Embajadores de Cristo

Por Keith Lionel Brown.

En 2 Corintios 5:20 el apóstol Pablo nos invoca a ser embajadores de Cristo, pero ¿qué significa eso realmente? El diccionario Webster define la palabra embajador como “representante de un país en una tierra extranjera”. Así como un embajador de un país vive en un país extranjero y muestra a todos los que viven allí lo increíble que es su país de origen, como cristianos, nuestro hogar eterno está en el cielo, y nuestra responsabilidad como embajadores de Cristo es mostrar a la gente lo maravilloso que nuestra hogar eterno será a través de la vida que vivimos y el ejemplo que nosotros ponemos delante de ellos.

Jesus-Wounds-Apostles-mormonComo embajadores de Cristo, tenemos la importante responsabilidad de llevar su mensaje de reconciliación al mundo. Ya no somos extraños, extranjeros o enemigos, porque hemos puesto nuestra confianza total en él. Debido a que hemos sido reconciliados con Dios, Él nos da ahora la oportunidad de animar a otros a hacer lo mismo.

Así que, ¿por qué vamos a ser embajadores? Una razón básica para ser un embajador se debe a la gran comisión que Cristo dio a sus discípulos, y también ha dado a nosotros como a sus discípulos de hoy en día. En Marcos 16:15-18 se nos dice que, ” Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado. Y estas señales seguirán a los que creyeren: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos y, si bebieren cosa mortífera, no les dañará; sobre los enfermos impondrán sus manos, y sanarán”.

No podemos mantener la buena nueva para nosotros mismos – pues debe ser algo que sea contagioso – que necesita para propagarse como un fuego ardiente. En Mateo 10:25-28, el Salvador nos enseña: ” Bástale al discípulo ser como su maestro y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa? Así que, no los temáis, porque nada hay encubierto que no haya de ser manifestado, ni oculto que no haya de saberse. Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a plena luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas. Y no temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar al alma; más bien temed a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”.

Sin embargo, antes de que podamos ser embajadores, tenemos que saber quién o qué estamos representando. Por ejemplo, si tomamos un trabajo como embajador de un país del que no sabemos nada o no hayamos visitado alguna vez, no seríamos capaces de llevar a cabo nuestros deberes muy bien como un embajador. Estaremos operando en la oscuridad por así decirlo. Del mismo modo, para que podamos hacer un buen trabajo de representar a Cristo a un mundo incrédulo pues  primero tenemos que pasar  tiempo para conocerlo  podemos pasar tiempo con él sobre una base regular , la lectura y el estudio de Su Palabra, pasar tiempo en oración, y cada vez más estar más cerca de él.

Algunas de las cualidades y características de un buen embajador de Cristo son los siguientes:

  1. Un embajador no se auto-designa, es nombrado por Cristo (2 Corintios 5:18-20).
  2. Un embajador no tiene que preocuparse de mantenerse a sí mismo. Se da cuenta de que el Señor llama, también los prepara y suministra de todas sus necesidades (Efesios 1:3, Filipenses 4:19).
  3. Un embajador tiene instrucciones claras en forma escrita, la Biblia (2 Timoteo 3:16).
  4. Un embajador no puede tomar los insultos de manera personal; es aceptado o rechazado, no por sus propios méritos, sino por quien representa (Juan 15:19-21).
  5. Un embajador no entra en un país para obtener beneficios para sí mismo. Sus esfuerzos se gastan en todo el servicio al Señor y darle la gloria a su nombre mediante el intercambio de buenas noticias, que es el Evangelio de Jesucristo (2 Corintios 5:15).
  6. Un embajador sabe que él es el representante personal de otra persona, todo lo que él dice y hace una reflexión sobre la persona que lo envió (Juan 13:35; 17:23).
  7. La perspectiva de un embajador es el servicio, su perspectiva es la recompensa. Es comisionado para el servicio y será recompensado (Mateo 5:12; 2 Juan 1:8, Apocalipsis 22:12).
  8. El fundamento de un embajador es un fundamento seguro, ya que se basa en “la roca de nuestro Redentor, que es Cristo, el Hijo de Dios” y porque está construida sobre esta base, no puede caer (Helamán 5:12).

