jesucristo-mormónNo podría haber un testigo mortal más perfecto de la filiación divina de Cristo que Su madre María. Ella había recibido la promesa de Gabriel de que concebiría en su vientre al “Hijo del Altísimo” (Lucas 1:32). Después de este hecho maravilloso, María testificó: “Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre” (Lucas 1:49).

Nefi dio el relato escrito más perfecto de este evento. Nuestro Padre eterno, nos dijo: condescendió -eso es, Él vino de Su corte real desde lo alto y en unión con la hermosa virgen de Nazaret engendró un hijo “según la carne” (1 Nefi 11:18). “Y aconteció”, escribió Nefi, “que vi…después que hubo sido llevada en el Espíritu por cierto espacio de tiempo, me habló el ángel, diciendo: ¡Mira!  Y miré, y vi de nuevo a la virgen llevando a un niño en sus brazos. Y el ángel me dijo: ¡He aquí, el Cordero de Dios, sí, el Hijo del Padre Eterno!” (1 Nefi 11:19-21). Alma testificando el nacimiento de Cristo dijo ” nacerá de María, en Jerusalén, que es la tierra de nuestros antepasados, y siendo ella virgen, un vaso precioso y escogido, a quien se hará sombra y concebirá por el poder del Espíritu Santo, dará a luz un hijo, sí, aun el Hijo de Dios” (Alma 7:10)