María visita a Elizabet por Greg Olsenmormon

María visita a Elizabet por Greg Olsen

¡Qué maravillosa escena debió haber sido – Juan, aún dentro del vientre de su madre, lleno del Espíritu Santo y saltando de gozo en un testimonio tácito de la filiación divina del niño no nacido que María llevaba; Isabel saludando a su prima María en el espíritu de profecía y María respondiendo en el mismo espíritu. Una vez más nos vemos obligados a decir, ¡qué perfecta escena! El testimonio de dos mujeres: la anciana Isabel y la joven María, cada una teniendo un hijo concebido en circunstancias milagrosas, regocijándose juntas.

Al igual que Cristo fue, por nacimiento, el legítimo heredero al trono de David, Juan nació como el legítimo heredero del oficio de Elías que había sido prometido por Gabriel. Robert J. Matthews identifica el derecho de consanguineidad en este idioma:

Los asuntos de la ley de Moisés, especialmente con respecto a las aptitudes de los sacerdotes y sus funciones en las ofrendas de sacrificio de varios animales, fueron designados por revelación para prefigurar y tipificar al Mesías y para dar testimonio de él. Se impusieron duras sanciones a la realización de los ritos y deberes sagrados sin la debida autoridad. Por lo tanto, fue esencial que cuando el Mesías vino en persona como el Cordero de Dios, Juan, el precursor y testigo del Cordero, tuviera el linaje adecuado para cumplir con los requisitos de la misión. Si era necesario que un sacerdote poseyera la descendencia de Aarón para obrar con los símbolos del sacrificio, que eran sólo anuncios del Mesías, cuán mayor era la necesidad de que Juan, el precursor del Mesías en persona, poseyera descendencia sacerdotal y autoridad.