Ser un embajador de Cristo no significa que tengamos que pararnos en esquinas de las calles locales con enormes pancartas “Conviértase o quémese”. Ser un embajador de Cristo simplemente significa que nos esforzamos por ser como él en todo lo que decimos y hacemos. Esto significa que tenemos un corazón de siervo y estar dispuestos a servir a nuestros semejantes. Al tener un corazón de siervo nosotros: (1) somos buenos y compasivos para todos los que conocemos, (2) desafiamos lo que está mal, (3) hablamos de la verdad, (4) somos alegres, (5) negamos a ajustarse a las normas de la sociedad , (6) tenemos control de nosotros mismo, (7) somos espontáneos y creativos, (8) vivimos la vida en toda su plenitud, (9) hacemos las cosas para agradable a Dios y no el hombre, y (10) pensamos en los demás en lugar de nosotros mismos. Como buenos embajadores de Cristo, tenemos la mentalidad de que no todo es acerca de nosotros mismos, sino que se trata de servir y ayudar a los demás.

Nosotros deberíamos de recordar las palabras del Rey Benjamín en esta poderosa escritura cuando él se presenta en su audiencia con una pregunta: “Pues he aquí, ¿no somos todos mendigos? ¿No dependemos todos del mismo Ser, sí, de Dios, por todos los bienes que tenemos; por alimento y vestido; y por oro y plata y por las riquezas de toda especie que poseemos?”(Mosíah 4:19), él continúa diciendo a los demás: “Y he aquí, ahora mismo habéis estado invocando su nombre, suplicando la remisión de vuestros pecados. ¿Y ha permitido él que hayáis pedido en vano? No; él ha derramado su Espíritu sobre vosotros, y ha hecho que vuestros corazones se llenaran de alegría, y ha hecho callar vuestras bocas de modo que no pudisteis expresaros, tan extremadamente grande fue vuestro gozo” (Mosíah 4:20). Y luego él les exhorta diciendo: Y ahora bien, si Dios, que os ha creado, de quien dependéis por vuestras vidas y por todo lo que tenéis y sois, os concede cuanta cosa justa le pedís con fe, creyendo que recibiréis, ¡oh cómo debéis entonces impartiros el uno al otro de vuestros bienes!” (Mosíah 4:21). ¿No aquella sustancia que nosotros tenemos consiste de nuestro tiempo, talentos, y habilidades que podemos estar usando en servir a otros?

Esos quienes llaman a Cristo se vuelven sus discípulos, sus servidores. Sus agentes, sus embajadores. Ellos son enviados para el trabajo que Él tuvo preparado para que ellos  hagan y para ser sus representantes de Él. Esas palabras son Sus palabras, y sus actos son Sus actos. Cuando ellos sirven dentro de su ámbito y alcanzamos la autoridad que Él nos ha dado, es como si el Señor mismo ha dicho o ha dado lo que es complicado. Por lo tanto, comenzar como embajador de Cristo quiere decir que nosotros  somos Sus manos Sus pies para el mundo agonizante que desesperadamente lo necesita.

Oír al Maestro es como que Él instruye a sus embajadores antes que ellos se embarquen en sus viajes, “Y llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. Y les mandó que no llevasen nada para el camino: ni alforja, ni pan, ni dinero en la bolsa, sino solamente bastón, y que calzasen sandalias y no vistiesen dos túnicas. Y les dijo: Dondequiera que entréis en una casa, quedaos en ella hasta que salgáis de aquel lugar. Y por todos aquellos que no os recibieren ni os oyeren, saliendo de allí, sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, en testimonio contra ellos. De cierto os digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad” (Marcos 6:7-11).Nosotros aprendemos que después que ellos han sido instruidos “Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los sanaban” (Marcos 6:12-13).

Que podamos ser humildes, obedientes, y fieles embajadores por nuestro Maestro, es una humilde oración. En el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén.

 

This entry was posted on 10 mayo 2012 at 2:26 am and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/900/embajadores-de-cristo/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario