¿Las mujeres seguían a Jesús?

¡Sí! Jesús tenía un gran respeto por las mujeres, las incluía a menudo en Su enseñanza y parábolas, como modelos de roles positivos de fe y dedicación (véase, por ejemplo, la viuda de Sarepta que alimentó a Elías, Lucas 4:25-26, y la mujer que dio Sus dos blancas al arca, Marcos 12:42-44). Aunque los relatos del Nuevo Testamento de las mujeres que siguieron a Jesús son limitados en su número y alcance, es evidente que ellas jugaron un papel en el ministerio de Jesús. 

Desde el principio María, Elizabeth y Ana entendieron quién era el niño Jesús y testificaron de Su ministerio. María recibió la instrucción angelical de que ella concebiría un hijo que “será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:31-33). Elizabeth, cuando María, embarazada, la visitó, “fue llena del Espíritu Santo, y exclamó a gran voz, diciendo: ‘¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!’” (Lucas 1:41-42). Del mismo modo, Ana, cuando María y José trajeron a Jesús al templo, vio el bebé y “daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén” (Lucas 2:38). Aunque no tenemos constancia en ninguna otra parte de que Ana y Elizabeth puedan haberse desempeñado como seguidoras de Jesús, María está presente en, y facilita, el primer milagro de Jesús de convertir el agua en vino (Juan 2:1-11); en la cruz donde Jesús la encomienda a su apóstol Juan (Juan 19:25-26), y es contada entre los miembros de Jerusalén que se reunieron después de la ascensión de Jesús (Hechos 1:14).

A lo largo de su ministerio mortal también encontramos una serie de otras mujeres que seguían a Jesús. A medida que Lucas comienza la narración de su viaje escribe: “Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, y algunas Las mujeres seguían a Jesús Mormonmujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes” (Lucas 8:1-3). María Magdalena parece haber sido la líder de las discípulas mujeres porque a ella se le menciona siempre en primer lugar en las listas de las mujeres (véase también Marcos 15:40, 47; 16:1; Juan 19:25). La descripción que estas mujeres “le servían de sus bienes” indica que ellas proporcionaban sustento material para Jesús durante su viaje. La palabra traducida aquí como “servían” (diakone?) es, sin embargo, también utilizada por Lucas como un nombre para describir el “ministerio (diakonia) de la palabra” de los apóstoles (Hechos 6:4). Este uso de Lucas puede sugerir que las mujeres también participaron en la enseñanza de la palabra. Estas mujeres discípulas también están notablemente presentes en la crucifixión y la tumba de Jesús, con María Magdalena que es la primera persona que vio a Jesús resucitado y la que anunció la resurrección a los discípulos (Juan 19:11-18).

Además, los evangelios describen una serie de otras mujeres, cuya fe las llevó a buscar a Jesús. La mujer Siro-fenicia, aunque era gentil, imploró a Jesús que sanara a su hija que estaba poseída con un demonio. Su compromiso con Jesús, a pesar de la respuesta negativa inicial de Jesús y sus discípulos, lo llevó a Jesús a declarar: “¡Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres!”. Y su hija fue sanada de inmediato (Mateo 15:21-28). La mujer con una efusión de sangre durante doce años, llegó a tocar una prenda de Jesús, a pesar de que ella sabía que un acto de ese tipo la haría ritualmente impura. Jesús, reconociendo “el poder que había salido de él”, inmediatamente se detuvo y buscó a la mujer. Le declaró: “Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote”. (Marcos 5:25-34). La mujer desconocida que llegó a la casa de Simón amó a Jesús mucho porque Él le había perdonado sus pecados. Ella llegó y ungió los pies de Jesús con sus lágrimas, los enjugó y los ungió con su cabello. Jesús le declaró a ella: “Tu fe te ha salvado; ve en paz” (Lucas 7:36-50).

