Todas las iglesias cristianas tienen el mismo objetivo: acercar personas al Salvador Jesucristo. La meta es la misma, pero algunas de las doctrinas y enseñanzas son diferentes. Las Escrituras enseñan: “Jesucristo [es] el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8). Si esto es cierto, entonces ¿por qué hay tantas iglesias cristianas hoy en día, según algunas estimaciones hay cerca de 40.000?

El élder Russell M. Nelson, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo en octubre de 2012:

Cuando el Salvador estuvo sobre la tierra, “Él organizó Su Iglesia; llamó a apóstoles, setentas y otros líderes a quienes les dio el sacerdocio, la autoridad de actuar en Su nombre. Después de que Cristo y Sus apóstoles murieron, los hombres cambiaron las ordenanzas y la doctrina; la Iglesia original y el sacerdocio desaparecieron”.

Gemeindehaus in Gainesville MormonJesucristo edificó su Iglesia sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Él mismo la cabeza. (Ver Efesios 2:19-22). Él confirió su sacerdocio (el poder y la autoridad dada al hombre para actuar en nombre de Dios) a sus apóstoles. (Vea Marcos 3:14.) Después de la muerte del Salvador, los apóstoles eran la autoridad del sacerdocio de la Iglesia primitiva. Pero cuando los apóstoles murieron, ya no había una autoridad que presidiera la Iglesia de Jesucristo.

Sin el sacerdocio y los Apóstoles para dirigir la Iglesia, los primeros cristianos fueron dejados a la sabiduría de los hombres para interpretar las Escrituras y enseñarles los principios y ordenanzas del Evangelio. Algunas de las enseñanzas se distorsionaron y olvidaron y algunas falsas doctrinas se enseñaron como verdaderas. Con el tiempo, esto condujo a la aparición de muchas iglesias en un intento de reformar la corrupción que percibían. (Véase Predicad Mi Evangelio, páginas 32 y 35.)

Después de siglos de oscuridad espiritual, en la búsqueda de la verdad, los hombres y mujeres protestaron en contra de las prácticas religiosas de la época. Reconocieron que muchas de las doctrinas y ordenanzas del Evangelio habían sido cambiadas o se perdieron. Ellos buscaban mayor luz espiritual, y muchos hablaban de la necesidad de una restauración de la verdad. Sin embargo, ellos no afirmaban que Dios los había llamado a ser un profeta. En lugar de ello, trataron de reformar las enseñanzas y prácticas que ellos creían que habían sido modificadas o dañadas. Sus esfuerzos llevaron a la organización de muchas iglesias protestantes. Esta reforma dio lugar a un mayor énfasis en la libertad religiosa, que abrió el camino para la Restauración final (Predicad Mi Evangelio, página 35).

La Reforma trató de cambiar lo que ya existía. Pero debido a que la línea de autoridad del sacerdocio se rompió cuando los apóstoles murieron, era necesaria una restauración completa del verdadero evangelio de Jesucristo. Se trata de una restauración final, porque el Señor ha prometido que no quitará la plenitud del Evangelio de la tierra de nuevo. (Véase Daniel 2:44; Doctrina y Convenios 138:44)

“Porque no hará nada Jehová el Señor sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” (Amós 3:7). ¿Cómo podría el Señor revelar sus secretos si no había profetas en la tierra?

En un día de primavera en 1820, un jovencito de 14 años llamado José Smith tenía un deseo sincero de saber cuál de las muchas iglesias era la verdadera Iglesia de Jesucristo. Así que fue a una arboleda, se arrodilló y oró. La humilde oración de José fue respondida en una forma que nunca imaginó. El Padre Celestial y Su Hijo Jesucristo, visitaron al joven y le dijeron que no se uniera a ninguna de las iglesias. (Véase José Smith Historia 1:11-19.) Por medio de José Smith, la plenitud del evangelio de Jesucristo, incluso la autoridad del sacerdocio, fueron restaurados en la tierra. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es nombrada como tal, ya que es la Iglesia de Jesucristo en la tierra hoy en día.

Este artículo fue escrito por Lisa Montague, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Recursos adicionales:

José Smith: Profeta de la Restauración

El Libro de Mormón (Otro Testamento de Jesucristo)

Ver más en MormonWiki-Apostasía, Reforma y Restauración

Este artículo fue escrito por

lmontague