La BYU (Universidad Brigham Young) es administrada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo erróneamente llamada la “Iglesia Mormona”. Los estudiantes de la BYU toman casi un semestre de clases de religión espiritualmente edificantes y estimulantes.

En esta serie (ver más abajo), los estudiantes matriculados en las clases de estudio de las Escrituras han compartido sus pensamientos, ideas y reflexiones sobre el Libro de Mormón en formas de cartas a personas que conocen. Les invitamos a echar un vistazo a sus epifanías y descubrimientos a medida que profundizan en las Escrituras.

Bible-book-MormonCon la publicación de estas cartas, cumplimos su deseo de hablar con todos nosotros sobre la importancia, el poder y la belleza del Libro de Mormón, un segundo testimonio de Jesucristo y complemento de la Biblia. El Libro de Mormón contiene la historia religiosa de un grupo de israelitas que se establecieron en la antigua América. (Los nombres que utilizan son los de los profetas que enseñaron a los pueblos del Libro de Mormón a esperar la venida de Cristo, Nefi, Lehi, Alma, Helamán, y otros nombres desconocidos. Esperamos que esos nombres se hagan más familiares para ustedes a medida que lean sus palabras inspiradoras y sientan la importancia y la divinidad de sus mensajes a través de estas reflexiones.)

Hágannos saber si les gustaría recibir su propia copia digital del Libro de Mormón, y/o si estos mensajes los alientan y ayudan espiritualmente también.

Esta carta fue escrita por un estudiante de la Universidad Brigham Young.

Para mi familia:

¡Hola! ¡Espero que todo les esté yendo bien! Estaba leyendo en el capítulo 46 de Alma esta semana y me encontré con el versículo 15, que dice:

Y los que pertenecían a la iglesia eran fieles; sí, todos los que eran creyentes verdaderos en Cristo gozosamente tomaron sobre sí el nombre de Cristo, o sea, cristianos, como les decían, por motivo de su creencia en Cristo que había de venir.

Al leer este pasaje, lo que realmente me asombraba era que se menciona a Cristo o a los cristianos en cuatro ocasiones. Esa es una cantidad anormal para un versículo. Este descubrimiento reforzó en mí la sensación de que Cristo es el centro de esta Iglesia y que el enfoque siempre tiene que estar en Él. Una de las cosas más importantes que podemos hacer es tomar sobre nosotros el nombre de Cristo. Al hacer esto, nos comprometemos a hacer lo que Él haría y tratar a los demás con el amor que Él lo haría.

A veces creo que olvidamos lo simple y poderoso que es este mensaje. Mientras nos esforcemos por seguir sus pasos, vamos a escoger lo correcto y servir a los demás. Al hacer estas cosas, nuestro Padre Celestial nos bendice de muchas maneras y realmente podremos sentir su amor en nuestras vidas. Este es un mensaje que podemos compartir con todos y sé en mi propia vida que la mayoría de la gente está buscando algo tan simple como esto. Ese mensaje es poner a Cristo en el centro de todo. A través de este enfoque simple, podemos esforzarnos por ser mejores en todos los sentidos y acercarnos más al seguir Su ejemplo perfecto. Me encanta cuando puedo compartir el mensaje simple pero profundo de Cristo con mis amigos y no puedo esperar para hacer eso durante dos años en mi misión. ¡Los reto a ustedes a compartirlo con un amigo!

Recursos Adicionales:

Mormones y Cristo

Yo Creo: Expresiones de Fe

Conozca a los misioneros mormones

 

Este artículo fue escrito por:

Jordan Berryhill – que ha escrito 2 artículos sobre Jesucristo