyeron en la Ley mosaica su propia interpretación de lo que creían que debería haber dicho, tal y como leí en el motivo religioso de que el hermano Walt usara sandalias, y pensando que el hermano McConkie tenía una respuesta para mi pregunta profunda.

En una revelación dada por medio de José Smith el Profeta a Oliverio Cowdery en Harmony, Pensilvania, en abril 1829, el Señor nos da alguna orientación sobre este tema en Doctrina y Convenios Sección 9: 8.

Pero he aquí, te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces has de preguntarme si está bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que está bien.

Desafortunadamente, muchas veces tratamos de complicar las cosas. Además, muchos de nuestros antepasados ​​cristianos que eran teólogos y estudiosos, entre ellos los fariseos, eran brillantes, excepcionales, y enseñaron a la gente y debido a su capacidad para pensar y razonar, también complicaron sus teorías y la teología, mucha de lo cual se refleja en el judaísmo y cristianismo modernos. Este legado es una teología complicada que a menudo se eleva a los niveles superiores de la teología y de la academia.

A veces, el exceso de pensamiento complica nuestra comprensión o incomprensión. Justo como me equivoqué al pensar que había una razón religiosa en que el hermano Walt usara sandalias, y que el hermano McConkie sabría la respuesta a mi pregunta.

La simplicidad es una virtud y el tener un exceso de interpretación (con exclusión de las actividades académicas) es a menudo una buena política en la construcción de nuestra fe. Lo mejor es dejar que el Espíritu Santo nos guíe en nuestras interpretaciones y no compliquemos nuestro discipulado o entendimiento.

Estamos llamados a centrarnos de forma directa avanzando en la obediencia a los mandamientos de Dios. Es posible que no comprendamos plenamente el significado de la enseñanza del Evangelio, pero es importante no estancarse con cosas que realmente no son importantes para nuestra salvación.

El evangelio restaurado, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo inadvertidamente llamada Iglesia Mormona, es una hoja de ruta para ayudarnos a regresar a nuestro Padre en el Cielo y nos da una idea clara acerca de lo que hay que hacer. Cristo ha hecho que nuestro retorno a Dios sea posible a través de la Expiación y la Resurrección.

Además, en los tiempos modernos también tenemos profetas vivientes. Hombres como el Profeta Thomas S. Monson, apóstoles y otros líderes de la iglesia. Así como Cristo organizó Su iglesia durante Su ministerio en la tierra, estos hombres inspirados guían y dirigen la iglesia restaurada de Cristo en los caminos de la justicia.

Encuéntranos en Facebook

Jesucristo, mi amigo perfecto, en Facebook