Por último, tanto el evangelio de Lucas como el de Juan también mencionan a dos hermanas, María y Martha. Juan registra: “Y amaba Jesús a Marta, a su hermana [María] y a [su hermano] Lázaro” (Juan 11:5). Lucas dice que Martha recibió a Jesús en su casa durante la parte de su viaje mientras predicaba su Evangelio, cuando Jesús estaba camino a Jerusalén. Jesús entró en esa casa solamente esperando ser alimentados ya que Él y sus discípulos recibían la generosidad de otras personas durante este viaje (Lucas 8:3; 9:58; 10:4). Mientras permanecían en el hogar, María “se sentó a los pies del Señor, y escuchaba su enseñanza”. Algunos manuscritos incluyen un pronombre relativo en la oración que diría entonces, Mary “también se sentó a los pies del Señor”, (cursiva agregada), indicando que María se unió a su hermana en escuchar a Jesús. Las mujeres seguían a Jesús MormonEn el evangelio de Juan ambas hermanas son prominentes discípulas. Martha, junto con Pedro, es un ejemplo por excelencia de las personas que tienen testimonios de Jesús como el Cristo. Ella declara, “yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo” (Juan 11:27; cf. la declaración de Pedro en Juan 6:68-69). María muestra su devoción a Jesús al escuchar con atención a Su enseñanza (Lucas 10:39) y al untar Sus pies con ungüento caro y luego enjugar sus pies con sus cabellos (cf. la mujer desconocida que llevó a cabo un acto similar de devoción en Lucas 7:36-50). Aunque Judas critica sus acciones, Jesús dijo: “Déjala, para el día de mi sepultura ha guardado esto. A los pobres siempre los tendréis con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis” (Juan 12:7-8).

Después de la muerte de Jesús, las mujeres siguen desempeñando un papel activo en Su Iglesia. Lidia y Cloe puede haber sido patronas de las iglesias en Filipo y Corinto (Hechos 16:14-15, 1 Cor. 1:11). Lucas registra que un número significativo de mujeres se unieron a la Iglesia (Hechos 5:14, 8:12, 17:4, 12). Priscila participó junto a su esposo Aquila en la enseñanza del evangelio a Apolo (Hechos 18:24-26; véase también Rom. 16:3; 1Cor. 16:19). Aunque a veces Pablo regaña a las mujeres miembros de la Iglesia por su comportamiento (1 Cor. 14:34-35, 1 Tim. 2:9-15), las mujeres contribuyen a través de la oración y la profecía (1 Cor. 11:5; véase también Hechos 21:8-9), y es una mujer, Febe, “diaconisa de la iglesia en Cencrea”, a quien Pablo encomienda la ejecución de su central carta a los Romanos (Rom. 16:1-2).

Ben Witherington III

“El punto de vista de Jesús sobre las mujeres y sus roles no encaja claramente en ninguna de las categorías de Su época. Él no era un Qumranita, ni era un rabino tradicional en estos asuntos, aunque tenía ciertas cosas en común con ambos grupos. Su uso de las mujeres, tanto en forma ficticia como real, como ejemplos de fe para sus seguidores, y Su enseñanza sobre el honrar a los padres, ya tiene precedentes en la literatura rabínica. Su llamamiento de hombres y mujeres para el compromiso radical a Dios, en vista del establecimiento del Reino, tiene ciertas afinidades con las enseñanzas de Juan el Bautista y el Qumran. Sin embargo, en conjunto, y especialmente en vista de Su contexto judío, Jesús parece ser un reformador único y a veces, radical de las opiniones de las mujeres y las funciones que ellas tenían comúnmente entre su pueblo. Quizás esta es la verdadera razón por la cual el Tercer y Cuarto evangelistas se esfuerzan mucho para presentar a diversas mujeres como modelos religiosos para sus audiencias”. Ben Witherington III, La Mujer en el ministerio de Jesús: Un estudio de las actitudes de Jesús hacia las mujeres y sus funciones tal como se reflejan en su vida terrenal-en inglés (Cambridge: Cambridge University Press, 1984), pág. 126. El Dr. Witherington III es profesor de Interpretación del Nuevo Testamento en el Seminario Teológico de Asbury en Wilmore, Kentucky.

This entry was posted on 2 mayo 2008 at 8:15 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/63/%c2%bflas-mujeres-seguian-a-jesus/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “¿Las mujeres seguían a Jesús?”

  1. Domingo Morales dice:

    Dios les bendiga, buscaba orientacion sobre ese equipo de mujeres que seguian a Jesus y el Señor me trajo a su pagina. Adelante con su ministero

Deja un comentario