Parábolas de Jesús

Las Parábolas de Jesús

Una parábola es un simple relato que se usa para ilustrar y enseñar una verdad espiritual o un principio. Una parábola se basa en la comparación de un objeto ordinario o un evento con una verdad, y el significado subyacente o el mensaje de una parábola se oculta a menudo a los oyentes que no están preparados espiritualmente para recibirlo (Mat. 13: 10-17).

Cristo enseñaba con frecuencia mediante parábolas.  Se narran Sus parábolas en los cuatro evangelios de la Biblia.  La siguiente es la lista de las parábolas de Cristo y en donde se hallan en la versión Reina Valera de la Biblia.

jesús-mormónLa parábola del sembrador: Esta parábola muestra lo qué sucede cuando diferentes tipos de personas escuchan el evangelio. En algunos, el evangelio echa raíces, se nutre a través de los esfuerzos del creyente y se profundiza en el compromiso. Para otros el evangelio echa raíz, sin embargo nunca se nutre, y la fe decae. En otros, el evangelio es predicado a los oídos sordos y corazones duros los cuales proporcionan un ambiente inhóspito para que el testimonio crezca — Mat. 13: 3-9, 18-23, Marcos 4: 3-9, 14-20, Lucas 8: 4-8, 11-15

La parábola del trigo y la cizaña: El Señor permite que los rectos y los malos crezcan hasta madurar juntos, hasta que estén completamente maduros, ya sea en la bondad o en la maldad. Luego Él separará el trigo (los buenos) de la cizaña (los malos, los cuales aparecen ser el trigo al principio), y quemará los malos en el último día —  Mat. 13:24-30, 36-43, Marcos 4: 26-29

Parábola de la semilla de mostaza: La semilla de mostaza es pequeña, pero perfectamente obediente a la voluntad del Señor. Crece hasta convertirse en una gran planta que contrasta con el diminuto tamaño que tenía como una semilla. Así el reino del Señor crecerá desde orígenes humildes — Mat. 13: 31-32, Marcos 4: 30-32, Lucas 13: 18-19.

La parábola de la levadura: La levadura en algunas escrituras representa la ”mala inclinación” del hombre, pero en este caso, representa el reino del Señor. Una mujer añade un poco de levadura a cada una de tres medidas de harina, y todas ellas se levantaron. Por lo tanto, el evangelio es recibido por una persona en una ciudad, cinco en un país, pero todo el mundo es bendecido — Mat. 13: 33, Lucas 13: 20-21.

El tesoro en el campo: El reino de los cielos es semejante a un gran tesoro. Debemos hacer todo lo necesario para conseguirlo, incluso deshacernos de los tesoros terrenales a favor de aquél que es del cielo — Mat.13: 44.

La perla de gran precio: Una vez más, el reino de los cielos es como un tesoro. Para alcanzarlo, hay que vender todas las cosas mundanas —Mat. 13: 45-46.

La red del pescador: El pescador recoge peces de toda clase en su red, guarda los buenos, y echa fuera a los malos. En el juicio final será lo mismo, los malvados serán arrojados al fuego — Mat. 13: 47-50.

El padre de familia: Un escriba instruido en las verdades del reino de Dios saca de su tesoro tanto cosas nuevas como viejas al igual que un padre de familia lo hace en su casa — Mat.13: 51-52.

No más perdida, de Greg Olsen MormonLa parábola de la oveja perdida: El Señor se preocupa por Sus hijos tanto como el pastor que cuida de sus ovejas. Un buen pastor dejará a las ovejas y buscará a la única oveja perdida. El Señor se regocija cuando un hijo extraviado es hallado y devuelto a la grey — Mat. 18: 12-14, Lucas 15: 1-7.

La parábola de la moneda perdida: Al igual que la parábola de la oveja perdida, una mujer se regocija con sus amigos cuando ella encuentra su dracma perdida. En el cielo se regocijan por el alma de una persona que se arrepiente — Lucas 15: 8-10.

El hijo pródigo: Al igual que las parábolas de la moneda perdida y la oveja perdida, el padre se regocija cuando su hijo pródigo vuelve. No importa cuán bajo el hijo cayó, ni los pecados que él cometió. El padre todavía está dispuesto a recibirlo con gozo, cuando el hijo se humilla y vuelve a casa  — Lucas 15: 11-32

El siervo injusto: El Señor nos perdona a nosotros,  incluso mientras estamos profundamente en deuda con él. Sin embargo, Él no lo hará, si nos negamos a perdonar a los demás — Mat. 18: 23-35.

Good-Samaritan-MormonEl buen samaritano: Hay muchos mensajes en el relato del buen samaritano. El relato es una respuesta a la pregunta: “¿Quién es mi prójimo?” La pregunta seguida del consejo de Cristo de amar al prójimo como a sí mismo. Los samaritanos eran odiados por los judíos porque ellos no eran de  sangre israelita pura y habían tratado de impedir la construcción del templo después de la cautividad babilónica. Sin embargo, el samaritano en el relato está dispuesto a ayudar a un extraño que es, probablemente, un israelita. Los sacerdotes han pasado ya cerca del hombre herido. Los sacerdotes habrían tenido que estar aislados durante 30 días si hubieran ayudado al hombre, porque ellos se hubieran vuelto impuros. Aún, guardando la letra de la ley, ellos no pudieron guardar el espíritu de la ley —Lucas 10: 25-37.

El mayordomo infiel: Esta es la parábola más difícil de analizar y las opiniones varían en cuanto a su significado. El mayordomo infiel está en peligro de perder su trabajo, pero él él perdona una parte de la deuda de los deudores del Señor y por lo tanto gana el favor del Señor. — Lucas 16: 1-8.

Lázaro y el hombre rico: Lázaro era un mendigo que languidecía frente a la casa del rico, al no recibir la ayuda del hombre rico. En la otra vida, Lázaro fue bendecido, pero el hombre rico fue quemado en el infierno. El hombre rico rogó que Lázaro pudiera traer agua, pero un gran abismo los separaba por lo que la petición era imposible de cumplir. El rico pidió que Lázaro pudiera volver de entre los muertos y advirtiera a sus hermanos, no vaya a ser que ellos continuaran con una vida egoísta y perecieran eternamente. Pero el Señor le respondió que si las personas no escuchan a los profetas, tampoco ellos escucharían a Lázaro — Lucas 16: 14-15, 19-31.

El juez injusto: Una viuda importuna a un juez para obtener una reparación. Aunque el juez es injusto, él responde a sus necesidades porque ella es muy persistente. El Señor no es injusto. Él responderá a sus elegidos. Tenemos que importunarle a Él en oración — Lucas 18: 1-8.

Jesus-Christ-Lamb-MormonEl buen pastor: En esta parábola, Cristo se define a Sí mismo como el buen pastor. Sus ovejas conocen Su voz; Él es su protector. El buen pastor está dispuesto a dar su vida por sus ovejas. Jesús confunde a Sus oyentes al afirmar que también es la puerta del redil de las ovejas y luego al afirmar que Él podía dar Su vida y volverla a tomar. Nadie hasta ese momento había resucitado, por lo que los fariseos no podían comprender lo que Jesús estaba hablando — Juan 10: 1-21. Cristo visitó a los pueblos del Libro de Mormón, después de Su resurrección y les dijo que eran también Sus ovejas. Él había dicho a los judíos que tenía otras ovejas que no eran de aquel redil, pero ellos no lo entendieron — 3 Nefi 15: 17-24.

Los obreros de la viña: Esta parábola ha sido explicada de diferentes maneras, pero probablemente hace diferencia entre los judíos, quienes eran el pueblo elegido original, y los gentiles, a quienes el evangelio fue llevado después en la historia, pero quienes heredarán la misma gloria — Mateo 20: 1-16, Marcos 10: 31.

Minas: La parábola de las minas es muy similar a la parábola de los talentos (talentos eran unidades de dinero). A los que “tienen mucho”, se les dará más y aquellos que ”tienen poco”, lo poco que tienen se les quitará. Esto se refiere al aumento de los dones que nos ha dado el Señor. Si usamos nuestros dones en Su servicio, ellos se magnificarán. Los que hacen esto serán recompensados ​​en el cielo — Lucas 19: 11-27.

Dos hijos: En esta parábola, Jesús compara a los que parecen estar dispuestos pero que no cumplen, con aquellos que son rebeldes, pero que luego se arrepienten y hacen la obra del Señor. Jesús dice que el arrepentido ganará el reino, poniendo al pecador arrepentido en mejor lugar que los fariseos — Mat. 21: 28-32.

