Oh mi Padre, tú que moras

en el celestial hogar,

¿cuándo volveré a verte

y tu santa faz mirar?

¿Tu morada antes era

de mi alma el hogar?

En mi juventud primera,

¿fue tu lado mi altar?1

-Eliza R. Snow 

teología-mormonaAlgunas de las preguntas más llamativas son ¿quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde iré cuando muera? Todas estas preguntas son respondidas al contestar la primera: Soy un hijo de Dios.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia mormona) enseña que Dios es “el Gobernador supremo del universo y el Padre de la humanidad”2. Es perfecto, omnisciente y todopoderoso.

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a menudo llamados los mormones) creen que Dios es literalmente nuestro padre (véase Hebreos 12:9) y que “todos los seres humanos, varones y mujeres, son creados a la imagen de Dios”.3

Hemos vivido con Dios y somos Sus hijos amados

Hemos vivido con Dios y Él desea que regresemos con Él. Quiere darnos todo lo que tiene (véase Doctrina y Convenios 84:38).

“En la vida premortal, los hijos y las hijas espirituales de Dios lo conocieron y lo adoraron como su Padre Eterno, y aceptaron Su plan por el cual obtendrían un cuerpo físico y ganarían experiencias terrenales para progresar hacia la perfección y finalmente cumplir su destino divino como herederos de la vida eterna”.4

Dios ama a cada uno de Sus hijos. Se preocupa por nuestro bienestar. Quiere que seamos felices (véase 2 Nefi 2:25). Está al tanto de nuestras circunstancias individuales, y quiere que le pidamos Su ayuda. Él es el mejor padre, sabiendo cuándo involucrarse para ahorrarnos dolores de cabeza y cuándo limitar Su ayuda para que podamos obrar por medio de dificultades y desarrollar características divinas. Es misericordioso.

Debido a que Su “obra” y Su “gloria” es “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna”5 de Sus hijos, Él nos pide que permanezcamos a Su lado aprendiendo sobre Él, guardando Sus mandamientos, honrando los convenios que hacemos con Él y orándole. Dios, nuestro Padre, escucha y responde nuestras oraciones.

Dios puede manifestar Su naturaleza al hombre

En lo que los mormones conocen como la Primera Visión, el profeta José Smith (el primer presidente de la Iglesia de Jesucristo) vio a Dios el Padre y a Su Hijo, Jesucristo:

“Vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!” (José Smith – Historia 1:17)

Los mormones creen que tres seres diferentes y separados conforman la Divinidad – Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo. El Padre y el Hijo ambos poseen un cuerpo, y el Espíritu Santo es un personaje de espíritu (véase Doctrina y Convenios 130:22). Están unidos en Su misión y propósito . “Creemos que son uno en todo aspecto significativo y eterno que se podría imaginar, excepto en que son tres personas combinadas en una sustancia”.6

Cuando el Padre organizó cuerpos espirituales para nosotros en la vida premortal, Cristo fue el primogénito (aunque Él existía eternamente  antes de Su organización como espíritu). Cristo era también el Hijo Unigénito del Padre en la carne, Su único hijo terrenal.

“La relación entre Ellos es uno de los temas más dulces y más emotivos que se manifiestan a través del ministerio del Salvador. El ser entero de Jesús, Su propósito y deleite totales se centraban en complacer a Su Padre y en obedecer Su voluntad. Parecía estar siempre pensando en Él; parecía estar siempre orando a Él”.7

Ambos, el Padre y el Hijo, comparten el título de Creador. “Bajo la guía del Padre, fue el Creador de los cielos y la tierra y de todas las cosas que en ellos hay”.8 El Padre ha creado mundos incontables, todos por medio de Su Hijo (véase Hebreos 1:2).

El Padre y el Hijo son seres eternos; siempre han existido. El Hijo no es el Padre encarnado, sino que somos llamados hijos de Cristo cuando lo seguimos.

Los mormones creen que Dios el Padre desea que todos Sus hijos lo conozcan a Él y a su Plan para nuestra redención y progreso eterno.9

 

 

Notas:

1. Himnos de La Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días #187.

2. Diccionario de la Biblia de La Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días, palabra buscada: “Dios.”

3. https://www.lds.org/topics/family-proclamation?lang=spa

4. https://www.lds.org/topics/family-proclamation?lang=spa

5. Moisés 1:39.

6. Jeffrey R. Holland, “El único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Él ha enviado”, Liahona, octubre 2007.

7. Jeffrey R. Holland, “El único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Él ha enviado”, Liahona, octubre 2007.

8. Jeffrey R. Holland, “El único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Él ha enviado”, Liahona, octubre 2007.

9. Véase Juan 17:3.

Este artículo fue escrito por:

paulah

PaulahPaula Hicken fue una editora del Instituto Neal A. Maxwel de Estudios Religiosos de 2000 a 2013. Obtuvo su grado de bachiller en Inglés en la Universidad Brigham Young. Editó Insights, el boletín de noticias del Instituto Maxwell, y fue la editora de producción de Faith, Philosophy, Scripture, Hebrew Law in Biblical Times (Segunda edición), Third Nephi: An Incomparable Scripture, y fue una de los correctores de Analysis of the Textual Variants of the Book of Mormon. También ayudó a administrar la propiedad intelectual del Instituto Maxwell y supervisó los derechos y permisos. Ha publicado en Ensign, Liahona, Noticias de la Iglesia y FARMS Review.