La Pascua es sin duda el día más sagrado del cristianismo. Irónicamente, la palabra Pascua nunca es mencionada en el Antiguo Testamento y se menciona sólo una vez en el Nuevo Testamento en el libro de Hechos 12:4. (Ver la Biblia en línea).

mormon-jesucristoEl uso bíblico no es en referencia a nada cristiano, sino en referencia a la celebración de una festividad pagana familiar para la mayoría de la gente en el primer siglo. La palabra se usa simplemente como un marcador de tiempo que indica un momento en que Herodes planeaba liberar a un prisionero Barrabás.

No obstante, se ha producido una evolución a lo largo de los siglos atribuyendo la palabra Pascua al cristianismo. En concreto, Pascua se refiere a la expiación y la resurrección de Cristo después de la crucifixión.

Desde la perspectiva bíblica, el período previo a la crucifixión estaba relacionado con la observancia de la Pascua judía. La crucifixión debía estar terminada justo antes de la Pascua.

El Profeta y Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Thomas S. Monson, dijo lo siguiente sobre la Pascua:

“No hay palabras en la Cristiandad que signifiquen más para mí que las pronunciadas por el ángel a las acongojadas María Magdalena y la otra María cuando, el primer día de la semana, fueron a la tumba para atender el cuerpo de Su Señor. Dijo el ángel:

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? “No está aquí, sino que ha resucitado”.

Nuestro Salvador volvió a la vida. El acontecimiento más glorioso, reconfortante y tranquilizador de la historia de la humanidad se había llevado a cabo: la victoria sobre la muerte. El dolor y la agonía de Getsemaní y del Calvario se habían borrado; la salvación de la humanidad se había asegurado; la Caída de Adán se había resuelto.

La tumba vacía de esa primera mañana de Pascua era la respuesta a la pregunta de Job: “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?”. A todos los que estén al alcance de mi voz, declaro: si un hombre muriere, volverá a vivir. Lo sabemos, pues tenemos la luz de la verdad revelada.

“Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

“Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados”, (“Ha ResucitadoLiahona, mayo de 2010).

La interpretación cristiana de la Pascua es el clímax o culminación de la Pasión de Cristo. Los mormones son cristianos. La Pasión de Cristo tiene que ver con los acontecimientos y sufrimiento, físico, espiritual y mental, de Jesús en relación con la expiación y su posterior resurrección, rompiendo las ataduras de la muerte.

En la mayoría de las iglesias cristianas, la pasión está directamente relacionada con las horas previas a la crucifixión incluyendo su juicio y posterior ejecución. Así, en el catolicismo, las Estaciones de la Cruz figuran prominentemente en la celebración de la Pascua como adherentes contemplan la expiación y la resurrección.

En la teología mormona, la Pascua también ocupa un lugar destacado, aunque de manera algo diferente que con nuestros hermanos católicos. Los mormones simplemente no incorporan la cruz en su adoración a Cristo.

La pregunta de por qué los mormones no incorporan la cruz en su adoración al Salvador y Dios puede explicarse de esta manera. Los mormones hacen la comparación de la cruz al arma y posterior causa de la muerte de Cristo. La muerte de Cristo era parte del Plan de Salvación. Es un medio para que un hombre o mujer caídos puedan redimirse ante Dios a través de la acción expiatoria (capacidad de recibir perdón activamente) de la expiación.

La expiación proporciona una manera para que se haga justicia y, al mismo tiempo, a través de la expiación, la ley de la misericordia nos permite corregir nuestra violación de la justicia y volver a Dios de manera condicionada a la aceptación del sacrificio y expiación de Cristo.

Los mormones toman la posición de que la crucifixión en la cruz es el acto máximo del amor de Cristo; sin embargo, la creencia mormona es que los aspectos físicos, espirituales y mentales de la expiación, se sufrieron en su mayoría en el Huerto de Getsemaní antes de la crucifixión. Por lo tanto, los mormones no muestran cruces o utilizan la cruz como un símbolo del sacrificio de la expiación.

Si van a una capilla de los mormones es posible que vean un simple cuadro de Cristo, o ninguna obra de arte religiosa. Sin embargo, en los pasillos y el vestíbulo podrán ver muchas pinturas o dibujos que representan a Cristo, sus apóstoles y otros temas importantes del Evangelio.

De alguna manera esta analogía del uso de la cruz se da… supongamos que alguien que amaban entrañablemente, fuera asesinado con un arma. Pregúntense si usarían un arma pequeña en una cadena o un colgante para recordar y conmemorar lo que pasó con su ser querido.

Los mormones consideran la cruz, en mucho, de la misma manera. Los mormones, sin embargo, reconocen a la expiación y a la resurrección como los acontecimientos cruciales en la historia. La fe mormona se centra sobre la resurrección y la expiación del Señor Jesucristo.

Los mormones también creen que después de la crucifixión y posterior resurrección, Cristo visitó América y enseñó Su Evangelio a Sus hijos aquí. Cristo le dijo a la gente en el mundo antiguo “También tengo otras ovejas que no son de este rebaño”. Los mormones creen que se trata de una referencia a los hijos de José, mencionados en el Libro de Mormón, mientras que el Antiguo Testamento nos relata la historia de los hijos de Judá. El presidente Thomas S. Monson dijo lo siguiente acerca de la importancia y el significado de la Pascua para los Santos de los Últimos Días:

He leído y creo los testimonios de aquellos que experimentaron el dolor de la crucifixión de Cristo y el gozo de Su resurrección. He leído y creo los testimonios de los que estaban en el Nuevo Mundo, quienes fueron visitados por el mismo Señor resucitado.

Creo el testimonio de (José Smith), [quien] en esta dispensación, habló con el Padre y el Hijo en la arboleda que ahora llamamos sagrada, y que dio su vida, sellando ese testimonio con su sangre.

De la experiencia, José Smith relató ” Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, éste es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive! Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre (“¡Ha resucitado!“, Liahona, mayo de 2010).

En el catolicismo durante todo el viernes durante la Cuaresma, el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo no se puede comer carne y es aplicable a todos los mayores de 14 años.

Los mormones no tienen restricciones dietéticas durante la Cuaresma o la Pascua. La única prohibición es que en la Palabra de Sabiduría (código mormón de salud), se especifica que la carne se debe consumir con moderación, pero la restricción se aplica durante todo el año, no sólo durante el tiempo de Pascua.

La intención de la temporada de Pascua entre los cristianos es la de efectuar una transformación espiritual. La enseñanza mormona encaja muy bien dentro de este objetivo; sin embargo, es una lucha de todo el año, y muchas de las celebraciones de Semana Santa se practican mensual y semanalmente en el mormonismo durante los años y no sólo durante el tiempo de Pascua.

Este artículo fue escrito por Mel Borup Chandler, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Mel-Borup-ChandlerMel Borup Chandler vive en California. Escribe sobre temas relacionados con la ciencia, los avances tecnológicos y la medicina. Él es un ex miembro del Club Los Angeles Press. Además, también ha servido en una misión SUD en Argentina durante la “Guerra Sucia”.

Recursos Adicionales:

Jesucristo en el mormonismo

Los mormones contestan las preguntas difíciles

La Santa Biblia en el mormonismo

 

Este artículo fue escrito por:

melborupchandler – que ha escrito 2 artículos sobre Jesucristo.