La BYU (Universidad Brigham Young) es administrada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo erróneamente llamada la “Iglesia Mormona”. Los estudiantes de la BYU toman casi un semestre de clases de religión espiritualmente edificantes y estimulantes.

En esta serie (ver más abajo), los estudiantes matriculados en las clases de estudio de las Escrituras han compartido sus pensamientos, ideas y reflexiones sobre el Libro de Mormón en formas de cartas a personas que conocen. Les invitamos a echar un vistazo a sus epifanías y descubrimientos a medida que profundizan en las Escrituras.

Con la publicación de estas cartas, cumplimos su deseo de hablar con todos nosotros sobre la importancia, el poder y la belleza del Libro de Mormón, un segundo testimonio de Jesucristo y complemento de la Biblia. Bible-book-MormonEl Libro de Mormón contiene la historia religiosa de un grupo de israelitas que se establecieron en la antigua América. (Los nombres que utilizan son los de los profetas que enseñaron a los pueblos del Libro de Mormón a esperar la venida de Cristo, Nefi, Lehi, Alma, Helamán, y otros nombres desconocidos. Esperamos que esos nombres se hagan más familiares para ustedes a medida que lean sus palabras inspiradoras y sientan la importancia y la divinidad de sus mensajes a través de estas reflexiones.)

Hágannos saber si les gustaría recibir su propia copia digital del Libro de Mormón, y/o si estos mensajes los alientan y ayudan espiritualmente también.

Patrick escribe a un viejo amigo de la misión

Yo quería compartir contigo un poco sobre algo que experimenté al principio de mi misión, y que me acordé esta semana. Hubo un tiempo en mi primera área en la que se me vinieron a la memoria todos mis pecados, y no estoy bromeando. Me agobiaron por tres días y no podía concentrarme en mi propia vida y yo, literalmente, pensé que estaba condenado. Era tan malo que mi cuerpo incluso me empezó a doler debido a las emociones negativas que me rodeaban en ese momento. Fue uno de los peores momentos de mi vida. Entonces, después de una muy larga y agotadora oración, empecé mis estudios matutinos y terminé de leer Alma 36. Nunca me he sentido tan cerca de una persona en las Escrituras como lo hice de Alma en ese momento. Entonces llegué al punto en que su mundo comienza a cambiar y el gozo se apodera de su dolor, y empecé a experimentar la misma cosa. No puedo explicar el alivio y el consuelo que llegó en ese momento, pero era como tener una roca gigante aplastándome y llevándome a pensar que todo estaba perdido, y luego se retiró de mí y me podía mover de nuevo. Esta es una de las muchas veces que he experimentado el poder sanador de la Expiación en mi misión y uno de los varios momentos decisivos de mi vida. He adquirido un cierto conocimiento de primera mano de lo que exactamente puede hacer la expiación y por eso, el aspecto más fuerte de mi testimonio es de la Expiación, pero lo sorprendente es que todavía ni siquiera entiendo la fracción más pequeña de lo que hizo el sacrificio expiatorio. Me maravilla. Quiero que sepas que sé de su poder y también sé que podemos hacer uso de él en todo momento y que recibiremos ayuda, aunque tal vez no en el marco de tiempo que deseamos.

 

Otra cosa que me pareció interesante mientras estaba estudiando en Alma esta semana se produjo durante mi clase del Libro de Mormón. Hablamos de Coriantón y sus errores como misionero. La parte que me pareció muy poderosa, sin embargo, es el hecho de que Alma, cuando estaba hablando con Coriantón, sólo habló brevemente de sus pecados. Le habló muy audazmente y con dureza a Coriantón, pero sólo duró unos pocos versículos. Luego Alma pasó a ayudarlo en el camino al arrepentimiento. Él le explicó acerca de Cristo y la Expiación y eso fue lo que dominó la conversación que tuvieron. Esto me ayudó a recordar que nuestro Padre Celestial no se centra en nuestros errores. Él nos permite saber que lo que hicimos estuvo mal, pero es mucho más indulgente de lo que el mundo le da crédito por ello. Se centra en el bien, que es algo que todos nosotros, especialmente yo, tenemos que hacer a los demás así como a nosotros mismos. Es muy fácil concentrarse en lo malo y eso es exactamente lo que el adversario quiere que hagamos, porque nos acerca a la desesperación que él experimenta cada hora de cada día.

Recursos Adicionales:

Mormones y Cristo

Yo Creo: Expresiones de Fe

Conozca a los misioneros mormones

 

Este artículo fue escrito por:

Estudiante BYU – que ha escrito 26 artículos sobre Jesucristo.

Derechos de autor © 2019 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.