Las mujeres en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Cuando Jesucristo organizó Su iglesia en la tierra, eligió sólo a hombres para que sean Sus apóstoles. Sin embargo, esto no fue porque las mujeres no fueran importantes o porque Él estuviera discriminándolas. El apostolado es una función del sacerdocio, y sólo los hombres poseen el sacerdocio. Sin embargo, el apostolado es sólo una manera de servir a Dios y hay muchas otras. A medida que estudiamos el Nuevo Testamento, vemos que Jesucristo sostuvo a las mujeres en alto y las hizo parte esencial de Su evangelio. Fue a una mujer a quien le reveló por primera vez Su verdadera identidad como el Salvador y fue a una mujer a quien se le apareció por primera vez como un ser resucitado. Él enseñó a María y a Martha que las mujeres debían ser estudiosas del evangelio así como las amas de casa y que ambos papeles tenían igual importancia. Nombró a varias mujeres entre Sus más cercanos amigos y les habló como gente que era importante y como gente que podía vivir una vida de fe, conocimiento y servicio.

Enseñanza-mormonaLos mormones en tiempos modernos siguen las enseñanzas de Jesucristo. Mormón es un apodo en ocasiones aplicado a los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Los hombres poseen el sacerdocio, pero el sacerdocio es solamente un método de servir a Dios. Los mormones tienen un clero laico y por lo tanto el sacerdocio no viene con un pago y no es similar al sacerdocio profesional operado por la mayoría de las demás iglesias. Los deberes del sacerdocio son realizados en el tiempo “libre” después que los poseedores han completado sus días en el trabajo y la escuela. Los poseedores del sacerdocio no pueden utilizar su sacerdocio para bendecirse a sí mismos. Si un poseedor del sacerdocio se enferma y desea recibir una bendición de salud, por ejemplo, debe encontrar a otros dos poseedores del sacerdocio para que se lo den. Él no puede utilizarlo para curarse a sí mismo.

El sacerdocio no se trata de poder. Los poseedores del sacerdocio siempre responden a los que están por encima de ellos y éstos a su vez responden a Dios. No tienen el poder para hacer doctrina; sólo Dios puede hacerlo. Simplemente siguen Sus mandamientos e instrucciones. Un obispo de la congregación (similar a un pastor) no puede elegir la doctrina que se enseñará o se honrará. Sólo puede practicar el liderazgo inspirado para realizar la misión de la iglesia, la cual es decidida desde lo alto, a medida que los profetas se comunican con Dios.

¿Qué hacen las mujeres en la Iglesia? A diferencia de otras iglesias conservadoras, a las mujeres mormonas se les permite orar y predicar. Debido a que el mormonismo tiene un clero laico, el obispo no da el sermón semanal. En lugar de ello, se invita a los miembros comunes de la Iglesia a dar un discurso. La mayoría de los miembros en promedio hablan una vez al año. Los niños hablan, desde los tres años, en su reunión de la primaria para niños. Desde los doce años en adelante, hablan en el servicio de adoración regular. Estos sermones, llamados discursos, duran alrededor de dos minutos y medio para los niños, cerca de cinco minutos para los adolescentes y de diez a veinte minutos para los adultos, dependiendo de cuántos discursantes haya ese día. La mayoría de reuniones incluye un adolescente y dos adultos discursantes. Las oraciones de apertura y de clausura son también ofrecidas por los miembros, con un líder invitando a alguien a ofrecer las oraciones antes de que la reunión empiece. Tanto hombres y mujeres pueden ser invitados a ofrecer estas oraciones.

Otra responsabilidad de los ministros en otras religiones el ministrar a los que están enfermos, tristes o solos. A principios de la historia de la Iglesia, las mujeres de la Iglesia fueron a José Smith, el primer profeta moderno y sugirieron organizar una organización de mujeres similar a las que estaban surgiendo por todo el país, con una constitución formal. José sugirió que el Señor tenía algo mejor en mente para ellas. Él quería que se organizaran bajo un patrón establecido por el sacerdocio, con la autoridad plena de Dios para llevar a cabo la obra del Señor, para predicar el evangelio y para ministrar a los necesitados. Esta organización hoy en día se llama la Sociedad de Socorro y todas las mujeres adultas son incluidas en ella automáticamente.

Su responsabilidad especial es la de servir a los necesitados. Aunque los quorumes del sacerdocio hacen una gran cantidad de servicio, las mujeres son particularmente destacadas por su obra en este campo. Su organización es dirigida por una presidencia de tres mujeres (una presidenta y dos consejeras) y una secretaria. También hay mujeres llamadas a cubrir una variedad de otros puestos en la organización, incluyendo enseñar, organizar el servicio caritativo, ejecutar un programa de alfabetización y supervisar el único y premiado programa de Maestras Visitantes.

Most women in the church are visiting teachers. They work with a companion and visit several women each month. They are asked to get to know the women they visit and to serve them in any way they can. Good friendships often develop from this program. Women who are new to an area have someone they can feel comfortable calling on when they need help but haven’t made friends yet. Elderly women are checked on often—women with special needs receive more frequent visits and telephone calls, with some elderly women who live alone being checked on daily.

La mayoría de mujeres en la iglesia son maestras visitantes. Trabajan con una compañera y visitan a varias mujeres cada mes. Se les pide que lleguen a conocer a las mujeres que visitan y a servirles en cualquier forma que puedan. A menudo se desarrollan buenas amistades de este programa. Las mujeres que son nuevas en un área tienen a alguien con quien se pueden sentir cómodas de llamar cuando necesitan ayuda pero no han hecho amigas aún. Las mujeres adultas mayores son visitadas seguido, las mujeres con necesidades especiales reciben visitas y llamadas telefónicas más frecuentes, con algunas mujeres adultas mayores que viven solas siendo visitadas a diario.

Las mujeres en la Iglesia también sirven en otras organizaciones desde nivel congregacional hasta internacional. Para las mujeres en el nivel internacional, el trabajo es a tiempo completo, pero al igual que los hombres que sirven a tiempo completo, no es remunerado porque la Biblia nos advierte contra el beneficio financiero del servicio de la Iglesia. Si hay una necesidad económica, pueden recibir un modesto estipendio que no se paga con el dinero de los diezmos.

Hay mujeres que dirigen, hablan, oran y sirviendo en toda la iglesia. Como en los días de Jesucristo, las mujeres mormonas son consideradas responsables de aprender el evangelio a niveles altos y servir a Dios en cualquier manera que Él les pida servir.

El video a continuación presenta a Julie Beck, ex presidenta internacional de la Sociedad de Socorro, hablando acerca del papel de la Sociedad de Socorro.

Etiquetas: , , , ,

This entry was posted on 1 septiembre 2012 at 2:54 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/1188/las-mujeres-en-la-iglesia-de-jesucristo-de-los-santos-de-los-ultimos-dias/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario