La época más maravillosa

Mormon Christmas“Es la época más maravillosa del año”, dice una canción popular de Navidad cantada por el cantante Andy Williams de la década de 1960. La canción dice que es “la época más maravillosa” debido a las “felicitaciones”, “fiestas de celebración”, “canto de villancicos en la nieve”, y “los seres queridos cercanos”. El tiempo de Navidad es uno de los momentos más mágicos del año, especialmente en países de mayoría cristiana. Hay un espíritu de generosidad y alegría, a pesar de cualquier dificultad que se haya sucedido durante el año. Pero la verdadera razón de que sea la época más maravillosa es porque celebra el nacimiento de nuestro Salvador, Jesucristo.

Nacido en el meridiano de los tiempos

Este año, los calendarios de todo el mundo con orgullo proclaman el año 2013. 2013 años desde el nacimiento de Jesucristo, para ser precisos. Este sistema de cálculo del tiempo ha estado en uso desde hace miles de años, y sitúa el nacimiento de Jesús Cristo en el centro de tiempo. Más recientemente, las abreviaturas a. C y d.C.. han sido reemplazadas con ACE y EC (Antes de la Era Común y la Era Común). Sin embargo, el concepto sigue siendo el mismo. Los años 2013 EC y 2013 d.C. significan lo mismo: 2013 años desde que Cristo nació. Su nacimiento es el evento central en el tiempo y en la historia.

Gordon B. Hinckley, el 15° presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (en ocasiones conocida como la Iglesia “mormona”), declaró en 1999: “Un maravilloso reconocimiento del lugar que [Jesucristo] ocupa en la historia es el hecho de que el calendario que actualmente está en uso en casi todas partes del mundo ubica el nacimiento del Señor como el meridiano de los tiempos. Todo lo que ocurrió anterior a esa fecha se cuenta desde esa fecha hacia atrás; y todo lo que ha ocurrido desde entonces se mide a partir de ella hacia adelante . Siempre que alguien usa una fecha, ya sea que se dé cuenta de ello o no, reconoce la venida a la tierra del Hijo de Dios” (En el cenit de los tiempos, Conferencia General de octubre de 1999). Todo lo que pasó antes y todo lo que pasó después está en relación con el nacimiento de Jesucristo.

La Luz del Mundo

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo (Mormones o Santos de los Últimos Días), creen, al igual que muchas otras iglesias cristianas, que Jesús es la luz del mundo. En Juan capítulo 8, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). A lo largo de la Biblia, muchos versículos reafirman esta verdad.

El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo es un antiguo libro de escrituras similar a la Biblia. En el Libro de Mormón, un profeta llamado Samuel profetizó el nacimiento de Jesús, al igual que los profetas del Antiguo Testamento profetizaron de nacimiento de Jesús. Debido a que la gente del Libro de Mormón se encontraba en el continente americano, a miles de kilómetros de distancia de Jerusalén, Samuel dio al pueblo las señales específicas que indicarían que Jesucristo había nacido. Él dice que cuando Jesús naciera, habría “habrá grandes luces en el cielo, de modo que no habrá obscuridad en la noche anterior a su venida” (Helamán 14:3). Samuel también habló de “una estrella nueva” en los cielos (Helamán 14:5), similar a la nueva estrella que los Reyes Magos en el Nuevo Testamento siguieron hasta Jesús.

Las nuevas luces en los cielos y la ausencia de obscuridad son un símbolo de Jesucristo como la luz del mundo. Él trajo la luz de la verdad al mundo y venció a las tinieblas del pecado y a la muerte por medio de Su Expiación. Jesucristo es la luz que brilla a través de la oscuridad del mundo, que nos muestra el camino correcto a seguir y la forma de superar la oscuridad de la tentación y el pecado.

La Navidad es aún más maravillosa cuando recordamos que el nacimiento de Jesucristo es la razón por la que celebramos la Navidad. Él es la Luz del mundo, y cuando celebramos Su nacimiento celebramos Su gran regalo para nosotros venciendo a la muerte y al pecado. Él es el Hijo de Dios, el Redentor del mundo, y la luz del mundo cuyo nacimiento conmemoramos y celebramos siempre, pero especialmente en la época más maravillosa del año.

Recursos Adicionales:

Descruba más acerca del Rol de Jesucristo en el mormonismo

Este artículo fue escrito por:

Meganmegan .
Nací y crecí en Utah, mayormente en la pequeña ciudad de Hurricane. Ahora estoy estudiando Inglés en la Universidad Brigham Young-Idaho en Rexburg, Idaho, y planeo graduarme con una licenciatura en julio. Estudiar en la Universidad Brigham Young-Idaho ha sido una gran experiencia, y me ha encantado aprender acerca de la gran bibliografía, mejorar mis habilidades de escritura, y sobre todo conocer a mucha gente nueva. Me encanta la música, especialmente tocarla, y toco el órgano y el piano. También estoy muy interesada en el lenguaje de señas americano y la cultura que lo rodea. He sido miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días toda mi vida, y me encanta el patrimonio que tengo y el evangelio con el que he crecido.