La necesidad de la expiación de Jesucristo

Camina conmigo por Greg Olsen mormon

Camina conmigo por Greg Olsen

La muerte ha llegado a ser el patrimonio universal, ésta puede reclamar a su víctima en la infancia o en la juventud, en la flor de la vida, o puede aplazarse hasta el anochecer de nuestros días, puede suceder como resultado de un accidente o enfermedad, por violencia, o como decimos, por causas naturales, pero debe llegar, como bien sabe Satanás, y en este conocimiento yace su presente, aunque temporal triunfo. Pero los propósitos de Dios, siempre han sido y siempre serán infinitamente superiores a los designios más profundos de los hombres o demonios, y las satánicas maquinaciones para hacer de la muerte algo inevitable, perpetuo y supremo se presentaron incluso antes de que se creara al primer hombre. La expiación de Jesucristo fue ordenada para superar la muerte y proporcionar un medio de rescate del poder de Satanás.

Como el incidente de castigo a la caída llegó a la raza humana a través de un acto individual, sería manifiestamente injusto, y por tanto, imposible como parte del propósito divino, hacer que todos los hombres sufran las consecuencias sin posibilidad de liberación. Además, ya que por la transgresión de un solo hombre el pecado entró al mundo y la muerte se aplica a todos, por lo tanto es consecuente con razón que la expiación necesariamente deba ser causada por una persona.* “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. … Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.” (Romanos 5:12,18) Así enseña el apóstol Pablo, y, además: “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” (1 Corintios 15:21-22).

La expiación iba a ser claramente un sacrificio indirecto, voluntario e inspirado en el amor por parte del Salvador, universal en su aplicación a la humanidad siempre y cuando el hombre acepte los medios de liberación colocados a su alcance. Para esa misión sólo se podía elegir a alguien sin pecado. Incluso las víctimas del altar de la antigua Israel ofrecidas como propiciación provisional por las ofensas del pueblo bajo la ley mosaica tenían que ser limpias y desprovistas de mancha o imperfecciones; de otro modo eran inaceptables y el intento de ofrecerlos era sacrilegio (véase Levítico 22: 20, Deuteronomio 15:21, comparar con Hebreos 9:14, 1 Pedro 1:19). Jesucristo era el único Ser que cumplía las exigencias del gran sacrificio:

1 – Como el único Hombre sin pecado;

2 -Como el Unigénito del Padre y, por tanto, el único Ser nacido en la tierra que poseía en su plenitud tanto los atributos de Divinidad como de humanidad;

3 -Como Aquel que había sido elegido en los cielos y preordinado para este servicio.

¿Qué otro hombre no ha tenido pecado y, por lo tanto, ha estado totalmente exento del dominio de Satanás, y a quien la muerte, el precio del pecado, no lo ha vencido naturalmente? Jesucristo se topó con la muerte como otros hombres lo han hecho -el resultado del poder que Satanás ganó sobre ellos a través de sus pecados-Su muerte solo habría sido una experiencia individual, expiatoria en ningún grado de ningún delito o falta más que los Suyos. La absoluta falta de pecado de Cristo lo hizo elegible, su humildad y voluntad lo hizo aceptable para el Padre, como el sacrificio expiatorio por el cual se podría hacer propicio por los pecados de todos los hombres.

¿Qué otro hombre ha vivido con el poder para resistir a la muerte, sobre quien la muerte no pudo prevalecer, salvo por su propia sumisión? Aún así, Jesucristo no pudo ser asesinado hasta que su “hora haya llegado” y así, la hora en que Él entregó voluntariamente Su vida, y permitió Su propio deceso a través de un acto de voluntad. Nacido de una madre mortal Él heredó la capacidad de morir; engendrado por un Padre inmortal Él poseía como un patrimonio el poder para resistir la muerte indefinidamente. Él literalmente dio Su vida; en este sentido es Su propia afirmación: “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” (Juan 10:17-18). Y más aún: Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo (Juan 5:26). Sólo tal Ser puede vencer la muerte, en ninguno salvo Jesús el Cristo se realizó esta necesaria condición de un Redentor del mundo.

¿Qué otro hombre ha llegado a tierra con tal nombramiento, vestido con la autoridad de tal preordinación? La misión expiatoria de Jesucristo no fue asumida por Sí mismo. Es cierto, Él se ofreció a Sí mismo cuando se hizo el llamado en los cielos; es cierto, Él había sido aceptado, y en su debido momento llegó a la tierra para llevar a efecto los términos de esa aceptación, pero fue elegido por Alguien superior que Él. La carga de Su confesión de autoridad siempre fue en el sentido de que Él actuaba bajo la dirección del Padre, como testigo están estas palabras: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”(Juan 6:38). “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.” (Juan 4:34). “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.” (Juan 5:30)

* La redención por Efecto de la Caída – El “mormonismo” acepta la doctrina de la Caída, y la narración de la transgresión en el Edén, como se establece en el Génesis, pero afirma que nadie más que Adán es, o será responsable de su propia desobediencia; que la humanidad en general, está totalmente eximida de la responsabilidad por tal ‘pecado original’, y que cada uno tendrá que responder por sus propias transgresiones; que la caída fue previamente conocida por Dios, que tuvo un buen efecto por el cual se debía inaugurar la condición necesaria de la mortalidad, y que se proveyó un Redentor antes de que el mundo fuese; que la salvación general, en el sentido de redención de los efectos de la caída, llega a todos sin buscarla; pero que la salvación individual o rescate de los efectos de los pecados personales ha de ser adquirida por cada uno por la fe y buenas obras a través de la redención de realizada por Jesucristo.

James Talmage, Jesús el Cristo y Filosofía del Mormonismo

This entry was posted on 9 julio 2008 at 1:45 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/127/la-necesidad-de-la-expiacion-de-jesucristo/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario