¿Los ángeles son reales? ¿Realmente ministran a las personas en la tierra?   ¡Sí!

El élder Jeffrey R. Holland, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, elocuentemente enseñó sobre el ministerio de ángeles en tiempos pasados ​​y actuales.

angeles-angelmoroni-ayuda-01Dios conocía los desafíos a los que se enfrentarían [Sus hijos] y ciertamente sabía lo solos y afligidos que a veces se sentirían; por esa razón, velaba constantemente por Su familia terrenal, escuchaba siempre sus oraciones y envió profetas (y más tarde apóstoles) para enseñarles, para aconsejarlos y guiarlos; pero en tiempos de especial necesidad, envió ángeles, mensajeros divinos para bendecir a Sus hijos, para asegurarles que los cielos siempre estaban cerca y que Su ayuda siempre estaba muy próxima.

Por lo general, esos seres no son visibles, aunque a veces lo son; pero visibles o invisibles, siempre están cerca. Algunas veces las asignaciones que tienen son sumamente grandiosas y encierran significado para todo el mundo; a veces los mensajes son más privados. En ocasiones, el propósito de los ángeles es advertir, pero la mayoría de las veces es para consolar, para proporcionar cierta forma de atención misericordiosa, de guía en tiempos difíciles.

Testifico que aún se envían ángeles para ayudarnos, así como se enviaron para ayudar a Adán y a Eva, a los profetas y, en efecto, al mismo Salvador del mundo. Mateo registra en su evangelio que después de que Satanás hubo tentado a Cristo en el desierto “vinieron ángeles y le servían”. Aún el Hijo de Dios, siendo Él un Dios, tuvo necesidad de consuelo de los cielos durante su jornada en la tierra. Y así será para los justos hasta el fin del tiempo.

¿Qué son los ángeles?

Los Santos de los Últimos Días o mormones, creen que los ángeles son mensajeros divinos enviados por Dios para ministrar a la humanidad en la tierra. Los mormones no creen que los ángeles tengan alas. Las alas en las Escrituras son un símbolo de energía y movimiento.

Me encanta la aclaración del profeta José Smith en la descripción de los ángeles en Doctrina y Convenios 129:1-8:

Hay dos clases de seres en los cielos, a saber: Ángeles, que son personajes resucitados con cuerpo de carne y huesos. Por ejemplo, Jesús dijo: Palpad, y ved; porque un espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. En segundo lugar: Los espíritus de hombres justos hechos perfectos, aquellos que no han resucitado, pero que heredan la misma gloria.

Cuando venga un mensajero diciendo que tiene un mensaje de Dios, extiéndele tu mano y pídele la suya para estrecharla. Si es un ángel, lo hará, y sentirás su mano. Si es el espíritu de un hombre justo hecho perfecto, vendrá en su gloria; porque sólo de esa manera se puede aparecer. Pídele que te estreche la mano, pero no se moverá, porque es contrario al orden de los cielos que un hombre justo engañe; sin embargo, aun así comunicará su mensaje. Si es el diablo, fingiendo ser un ángel de luz, cuando le pidas que estreche tu mano, te ofrecerá la suya, pero no sentirás nada; así podrás descubrirlo.

La cita anterior muestra cuán familiarizado estaba el profeta José Smith con los mensajeros celestiales. Creo que si un ángel fuera a visitarme, ¡mi primer pensamiento no sería estrechar su mano!

¿Qué es el ministerio de ángeles?

En el Libro de Mormón, un registro de los tratos del Señor con los hombres en el continente americano, el profeta Mormón, enseñó en cuanto a los ángeles que su…

… ministerio es llamar a los hombres al arrepentimiento; y cumplir y llevar a efecto la obra de los convenios del Padre, los cuales él ha hecho con los hijos de los hombres; y preparar la vía entre los hijos de los hombres, declarando la palabra de Cristo a los vasos escogidos del Señor, para que den testimonio de él. Porque he aquí, se sujetan a él para ejercer su ministerio de acuerdo con la palabra de su mandato, manifestándose a los que tienen una fe fuerte y una mente firme en toda forma de santidad (Moroni 7:30, 31).

¡Qué maravilloso es que Dios no nos deja solos! Él está siempre al tanto de nuestras necesidades y siempre nos proporciona una forma para que aprendamos de Él.

Anuncios angelicales

A menudo Dios nos revela Su buenas nuevas a través de los ángeles. Los ángeles anunciaron el nacimiento de Su Hijo, Jesucristo, a los pastores en los campos de Belén.

Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo:

Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Lucas 2:9-14).

A menudo me he preguntado sobre el efecto que el anuncio tuvo en esos pastores y sus familias. Por supuesto, su experiencia ha afectado a la humanidad por generaciones. ¡Estoy tan agradecido de que Lucas registrara esa gloriosa aparición!

Advertencias angelicales

El Señor también envía ángeles para advertir o reprender a Sus hijos. Un ejemplo de reprensión divina ocurrió en el Libro de Mormón a Alma, hijo, el hijo caprichoso del profeta Alma. Alma y los miembros fieles de la Iglesia oraban a Dios por su hijo y sus amigos que trataron de destruir la Iglesia de Dios.

Mientras iban aquí y allá rebelándose contra Dios, he aquí, se les apareció el ángel del Señor; y descendió como en una nube; y les habló como con voz de trueno que hizo temblar el suelo sobre el cual estaban…

Y dijo además el ángel: He aquí, el Señor ha oído las oraciones de su pueblo, y también las oraciones de su siervo Alma, que es tu padre; porque él ha orado con mucha fe en cuanto a ti, para que seas traído al conocimiento de la verdad; por tanto, con este fin he venido para convencerte del poder y la autoridad de Dios, para que las oraciones de sus siervos sean contestadas según su fe (Mosíah 27:11, 14).

Alma y sus amigos hicieron caso de las palabras del ángel, se arrepintieron de sus pecados, y se convirtieron en poderosos testigos de Jesucristo. Más tarde, cuando Alma, hijo llamaba gente malvada al arrepentimiento, ese mismo ángel le visitó y lo consoló durante ese tiempo de aflicción. La visita angelical de Alma, hijo; fortaleció mi fe en que Dios realmente se preocupa por mi salvación y nos proporciona la forma y los medios necesarios para que cada uno de nosotros aprenda de él.

Bendiciones angelicales

Después de su muerte y resurrección, el Salvador visitó el pueblo en el continente americano. Mientras enseñaba a la gente, Él llamaba a todos los niños a Él.

Y habló a la multitud, y les dijo: Mirad a vuestros pequeñitos… y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles les ministraron (3 Nefi 17:23-24).

Los ángeles ministran hoy en día

Como mormona, creo que el ministerio de ángeles es un testimonio misericordioso de que Dios ama a Sus hijos y proporciona medios divinos para enseñar Su Evangelio, consolar a Sus hijos y dar testimonio de Jesucristo. “Porque he aquí, sabiendo Dios todas las cosas, dado que existe de eternidad en eternidad, he aquí, él envió ángeles para ministrar a los hijos de los hombres, para manifestar concerniente a la venida de Cristo; y que en Cristo habría de venir todo lo bueno” (Moroni 7: 22).

Lea más sobre los ángeles.