Qué quiere decir ser coherederos con Cristo

Posted in Reflections on the Savior

Recuerdo el momento en que realmente interioricé que la salvación no es un juego de suma cero (si yo gano, tú pierdes o si tú ganas, yo pierdo). Adoctrinados por la cultura competitiva, inconscientemente sentía que tenía que ser “mejor” o “trabajar más duro” que todos los demás con el fin de ganar. Sin embargo, Jesús nunca delineó el Evangelio como una línea competitiva de mí contra todos los demás. Mi única competencia es la lucha para dominar y vencerme a mí mismo, y aun así, no me es posible aspirar a realizar esa tarea sin la gracia redentora de Jesucristo.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, frecuentemente llamada la Iglesia Mormona, enseña que “mediante la Expiación de Cristo, todo género humano puede ser salvarse, mediante la obediencia de las leyes y ordenanzas  del Evangelio (3er Artículo de Fe).

Una promesa de la gracia salvadora del Salvador es llegar a ser coherederos  con Él, un don concedido por Dios en la próxima vida.

¿Qué es ser coherederos con Cristo?

Debido a Su vida perfecta, ministerio, y estatus como primogénito de Dios, a Jesucristo se le prometió todo lo que el Padre tiene.  “Dios… en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo…” (Hebreos 1:2). Muchas culturas antiguas y modernas siguen el mismo patrón de herencia o primogenitura. Como el hijo más antiguo, pero no el hijo mayor, las prácticas de herencia me han interesado en los últimos años. Es raro que el hijo comparta patrimonio de la herencia con los otros hermanos. Y ¿cómo se puede realmente compartir la primogenitura con todo el mundo sin agotar la herencia de todos modos?

Para mí, la respuesta radica en el conocimiento y el poder de Dios o del Sacerdocio. La primogenitura que Jesucristo hereda no se compone sólo de “cosas.” Es la oportunidad de actuar con el poder de Dios. A medida que aprendemos a ser como el Salvador y en última instancia, al igual que Dios el Padre, ganamos Sus características. Dios autoriza el uso de Su Sacerdocio (el poder y la autoridad para actuar en su nombre) y creamos, ampliamos, avanzamos, continuamos como unidades familiares, y luego le damos la gloria y la honra al Padre.

Pablo explica muy bien este concepto en el capítulo 4 de Gálatas.

Y también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo, sino que está bajo tutores y mayordomos hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los principios elementales del mundo.

Más cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres más esclavo, sino hijo, y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo (Gálatas 4:1-7).

En su carta a los Romanos, Pablo declaró:

“Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Romanos 8:16-17).

El ministerio del Salvador demostró este principio. Jesús llamó a los doce apóstoles. Él les enseñó, como a niños, el verdadero Evangelio y les enseñó a hacer milagros a través de la fe y el poder de Dios. Los envió entre el pueblo para hacer las obras por sí mismos. Volvieron y el Maestro les enseñó más. A la hora señalada, Jesús expió, fue crucificado y resucitó. Después de Su resurrección, Él continuó enseñando a los apóstoles. A continuación, regresó al Padre y los Apóstoles, como hijos, llevaron adelante Su obra en la tierra, bajo Su guía divina. Jesús les entregó las llaves a ellos y ellos continuaron edificando el Reino.

Llegar a ser co-herederos con Cristo

Jesucristo-mormónDespués de Su resurrección, el Salvador visitó el continente americano y enseñó a las personas fieles las doctrinas que Él enseñó en Palestina. El Libro de Mormón registra Su desafío y promesa a ellos, y finalmente a nosotros:

Y sabed que vosotros seréis los jueces de este pueblo, según el juicio que yo os daré, el cual será justo. Por lo tanto, ¿qué clase de hombres habéis de ser? En verdad os digo, aun como yo soy. Y ahora voy al Padre. Y de cierto os digo, cualesquiera cosas que pidáis al Padre en mi nombre, os serán concedidas. (3 Nefi 27:27).

¡La fe que Él tiene en la humanidad es impresionante! Dios el Eterno Padre y Jesucristo nos dieron la manera de llegar a ser como ellos a través de mandamientos (reglas para la vida), convenios (promesas recíprocas de obligaciones cumplidas por los hombres y las mujeres y las bendiciones prometidas por Dios) y ordenanzas (actos rituales, como el bautismo, que enseñan literalmente y metafóricamente sobre el viaje del hombre de vuelta a la presencia de Dios). Ellos prometen el perdón de los pecados si nos arrepentimos en el nombre de Jesucristo. A medida que nuestra fe en Dios aumenta, nuestros deseos de ser más como Él también aumentan. ¡Nuestra relación se fortalece y lo conocemos !

He aquí, …quien ha oído las palabras de los profetas, sí, todos los santos profetas que han profetizado concerniente a la venida del Señor, os digo que todos aquellos que han escuchado sus palabras y creído que el Señor redimirá a su pueblo, y han esperado anhelosamente ese día para la remisión de sus pecados, os digo que éstos son su posteridad, o sea, son los herederos del reino de Dios. (Mosiah 15:11).

El profeta José Smith describió una visión del cielo que da una idea visual de las promesas de Dios:

Los cielos nos fueron abiertos, y vi el reino celestial de Dios y su gloria, mas si fue en el cuerpo o fuera del cuerpo, no puedo decirlo.  Vi la incomparable belleza de la puerta por la cual entrarán los herederos de ese reino, la cual era semejante a llamas circundantes de fuego;   también vi el refulgente trono de Dios, sobre el cual se hallaban sentados el Padre y el Hijo. Vi las hermosas calles de ese reino, las cuales parecían estar pavimentadas de oro. (Doctrina y Convenios 137:1-4).

Como Sus hijos , a cada uno de nosotros se nos promete todo lo que el Padre tiene. Sólo cuando estoy unificada con la voluntad de Dios puedo ser como Él , y Su voluntad es la salvación de todos Sus hijos . En lugar de ver la vida como una competencia , ahora me doy cuenta de la importancia de servir y levantar los que me rodean . Me levanté y me levantan ellos. Y junto con el Salvador , podemos regresar a la presencia de Dios para recibir Sus grandes y gloriosas promesas. ¡Sé que Dios vive y que Jesús es el Cristo! Si usted desea aprender más acerca de la Expiación del Salvador y de la gracia o de los mandamientos, convenios y ordenanzas necesarios para regresar a Dios, por favor póngase en contacto con los misioneros mormones para que le den información.

Recursos adicionales

El Señor Jesucristo en el Mormonismo

Este artículo fue escrito por

Delisa

 

 

Delisa

Soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Me he mudado 66 veces y no ¡me he cansado de experimentar esta hermosa tierra! Me encanta la gente , los idiomas, la historia,  la antropologías, y especialmente las culturas religiosas del mundo . Mi pasión de toda la vida  es el estudio y la búsqueda de simbolismo religioso, específicamente relacionados con antiguos y modernos templos . Mi marido Anthony y me encanta nuestro bulldog Wellington, aventuras , viajes, películas , motociclismo, y el tiempo con amigos y familiares.

This entry was posted on 1 agosto 2013 at 10:59 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/2416/que-quiere-decir-ser-coherederos-con-cristo/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario