christus-jesus-christ-mormonNadie sabe exactamente lo que estamos pasando, nadie además de nuestro Salvador Jesucristo. Incluso si dos personas están experimentando una profunda depresión, ansiedad, o pensamientos de suicidio, sus experiencias son diferentes entre sí. Sin embargo, nuestro Señor y Salvador sabe cómo socorrer las necesidades de cada individuo de una manera perfecta y sin par, porque Él ha sentido cada gramo de dolor, tristeza, enfermedad y pecado que hemos sentido,  Él lo ha conquistado todo (Libro de Mormón, Alma 7:11-12).

¿Cómo podemos recibir ayuda de Jesucristo?

En un libro titulado, Experiencing Christ: Your Personal Journey to the Savior, escrito por Randall J. Brown, y publicado en 2009 por Cedar Fort, Inc., Brown comparte un ejemplo personal de pasar a través de “un infierno emocional” y cómo fue capaz de acercarse más a Jesucristo durante ese tiempo:

En enero de 1990, experimenté una prueba de fuego. Tuve que soportar un ciclo de dos semanas de ataques de pánico continuo, durante el cual el tan desesperadamente necesitado escape de sueño nunca llegaba. En medio de este ciclo tortuoso, me sentía como si el tiempo se hubiera detenido por completo, sin embargo, el dolor emocional y mental continuaba sin descanso. Los ataques de pánico fueron seguidos por períodos de profunda depresión. Como una forma de soportar el infierno emocional en el que estaba atrapado, recurrí a correr por el barrio para sobrevivir cada ola sucesiva de pánico. A veces los síntomas se calmaban por unos momentos. Durante estos breves aplazamientos, daba gracias a Dios por la liberación, sólo para ver que después de unos segundos de alivio me deslizaba a una oscura depresión. El ciclo entonces se iniciaba de nuevo con otra ola de pánico. Todo caía sobre mí con la misma intensidad que antes. Este ciclo infernal se repetía continuamente, día tras día. En mi desesperación por la liberación, la compulsión a terminar con mi propia vida se convirtió en una cruda realidad.

En un momento, mientras yacía en el suelo con los nervios de la cara tirando incontrolable, clamé al Señor desde lo más profundo de mi alma por su liberación. Cuando el alivio que buscaba no vino inmediatamente, me sentí condenado y completamente abandonado. Yo creía que había descendido a las profundidades del infierno, sin medios de liberación. Grité en mi corazón: “Oh Dios, ¿por qué me has desamparado?”

Cuando miro hacia atrás en este momento terrible en mi vida, me doy cuenta de que me dieron un regalo. Recibí una gran comprensión de lo que el Salvador sufrió por mí en Getsemaní cuando Él sufrió y soportó las pruebas y aflicciones de mi vida. Aunque soy obviamente incapaz de comprender la infinita profundidad y la amplitud del sacrificio del Salvador, puedo entender, en menor grado, lo que Él sufrió por mí. Esta experiencia fue el comienzo de un viaje para mí. A pesar de que era sólo el comienzo de una serie de pruebas de fuego y aflicciones, ahora sé que en este horno de la aflicción, el Señor estaba purgando mi alma de las heridas espirituales, creencias falsas, y las barreras que me impedían experimentar profundamente la misericordia y la gracia de mi Señor.

A través de mi escuela personal de aflicciones, me he vuelto dolorosamente muy consciente de mi desesperada necesidad de un Salvador. Me he encontrado cara a cara con la cruda realidad de mi propia insignificancia sin la ayuda divina de un Salvador. Ahora he llegado a ver que a pesar de que he sido un miembro activo de la Iglesia restaurada del Salvador durante toda mi vida, el Salvador me estaba llevando a un conocimiento más profundo de Él, posible sólo a través de la purificación y el proceso de refinación. Hasta que experimenté tales pruebas de fuego, no había experimentado plenamente un poderoso cambio de corazón. Mi corazón incircunciso contenía malas hierbas en sus niveles más profundos, lugares que sólo Cristo podía alcanzar. Yo estaba lleno de miedo, culpa y resentimiento que servían como barreras para la fe, esperanza y caridad, y que me impedían experimentar plenamente la misericordia del Salvador.

¿Alguna vez han sentido algo del dolor que Brown describe en este pasaje? Yo sí, ¡y es una situación difícil! Pero me gusta que Brown pueda dar testimonio de que Dios nos ama, y ​​que puede y va a llegar para salvarnos, aún al más profundo de los pozos de desesperación, ¡si se lo pedimos! (Nota: Parte de Su ayuda puede ser en forma de medicamento cuando nuestra salud así lo requiere).

Las palabras de un himno vienen a mi mente: “Señor, te necesito, sí, te necesito, bendíceme, oh, Cristo, vendré a Ti” (“Señor, te necesito” Himnario SUD) . Y vale la pena la batalla porque hay una luz al final del túnel, ¡y ustedes lo valen!

Como la ex Presidenta General de las Mujeres Jóvenes de la Iglesia de Jesucristo, la hermana Susan W. Tanner, dijo: “Nuestro Padre Celestial te conoce y te ama. Tú eres Su [hijo] especial. Él tiene un plan para ti. “(“Hijas de nuestro Padre Celestial “, Liahona, abril de 2007).

Los invito a leer el Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo y sentir el poder de Dios en sus vidas con más fuerza de lo que nunca podrían haber imaginado.

Este artículo fue escrito por:

ashleyashley .
Ashley Bell, de 22 es una esposa, madre, graduada de la BYU y miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. A Ashley le gusta correr, cocinar, la jardinería, leer y más que nada pasar tiempo con su familia y amigos.