Los labradores malvados: El Señor estableció su viña y la dejó en manos de los labradores. Envió a sus siervos para chequearlos, pero ellos fueron maltratados por los labradores. Por lo que el Señor envió a su Hijo, a quien mataron los labradores. Los judíos maltrataron a los profetas y luego habrían de crucificar a Cristo. Luego Jesús declara ser la Piedra de Israel, sobre quien el reino se construye — Mat. 21: 33-46, Marcos 12, 1-12, Lucas 20: 9-19.

La boda del hijo del rey: El rey invita a todo tipo de invitados a la boda de su hijo. Muchos se niegan a venir. Algunos matan a los siervos que él envía para invitarlos (los profetas). Algunos vienen pero no son dignos o no están preparados. Esta parábola termina con la frase: “Muchos son los llamados pero pocos los escogidos”. El Señor nos invita a todos a formar parte de su reino, pero pocos calificarán para la vida eterna en su presencia — Mat. 22: 1-14, Lucas 14: 7-24.

Parable-Ten-Virgins-MormonLa parábola de las diez vírgenes: Las diez vírgenes representan a la Iglesia. Están todas invitadas a la fiesta de bodas. Las representaciones de bodas son comunes en las Escrituras, con Cristo, estando casado con la Iglesia. El novio (Cristo) demora Su venida. La mitad de las vírgenes no tienen suficiente aceite (fe, testimonio) para perseverar hasta el fin, por lo que no califican para estar con Cristo cuando Él venga. En Doctrina y Convenios, el Señor se refiere a la parábola y tiene esto que decir en parte, “Porque aquellos que son prudentes y han recibido la verdad, y han tomado al Santo Espíritu por guía, y no han sido engañados, de cierto os digo que éstos no serán talados ni echados al fuego, sino que aguantarán el día”. — Mat. 25: 1-13, Lucas 12: 35-36, D&C 45: 56-59.

La parábola de los talentos: Al igual que la parábola de las minas, el Señor nos hará responsables de los dones que Él nos ha dado. Debemos usar esos dones para servir en Su reino terrenal, sobre todo para servir a nuestros semejantes. El Señor dice: ”Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” — Mat. 25: 14-30.

La parábola de las ovejas y los cabritos: El Señor separará a los justos y a los impíos y los justos serán exaltados. Jesús llama a las ovejas justas, porque ellas escuchan la voz del pastor, mientras que los cabritos siguen su propio camino. Las ovejas son los que siguen al pastor y sirven como “sub-pastores”, cuidando por sus otras ovejas. Cualquier servicio que demos a nuestros semejantes en el nombre de Cristo, es como si lo hiciéramos al Salvador. — Mat. 25: 31-46.

La parábola de la torre: Esta parábola se encuentra en la sección 101 de Doctrina y Convenios. La parte principal de la parábola está en los versículos 43-54 en los cuales el Señor la presenta con esta frase: “Y ahora os manifestaré una parábola para que sepáis mi voluntad en cuanto a la redención de Sión”. El Señor deja la viña en las manos de sus siervos y les manda a construir una cerca alrededor de ella y posteriormente a construir una torre de vigilancia. Al ver que es tiempo de paz, los siervos no ven la necesidad de la torre de vigilancia y no logran terminar su construcción. El enemigo viene y saquea la viña. El Señor dice que si se habría completado la torre, se habría visto al enemigo cuando estaba “todavía muy lejos.” Los ladrillos de la torre son los mandamientos de Dios. Si los dejamos en el suelo, nunca tendremos la torre construida, y no seremos capaces de discernir los ataques de Satanás.

This entry was posted on 10 mayo 2012 at 6:36 am and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/977/parabolas-de-jesus/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Responses to “Parábolas de Jesús”

  1. orlando rangel gongora dice:

    hola les mando saludos a todos les pido que siempre hay que creer en dios todo poderoso porque es siempre nos guia por el camino del bien.

  2. christian dice:

    hno…muy bueno tu trabajo…es bueno saber que hay miembros que dedican su tiempo en el internet a cosas buenas( dar a conocer el evangelio )saludos y gracias…bye

  3. victor zarate dice:

    yo me llamo victor y el dia de hoy pertenesco a los hijos de Dios le he asectado como mi padre y a Jesuscristo como mi salvador

Deja un comentario