¿Qué es la plenitud del Evangelio?

Los mormones (un apodo para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) a menudo usan el término “plenitud del evangelio”. Los mormones se refieren a los tiempos modernos como la dispensación de la plenitud de los tiempos, refiriéndose al hecho de que el evangelio de Jesucristo ha sido restaurado en su plenitud.

Adán y Eva enseñando a sus hijos mormon

Adán y Eva enseñando a sus hijos – Del Parson

Las creencias mormonas enseñan que a Adán y Eva, las primeras personas que vivieron sobre la tierra, se les dio la plenitud del evangelio. Ellos lo compartieron con sus hijos. Sin embargo, a las personas a menudo les es difícil vivir la plenitud del evangelio, y por tanto, periódicamente la plenitud del evangelio fue reemplazado con leyes preparatorias, tales como la Ley de Moisés, para ayudar a las personas a progresar a tal punto que ellas pudieran vivir la plenitud del evangelio. Además, las verdades estaban algunas veces perdidas. Siempre han existido aquellos que desean que Dios cambie la verdad por algo más placentero para ellos, y periódicamente, aquellas falsas creencias se han esparcido entre las personas. Durante estos tiempos, Dios a menudo retira los profetas, lo cual también quita el acceso a la palabra de Dios. Esto se conoció como apostasía, ya que las personas habían escogido apostatar al ignorar o cambiar la palabra de Dios. Sin embargo, Dios nunca permite que la apostasía dure para siempre. Cada vez, Él finalmente devuelve los profetas a la tierra, como lo podemos ver a medida que estudiemos la Biblia.

Su evangelio se estableció primero en la tierra empezando con Adán y se ha enseñado en cada dispensación a través de profetas como Enoc, Noé, Abraham, Moisés y otros.

Cada uno de estos profetas predijo la venida de Jesucristo para expiar por los pecados del mundo. Esas profecías se han cumplido. El Salvador estableció Su Iglesia. Él llamó a Sus Apóstoles y estableció Su sacerdocio. Lo que es más importante, Él depuso Su vida y la volvió a tomar para que todos resucitáramos otra vez, llevando a cabo así el sacrificio expiatorio. Pero ese no fue el final.

Después de la Resurrección del Salvador, Él comisionó a Sus Apóstoles para que dirigieran la Iglesia y administraran las ordenanzas del Evangelio. Fieles a este encargo, ellos fueron perseguidos, y algunos fueron finalmente martirizados. Como resultado, la autoridad del sacerdocio del Señor ya no estaba en la tierra, y el mundo cayó en la oscuridad espiritual. En los siglos que siguieron, los hijos de Dios tenían la Luz de Cristo, podían orar, y podían sentir la influencia del Espíritu Santo. Pero la plenitud del Evangelio se había perdido. No había nadie en la tierra con el poder y autoridad para dirigir la Iglesia o realizar ordenanzas sagradas, como el bautismo, el conferir el don del Espíritu Santo, y las ordenanzas salvadoras del templo. A casi todo el mundo se le negó el acceso a las Escrituras, y la mayoría de las personas eran analfabetas (Robert D. Hales, “Preparativos para la Restauración y la Segunda Venida:” Mi mano estará sobre ti ‘ “, Liahona, nov 2005, 88-92)

Los mormones llaman a esto la Gran Apostasía. Fue muy larga y muy minuciosa. Podemos ver el impacto de este tiempo a medida que miramos a nuestro alrededor en la tierra. Aun cuando los apóstoles estaban en la tierra, la apostasía estaba empezando, y los apóstoles lamentaban la pérdida de personas e incluso naciones enteras debido a la apostasía. Hoy, al observar el paisaje de nuestro país, vemos cientos de iglesias, todas enseñando cosas diferentes y la mayoría dicen tener la verdad. Esto sucedió porque la verdad se perdió y la gente tenía que tratar de decidir por sí mismos lo que era cierto y lo que no lo era. A menudo, estas decisiones se tradujeron en la formación de nuevas iglesias cristianas con nuevas creencias que no se encuentran en la Biblia o en la iglesia, tal como existía cuando Cristo estuvo en la tierra e incluso se oponen directamente a esas enseñanzas. Dado que Dios no es un Dios de confusión, y dado que la verdad es importante para Él, como podemos ver por las muchas referencias a ella en la Biblia, sabemos que es importante para Dios lo que creemos y nuestra forma de actuar sobre la base de la verdad que Jesucristo enseñó mientras estuvo sobre la tierra.

Sin embargo, Dios empezó a preparar a Su pueblo para la restauración de la profecía y la plenitud del evangelio. La alfabetización aumentó y la imprenta hizo posible que la gente leyera la Biblia por sí misma. Empezaron reformas que desafiaron las tradiciones de algunas religiones de larga data.

En la década de 1700, se formó una nación que garantizaba la libertad de religión. Esto hizo posible que se produjera una restauración. Por último, en la década de 1800, el mundo estaba listo para que se produjera la restauración. José Smith, un adolescente en el estado de Nueva York, vivió en un momen

Etiquetas: , , , ,

This entry was posted on 28 febrero 2010 at 10:43 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/692/%c2%bfque-es-la-plenitud-del-evangelio/feed feed. Both comments and pings are currently closed.

Los comentarios están cerrados.