Posted in About Jesus Christ

Expiación-calma-de-CristoHa habido muchas veces en mi vida, y estoy segura que en la vida de todos, cuando me siento como nadie puede entender lo que siento y por qué. Es un problema común que he visto con los adolescentes: “Nadie me entiende” Es fácil sentir que mi situación es única, mis circunstancias son diferentes, y no hay otra persona en el mundo pueda tener empatía real y verdadera conmigo.

En toda la realidad, esto no es probable que así sea. Si bien es cierto que mi situación puede ser única en algunos aspectos, no soy la primera persona que lucha con una tesis de grado, o se siente confundida acerca de las citas. Amigos y familiares han enfrentado situaciones como estas antes, y pueden identificarse con lo que estoy sintiendo. Pero debido a una combinación única de eventos, diferentes circunstancias de vida, o diferentes paradigmas, la situación de una persona puede parecer incomprensible para los demás. Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a veces llamada la Iglesia Mormona, creo que hay Uno que sí puede entender.

Jesucristo es nuestro Salvador

Expiación-calma-de-CristoJesucristo vino al mundo a ser nuestro Salvador. Ese era el plan desde el principio: que vendría a la tierra, crecería como un mortal perfecto, aprendería y enseñaría sobre el plan del Padre Celestial, y luego realizaría el sacrificio expiatorio de salvarnos a todos del pecado y de la muerte. Es una orden muy alta cuando te detienes a pensar en ello. Pero parte de la misión de la Expiación y de Jesús en la tierra es Su capacidad de entendernos completa y perfectamente a cada uno de nosotros.

Cuando Jesucristo estuvo en la tierra, Él vivió la vida como cualquier otra persona que vivía en Judea en ese tiempo. No estaba protegido de las pruebas y los desafíos de la vida diaria, o de la enfermedad y la pobreza que asolaba el país. Una razón para esto era  para que  así Cristo pudiera entender completamente nuestras pruebas y desafíos, los hijos del Padre Celestial, las personas por las que estuvo allí para salvar. El Presidente Henry B. Eyring, apóstol y líder de La Iglesia de Jesucristo, dijo: “Él habría podido saber sencillamente por revelación cómo socorrernos, pero optó por aprender mediante Su propia experiencia”. (“La adversidad“, Liahona, mayo de 2009, 24). A causa de su vida mortal, Jesucristo entiende las pruebas y tentaciones que experimentamos a diario. Cuando creemos que nadie nos entiende, y que nadie más puede identificarse con nosotros, Cristo siempre puede entender. Él nos conoce a cada uno personalmente, y realmente puede sentir empatía y consolarnos cuando lo necesitamos. Como dijo Isaías: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores” (Isaías 53:4).

¿Cómo se hace?

Ahora, algunas personas pueden decir: “¿Cómo puede una persona que vivió hace miles de años comprender mi situación ahora?” Pueden preguntar: “¿Por qué es importante para Dios mi vida cuando otras personas se enfrentan a retos mucho más grandes y más difíciles?” Pueden decir: “¡Es imposible que una persona entienda a todos en el mundo!” Todas estas preguntas tienen que ver con la logística de cómo Cristo nos entiende cada uno de nosotros personalmente. Sin embargo, creo que la logística de cómo Cristo me entiende no es casi tan importante como saber que lo hace. Algunos pueden llamar a mi punto de vista relativamente simple tonto o ignorante o no bien pensado, yo lo llamo fe.

No puedo responder a todas esas preguntas logísticas. Algunos lo han intentado, pero sus respuestas no son completas. Pero no es importante entender la logística de la Expiación, sólo saber que de alguna manera en la realización de la expiación, Cristo tomó sobre Sí toda pena, pesar, miedo y dolor que cada uno de nosotros podría tener, para que pudiera comprender nuestro sufrimiento perfectamente. Es mucho más importante entender que Cristo tiene el poder de ayudarnos a superar nuestras dificultades, debilidades y desafíos. La expiación no sólo se ofrece a algunos de los hijos de nuestro Padre Celestial, es un sacrificio eterno y completo, destinado a que todos los hijos de nuestro Padre Celestial lo utilicen y lo entiendan. A través de la Expiación, toda la injusticia de la vida será rectificada, nuestros pecados pueden ser perdonados, nuestra debilidad se puede superar, y podemos llegar a ser perfeccionados, así como nuestro Padre Celestial y Jesucristo son perfectos.

Nosotros nunca estamos solos

El  Elder Jeffrey R. Holland, un apóstol y líder de la Iglesia de Jesucristo, dio un discurso en el 2009 titulado, “Nadie estuvo con Él”. En él, habla de las últimas horas de Jesús en la tierra, y las implicancias de Su magnífico sacrificio por cada uno de nosotros. Él dice:

Uno de los grandes consuelos de esta época de Pascua de Resurrección es que debido a que Jesús caminó totalmente solo por el largo y solitario sendero, nosotros no tenemos que hacerlo. Su solitaria jornada proporciona una compañía excelente para la corta versión de nuestro sendero: el misericordioso cuidado de nuestro Padre Celestial, la infalible compañía de este Hijo Amado, el excelente don del Espíritu Santo, los ángeles del cielo, familiares a ambos lados del velo, profetas y apóstoles, maestros, líderes y amigos. Se nos han dado todos estos compañeros y más para nuestra jornada terrenal por medio de la expiación de Jesucristo y de la restauración de Su evangelio. La verdad que se pregonó desde la cima del Calvario es que nunca estaremos solos ni sin ayuda, aunque a veces pensemos que lo estamos

(Holland, “Nadie estuvo con Él”, Liahona, mayo del 2009).

Para todos los que podamos sentirnos solos, vagando y tropezando, Jesucristo está allí y Él sí entiende. Gracias a la Expiación, Él sabe lo que sentimos y cómo consolarnos. He sentido esta maravillosa paz más de una vez al orar al Padre Celestial, sintiéndome desesperada y sola. En ese momento, yo sé que mi Salvador entiende. Conoce los desafíos que enfrento y la confusión que siento. Jesucristo nos llama,

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga (Mateo 11:28-30).

“La expiación sana todo dolor”

“Él sana a los que están cargados”

“Nadie estuvo con Él”

“La adversidad”

 

Este artículo fue escrito por

megan

Nací y crecí en Utah, sobre todo en la pequeña ciudad de Hurricane. Ahora estoy estudiando Inglés en la Universidad Brigham Young-Idaho en Rexburg, ID, y planeo graduarme con una  licenciatura en julio. Estudiar en la Universidad Brigham Young-Idaho ha sido una gran experiencia, y me ha encantado conocer la gran literatura, mejorar mis habilidades de escritura, y sobre todo conocer a mucha gente nueva. Me encanta la música, sobre todo la reproducción de música y toco el órgano y el piano. También estoy muy interesada en el lenguaje de señas americano y la cultura que lo rodea. He sido miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días toda mi vida, y me encanta el patrimonio que tengo y el Evangelio en el que he crecido.