Jesucristo, el Creador

Paz en la tierra - Greg Olsen Mormon

Paz en la tierra – Greg Olsen

Como ya se ha indicado en relación con otro asunto, el Padre participó en la obra de la creación por medio del Hijo, el cual, por tal motivo, llegó a ser el Administrador, por conducto de quien la voluntad, mandamiento o palabra del Padre se llevó a efecto. De modo que con propiedad enfática el apóstol Juan otorga al Hijo, Jesucristo, el título de “el Verbo” o como lo declara el Padre, “la palabra de mi poder” (Juan 1:1, Moisés 1:32). En muchas de las Escrituras se aclara la parte que Jesucristo desempeñó en la creación, parte tan prominente que justifica que lo llamemos el Creador. Así que, el autor de la epístola a los Hebreos se refiere característicamente al Padre y al Hijo, en calidad de Seres distintos pero asociados: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Hebreo 1:1-2, véase también 1 Corintios 8:6). Más explícita todavía es la forma en que el apóstol Pablo escribe a los Colosenses, a quienes declara, con referencia a Jesús el Hijo: “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades: todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten” (Colosenses 1:16-17). Y aquí cabe repetir el testimonio de Juan, de que por el Verbo, “que era con Dios, y que era Dios aun desde el principio, todas las cosas fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. (Juan 1:1-3).

A los profetas del hemisferio occidental se reveló con toda claridad que el Cristo que había de venir era en realidad Dios el Creador. Samuel, el lamanita convertido, al predicar a los nefitas incrédulos, les testificó en estos términos: “Y también para que sepáis de la venida de Jesucristo, el Hijo de Dios, el Padre de los cielos y de la tierra, el Creador de todas las cosas desde el principio; y para que sepáis acerca de las señales de su venida, a fin de que podáis creer en su nombre”. (Helamán 14:12; véase también Mosíah 3:8; 4:2; Alma 11:39)

A estos pasajes de las Escrituras antiguas, se puede agregar con toda propiedad el testimonio personal del Señor Jesús después que se levantó como Ser resucitado. Cuando visitó a los nefitas, se proclamó a sí mismo en esta manera: “He aquí, soy Jesucristo, el Hijo de Dios. Yo crié los cielos y la tierra, y todas las cosas que en ellos hay. Fui con el Padre desde el principio. Yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y en mí ha glorificado el Padre su nombre” (3 Nefi 9:15). A los nefitas que no podían comprender la relación entre el evangelio que les declaraba el Señor resucitado, y la ley mosaica, la cual tradicionalmente creían que estaba en vigor, y se maravillaban de su afirmación de que todas las cosas viejas habían pasado, El explicó: “He aquí, os digo que se ha cumplido la ley que se dio a Moisés. He aquí, soy yo quien di la ley, y soy el que hice convenio con mi pueblo Israel; por tanto, la ley se ha cumplido en mí, porque he venido para cumplir la ley; por tanto, ha cesad”. (3 Nefi 15:4-5)

La voz de Jesucristo, el Creador de los cielos y de la tierra, nuevamente se ha oído por medio de revelaciones en la presente, o sea la última dispensación: “Escuchad, oh pueblo de mi iglesia, vosotros a quienes el reino ha sido dado; escuchad y dad oído al que puso los fundamentos de la tierra, el que hizo los cielos con todas sus huestes, y por quien fueron hechas todas las cosas que viven, y se mueven, y tienen su ser” (D y C 45:1). Y también: “He aquí, soy Jesucristo, el Hijo del Dios viviente, quien ha creado los cielos y la tierra, una luz que no se puede esconder en las tinieblas”. (D y C 14:9; véase también D y C 29:1, 31; 76:24)

James Talmage, Jesus el Cristo

Etiquetas:

This entry was posted on 11 septiembre 2008 at 5:45 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/236/jesucristo-el-creador/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario