Posted in Reflections on the Savior

Encontrando-la-paz-en-CristoPor Stacey Chipman

Estoy escribiendo esto en un momento en nuestra vida que está lejos de ser pacífica. Mi familia se ha mudado de un estado a otro, se mudó nuestra madre, renuncié a un trabajo, encontré un nuevo trabajo, dejamos vender nuestra casa, compramos una casa nueva, ayudamos a mi madre a vender y comprar una casa, y ayudamos a cuatro hijos a adaptarse a una nueva vida en una nueva área. No hace falta decir que los últimos meses han estado ocupados. Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona, nuestra nueva congregación me ha recibido con los brazos abiertos, y eso sin duda me ha ayudado.

He aprendido a través de mi reciente estudio del Evangelio que, si bien los acontecimientos y las situaciones que se arremolinaban a mi alrededor eran cualquier cosa menos pacíficas, realmente he sido bendecida con paz interior. Reflexionando sobre este hecho me siento muy agradecida por mi Salvador y mi Padre Celestial. Espero que ustedes me permita compartir con ustedes en un muy práctico y el nivel personal cuatro cosas que aprendí sobre mí misma y tener la paz de Cristo en nuestro interior.

Encontrando-la-paz-en-CristoLección #1: La paz interior puede venir cuando tratamos de centrarnos en estar llenos de amor, lo contrario del miedo

El Élder Richard G. Scott, en la última Conferencia General mormona, dio un discurso titulado “La paz en el hogar”. Él comenzó diciendo que “muchas voces del mundo en el que vivimos nos dicen que debemos vivir en forma apresurada. Hay siempre más para hacer y más que lograr…”

Tal ajetreo y velocidad nos puede robar nuestra paz. Tememos que no estemos haciendo todo, tememos que no estemos haciendo lo suficiente, tememos que lo estemos haciendo mal, tememos que no será lo suficientemente bueno, tememos que no podemos seguir el ritmo, miedo a que alguien lo hará mejor, y así sucesivamente. Por supuesto, este tipo de pensamiento no viene del Espíritu, o no nos ayudan a sentir paz. Pero a la vez, estos sentimientos son poderosas herramientas del adversario. Cuanto más empantanados nos volvemos con los temores de lo que sucedería si, es menos probable que podamos centrarnos en las cosas que son reales.

Las Escrituras nos enseñan que nuestro Padre Celestial y el amor de nuestro Salvador son lo contrario a esos sentimientos. En Timoteo leemos: “Porque Dios Porque no nos ha dado espíritu de cobardía. Sino de poder, de amor y de dominio propio”. Cuando realmente pensamos en lo mucho que nuestro Padre Celestial nos ama y cuando realmente sentimos Su amor para nosotros y para todos Sus hijos… ello tiene el poder de reducir, si no sustituir completamente a todos esos pensamientos y preocupaciones basadas en el miedo. Cuando me lleno de ese poderoso amor puro, me veo a mí mismo, a mi alrededor, y las situaciones que enfrento, en una nueva luz. Vivir la vida llena de ese amor ahuyenta el pensamiento temeroso y realmente trae la paz. Juan el Amado escribió “El amor perfecto echa fuera el temor”. Ahora piensen en el poder que Satanás tiene cuando nos convence para que “nuestro miedo perfecto eche fuera nuestro amor”.

Una vez más, la lección #1: La paz interior puede venir cuando tratamos de centrarnos en estar llenos de amor, lo contrario a miedo.

Lección #2: La paz interior puede venir cuando nos limitamos a hacer lo que debemos hacer

Un fin de semana después de que mi esposo y yo habíamos estado casados ​​poco tiempo, fui a visitar a mi hermana. Esta era la primera vez que nos habíamos separado, y recuerdo que conducía a casa desde Idaho a Utah. Yo no podía esperar para llegar a casa. De hecho, mi deseo de llegar a casa superó mi deseo de obedecer la ley y conduje al límite de velocidad. Pasé horas en un estado de agitación nerviosa comprobando mis espejos desesperadamente y acelerando intencionalmente a través de Idaho. Ese no fue un viaje tranquilo por carretera. Llegué a casa para estar con mi esposo, pero también obtuve una multa por velocidad y probablemente una úlcera. Establecer el control de mi viaje y sólo llegar a casa con seguridad habría sido un viaje más fácil al final… tanto emocional como económicamente. Por lo tanto: Lección # 2: la paz interior puede venir cuando nos limitamos a hacer lo que debemos estar haciendo. El Élder José B. Wirthlin en una discurso titulado 1991: “Paz Interior”, dijo:

“Uno de los hábitos que impide que haya paz interior es la desidia, pues embota nuestra mente con asuntos inconclusos y nos hace sentir inquietos mientras no terminemos lo que tengamos que hacer.

¿Puede la mente de alguien estar en paz si él o ella es infiel, incluso en el grado más mínimo a los votos matrimoniales? ¿Cuánta angustia mental resulta de un poco de mentir, engañar o robar, incluso si nunca se descubren? ¿Tenemos tranquilidad si a sabiendas violamos las leyes de tránsito? ¿O miramos nerviosamente por la omnipresente policía? ¿Tenemos paz mental si no somos honestos con nuestros empleadores y no damos un valor razonable por el pago que recibimos? ¿Estamos en paz si somos menos que honestas sobre nuestras declaraciones de impuestos?” No habrá más paz en nuestras vidas si sólo hacemos lo que debemos hacer.

Alguien dijo una vez que la mayoría de las personas hace lo que quiere hacer más. Encontramos una manera. Esto es cierto sobre los mandamientos. En el discurso del élder Scott, él dijo:

Sé obediente a las enseñanzas proféticas que Cristo desea que sigas. No pongas en peligro tu felicidad futura racionalizando el tomar atajos en lugar de aplicar los principios confiables del Evangelio. Recuerda que de las cosas pequeñas proceden las grandes. Las aparentes pequeñas imprudencias o negligencias pueden conducir a grandes problemas. Pero más importante aún es que los hábitos sencillos, constantes y buenos llevan a una vida plena de abundantes bendiciones.

Lección # 3: la paz interior puede venir de centrarnos más en los demás que en nosotros mismos.

El dar servicio tiene la capacidad de generar serenidad. He conocido a personas en medio de una gran prueba personal que sirven a los demás como si fuera un privilegio. Casi una bendición para ellos. Pero ¿por qué? En Mateo, leemos dos veces que el Salvador enseñó que “todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”. A veces perder nuestra vida por el bien de los demás es una buena cosa, especialmente si nuestras situaciones de la vida no son actualmente pacíficas. El servicio es una terapia. De alguna manera puede ayudar a disminuir nuestras propias cargas si cargamos sobre nuestros hombros las de los demás. De alguna manera puede cambiar la perspectiva, dándonos nuevas perspectivas con los que vemos las cosas, incluyendo nuestros propios problemas. En esta última conferencia, el élder Scott prometió que “al combinar esos esfuerzos de obediencia con el prestar servicio a quienes te rodean, obtendrás mayor paz”.

Sentí fuertemente este principio hace años como nuevo misionera mormona llegando a Ecuador. Yo no entendía nada de lo que decían y mucho menos tenía la capacidad en ese momento para enseñar a cualquier persona, incluso el evangelio. Yo estaba en un país extranjero y abrumada y no con sentimientos de paz. Pero cuando yo no podía hacer casi nada acerca de cualquier cosa que sucediera a mi alrededor, me di cuenta que podía servir a las personas. Encontré una gran felicidad y paz a medida que mi compañera y yo nos centramos en maneras en que pudiéramos servir. Hemos impartido clases de inglés, limpiado en los hospitales, enseñado a las hermanas a hacer galletas, nos ofrecimos a ayudar a cualquier persona y en cualquier momento que pudimos. Me despertaba cada mañana con ganas de cualquier oportunidad de servir sin importar el sacrificio, porque algo en el acto de servir estaba sanándome. Mi alma encontró simple paz y refugio del resto de mis cargas en ese momento, simplemente sirviendo. Fue verdaderamente encontrar mi vida mediante perderla en el servicio de los demás.

Satanás quiere hacernos dejar de servir a los demás porque quedamos atrapados en preocuparnos acerca de “servir a los demás”. CS Lewis, en su libro The Screwtape Letters, escribió “cuanto más a menudo el hombre siente sin actuar, podrá actuar cada vez menos, y en el largo plazo, será menos capaz de sentir”. Sentir la paz interior es una bendición que resulta de actuar sobre esos sentimientos para servir desinteresadamente a otros. Así la Lección # 3: centrarnos más en los demás que nosotros mismos nos puede traer más paz.

Lección # 4: La paz interior profunda viene de una estrecha relación con el Salvador.

Durante Su ministerio terrenal, el Salvador habló un poco acerca de la paz. Algunas de sus enseñanzas sobre la paz son mis escrituras favoritas. En Marcos leemos la frase “Calla, enmudece” (Marcos 4:39) que el Salvador dijo cuando calmó el mar agitado por la tormenta. He aprendido por experiencia que a veces esa frase se refiere a que Él calma los mares para nosotros y, a veces esa frase se refiere a que Él calma al marinero en nosotros.

Jesús dijo a Sus discípulos, en referencia a las enseñanzas que Él les había dado, les dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción. Pero confiad; yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Otra referencia a la paz se encuentra en Juan donde leemos las palabras del Salvador a Sus apóstoles “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:27). Su paz es verdadera. No es la paz que el mundo vende como proveniente de dinero o el poder o la posesión, sino verdadera paz.

Me encantan las palabras de nuestro himno mormón “¿Dónde hallo el solaz?”. Habla de a dónde podemos volvernos “cuando la pena es tal que languidezco”. No SI esas penas vienen sino CUANDO vengan”. No hay mayor seguridad en mi vida que saber que el Salvador está allí. El Élder Scott escribió: “Cuando sientas que tienes apenas un hilo delgado de esperanza, en realidad no es un hilo sino un poderoso vínculo, como un poderoso instrumento de salvación que te fortalece y te eleva. Te proporcionará consuelo para que puedas dejar a un lado el temor”. Él proporcionará aquello que necesitamos para que podamos sentir paz.

Sé que cuando estamos tratando de estar cerca de nuestro Salvador y tener una verdadera relación con Él, hay una recompensa. Y yo testifico que la recompensa es la paz interior.

Doy mi testimonio de que, al intentar aplicar estas 4 lecciones en mi vida: Enfocar sobre la vida llena de amor, no el miedo; hacer lo que debería estar haciendo; centrarme en / y servir a los demás; y, por último, tener una fuerte relación con mi Salvador, he descubierto que estoy bendecida con paz interior. Y por eso estoy inmensamente agradecida.

Este artículo fue escrito por

Autor invitado