Por delisa

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, ¡afirma que Dios nos habla hoy!

Como un Santo de los Últimos Días, creo que Dios habla al mundo en general y a mí en particular. Dos formas en que escucho la voz de Dios hablándome es a través de Su profeta viviente y el estudio personal de las Escrituras.

obediencia-tsmonson-correcto-lf-01Dios nos habla por medio de profetas

Un profeta es llamado por Dios como Su vocero o portavoz, quien luego comparte profecías, revelaciones y mandamientos de Dios para todo el mundo. Los profetas llaman a la gente al arrepentimiento. Otra función clave de un profeta es enseñar a la gente quién es Dios y testificar de la divinidad de Jesucristo. A medida que la gente comprende la verdadera naturaleza de Dios y Su plan para ellos, el arrepentimiento llega a tener un propósito.

Dios se reveló al profeta José Smith

Después de estudiar los principios de la religión y deseando obedecer el mandamiento de Dios de ser bautizado, José Smith  leyó en Santiago 1:5.”Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche”. Animado por la promesa de Dios de responder a su oración sincera, José se arrodilló en una arboleda para preguntar a Dios a qué iglesia debía unirse.

José registró:

vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí. … Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado. ¡Escúchalo!  (Véase José Smith-Historia 1:16-17.)

¡Dios el Padre Eterno y Su Amado Hijo Jesucristo se aparecieron a José Smith! Ellos le dijeron a José que no se uniera a ninguna iglesia, que el Evangelio en su plenitud no se encontraba en la tierra y necesitaba ser restaurado. Dios se reveló a José Smith y llamó a José para ser un profeta. José entonces enseñó a otros la verdadera naturaleza de Dios, que Él es un ser resucitado de carne y hueso, que Él y Jesucristo son dos personajes distintos, y que Dios todavía habla a los hombres y mujeres que estén dispuestos a escuchar.

Recuerdo la primera vez que oré para saber si José Smith en verdad vio a Dios el Padre y a Jesucristo el Hijo. Para llegar a ser verdaderamente una conversa, necesitaba saber si su relato era verdadero. Sentí la paz del Espíritu Santo, la tranquila seguridad de que era verdad y sentí la fuerza necesaria para comprometerme plenamente con el mormonismo. Ese testimonio aún arde fuerte en mi mente y mi corazón hoy.

Dios habla a través de un profeta hoy

En abril de 2013, el presidente Thomas S. Monson, el profeta de Dios en la tierra hoy en día, se dirigió al público de todo el mundo y dijo que la obediencia a los mandamientos de Dios habilitaba las bendiciones prometidas de fortaleza y ​​conocimiento.

Hay normas y leyes que ayudan a garantizar nuestra integridad física. Del mismo modo, el Señor ha proporcionado pautas y mandamientos para ayudar a garantizar nuestra integridad espiritual para que podamos navegar con éxito en esta existencia mortal a menudo traicionera y finalmente regresar con nuestro Padre Celestial.

El conocimiento que buscamos, las respuestas que añoramos, y la fortaleza que deseamos hoy día para hacer frente a los desafíos de un mundo complejo y cambiante pueden ser nuestras si de buena gana obedecemos los mandamientos del Señor (Thomas S. Monson, “La obediencia trae bendiciones”, Conferencia General, abril de 2013).

Al escuchar el consejo del presidente Monson sobre la obediencia, sentí el gentil impulso de Dios a mejorar ciertos aspectos de mi vida.

¡Estoy agradecida de que Dios hable por medio de profetas!

Dios nos habla a través de las Escrituras

Las escrituras son un registro escrito de los convenios de Dios con el hombre en la Tierra. A pesar de que los tiempos y las culturas de tiempos antiguos son diferentes de los míos, ¡el poder de Dios me permite aplicar Sus palabras a mi propia vida!  Aunque yo nunca probablemente me vea lanzado a la guarida de un león como Daniel por orar a Dios, todavía necesito valor al ser enfrentada o ridiculizada por mis compañeros por mis normas y creencias.  Las circunstancias son diferentes, pero las luchas de la vida en general son similares en su naturaleza.

La Palabra de Dios me habló: No temas

Mi relato favorito de las Escrituras se encuentra en 2 Reyes capítulo 6. El rey de Siria se enfrenta a Israel. El profeta Eliseo, a través del poder de Dios, le dio al rey de Israel información crítica que salvó a sus tropas. El rey de Siria se enteró de las profecías de Eliseo y envió sus tropas a capturarlo. Encontraron dónde se ubicaba y asediaron la ciudad por la noche.

Y levantándose de mañana para salir el que servía al hombre de Dios, he aquí que el ejército tenía rodeada la ciudad con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿Qué haremos?

Y [Eliseo] le dijo: No tengas miedo, porque son más los que están con nosotros que los que están con ellos.

Y oró Eliseo y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del joven, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo y de carros de fuego alrededor de Eliseo (2 Reyes 6:15-17).

Me he sentido acosado por mis enemigos, mis debilidades y mis pecados. En muchas ocasiones, esta increíble historia calmó mis miedos y aumentó mi fe. No he visto montañas llenas de caballos y carros de fuego, pero he sentido una profunda seguridad de Dios. “Sed de buen ánimo, pues, y ano temáis, porque yo, el Señor, estoy con vosotros y os ampararé…” (Doctrina y Convenios 68:6).

Ciertamente las Escrituras refuerzan mi confianza en Dios a medida que sus palabras salen de las páginas y me hablan.

Uno de los pasajes más motivadores para mí fue escrito por Moroni, el último profeta del Libro de Mormón. Moroni vio la autodestrucción de su nación entera a causa de la gran maldad hasta que casi todas y cada una de su pueblo y sus enemigos fueron muertos. Después de las batallas, los enemigos de Moroni lo persiguieron porque no quiso negar a Jesucristo. En medio de terribles condiciones, las últimas palabras de Moroni son acerca de la salvación por medio de Jesucristo. Cada vez que leo las palabras de Moroni, el Espíritu Santo me llena de esperanza y de fe en Cristo. Moroni comparte su testimonio de que a través de la gracia de Cristo, podemos superar nuestras pruebas. Es increíblemente poderoso para mí.

Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad, y si os abstenéis de toda impiedad, y amáis a Dios con toda vuestra alma, mente y fuerza, entonces su gracia os es suficiente, para que por su gracia seáis perfectos en Cristo; y si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo, de ningún modo podréis negar el poder de Dios. Y además, si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo y no negáis su poder, entonces sois santificados en Cristo por la gracia de Dios, mediante el derramamiento de la sangre de Cristo, que está en el convenio del Padre para la remisión de vuestros pecados, a fin de que lleguéis a ser santos, sin mancha.

Y ahora me despido de todos. Pronto iré a descansar en el paraíso de Dios, hasta que mi espíritu y mi cuerpo de nuevo se reúnan, y sea llevado triunfante … (Moroni 10:32-34).

¡Sé que Dios nos habla a nosotros como iglesia y como individuos hoy! Escuchar al profeta viviente y leer las Escrituras les permitirá oír a Dios hablándoles y les dará el valor para seguir Sus mandamientos y arrepentirse si es necesario. Por favor, fortalezcan su relación con Dios. Él los ama y les hablará si tienen fe en Él.