mormon-bibleLas cartas apócrifas que supuestamente dieron una descripción física de Jesús han sido reconocidas desde hace mucho tiempo como no-auténticas. Los autores posteriores al Nuevo Testamento a menudo dejaron vagar su imaginación en cuestiones que, o bien no fueron claras o estaban totalmente ausentes del Nuevo Testamento en sí, proporcionando a sus lectores información que los autores del Nuevo Testamento no proporcionaron. Mateo, Marcos, Lucas y Juan muy probablemente nunca imaginaron que los lectores en el siglo XXI estarían interesados en la estatura de Jesús, la longitud de su cabello, el color de sus ojos, o el color de su barba-si tenía una.

A menudo existe una sutil tensión entre la idea de Jesús como un modelo de perfección mental y física, y la idea expresada en Isaías que “le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos” (Isaías 53:2). Este pasaje plantea algunas preguntas intrigantes. ¿Qué quiere decir Isaías cuando dice que el Mesías mortal no tendría “hermosura”? ¿Y debemos considerar que el Jesús mortal puede haber tenido una apariencia que fue diferente del Señor físicamente perfeccionado y resucitado?

A través del tiempo, la deidad se ha representado como la manifestación directa de un determinado punto de vista de una cultura sobre la perfección física y mental. Las visiones de Cristo de los artistas Occidentales están, por lo tanto, generalmente basadas en su propia cultura y su propia sociedad y no en la cultura y la sociedad del primer siglo en Palestina judía. La cultura Occidental creó una imagen fija o estándar de Jesús a finales de la Edad Media, y si bien todas las sociedades modifican ligeramente la imagen, la representación básica se ha mantenido bastante constante desde entonces. Por supuesto, estas imágenes se basan en representaciones de un artista que no supo por experiencia propia cuál era la apariencia de Jesús, ni tuvo acceso a una auténtica descripción escrita por alguien que realmente lo conociera.

La gente de la antigüedad era generalmente susceptible a las enfermedades, carecía de buen cuidado dental y de oportunidades de higiene diaria que la mayoría de los occidentales modernos experimentan y esperan (shampoo, por ejemplo). Debido a las restricciones dietéticas, las personas eran generalmente más pequeñas que las que viven hoy. Después de todo, Jesús fue un judío que vivió en el Medio Oriente hace más de dos mil años. Él hablaba un idioma diferente y vivió en una cultura que en muchos aspectos era ajena a nuestras culturas modernas. Él tuvo limitadas experiencias culinarias-una falta de no sólo variedad en la dieta, sino también de calidad y cantidad (como carne fresca). Es probable que Él no hubiera cumplido nuestra norma moderna de un cambio diario de ropa limpia. Y sus hábitos de baño, sobre la base de su propia cultura, sin duda no habrían sido como nuestra actual obsesión por la limpieza. Su acceso a la atención médica y dental era limitado; por nuestras normas, y como la mayoría de sus paisanos de Nazaret y Capernaúm, Él rara vez experimentó los avances sanitarios romanos que se podían encontrar en Jerusalén o en otras grandes ciudades del imperio. Lo más probable es que fuera relativamente de baja estatura, comparado con muchos hombres de hoy, y que tuviera un rostro ovalado, rasgos angulares, cejas prominentes, ojos marrones, cabello negro o castaño, y una barba negra o castaña, aunque podrían haber existido genes recesivos de ojos azules y cabellos pelirrojos entre los antiguos judíos.

Derechos de autor © 2016 Jesucristo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.