¿Por qué los nombres del Antiguo Testamento difieren de los del Nuevo Testamento?

mormon-bibleIncluso el lector más casual de la Biblia siente grandes diferencias en los tipos de materiales incluidos en el Antiguo y Nuevo Testamento. Un ejemplo evidente de las diferencias que encontramos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento aparece en los nombres de personas comunes. En el Antiguo Testamento, nos familiarizamos con los nombres de Jacob, Josué, Miriam, Hannah, y Elías. En el Nuevo Testamento, leemos normalmente de Santiago, Jesús, María, Ana, y Elías. En la actualidad, esos nombres del Nuevo Testamento son los equivalentes en inglés (y luego en español) de los nombres griegos y hebreos de la Biblia. El caso es muy parecido a los nombres de Pablo y Paulo. Son el mismo nombre, pero uno es inglés y el otro es italiano.

El Antiguo Testamento ha llegado a nosotros en hebreo, con algunas secciones en arameo, y el Nuevo Testamento, llega a nosotros en griego. Algunos nombres del Nuevo Testamento no tienen equivalentes en el Antiguo Testamento, ya que ya se había introducido los nombres griegos y latinos en la nomenclatura judía al inicio del primer siglo. Por ejemplo, Andreas (Andrés) y Philippos (Felipe) ambos fueron nombres griegos. Marcus (Marcos) y Paulus (Pablo) son nombres en latín. Como es de esperar, cuando el mensaje del evangelio se esparció en toda la cuenca mediterránea, Pablo encontró un número cada vez mayor de personas que tenían nombres griegos y romanos que no guardaban relación con los nombres del Antiguo Testamento.

Algunos de los nombres encontrados en el Nuevo Testamento son de origen judío, pero no aparecen en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, Martha y Cefas son nombres arameos. El Nuevo Testamento conserva varios nombres arameos a través de la transliteración, con la transcripción del nombre de en griego, seguido de una traducción del arameo al griego. Por ejemplo, Marcos conserva el nombre arameo del hombre ciego que Jesús conoció en Jericó y luego lo tradujo para su audiencia como “Bartimeo, el hijo de Timeo” (Marcos 10:46). En algunos casos, el autor no presentó una traducción del nombre-por ejemplo, “Y señalaron a dos: a José, llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo” (Ley de 1:23). Barsabás deriva de dos palabras arameas bar y sabas. El pasaje podría convertirse en “José, el hijo del anciano, cuyo apellido fue Justus”. Justus es Latín.

En un ejemplo, la forma inglesa de un nombre (James) se utiliza en el Nuevo Testamento a pesar de que el griego ofrece la transliteración lak?bos del nombre hebreo Yakob. En otro, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento conservan el mismo nombre de Joseph.

El nombre Jesús del Nuevo Testamento (griego l?suos) se basa en el hebreo Y?shua (que significa “salvación”; véalo en uso en Isaías 12:2, la antepenúltima palabra). Aunque están lingüísticamente relacionados, Josué (hebreo Yehoshua, que significa “Jehová salva”) y Yeshua no son el mismo nombre. La siguiente lista trata de aproximar los posibles orígenes etimológicos de algunos nombres destacados en las cuatro narraciones de los Evangelios (el nombre hebreo del Antiguo Testamento y el equivalente en el Nuevo Testamento). En cada caso, el nombre se ha transcrito al inglés y luego al español: Eleazar (Lázaro); Elisheba (Elizabeth), Elías (Elías); Hannah (Anna), Miriam (María); Noah (Noé), Simeón (Simón), Jonah (Jonás/Jona), Isaiah (Isaías); Judah (Judas/Jude).

 

This entry was posted on 10 marzo 2008 at 1:41 pm and is filed under Array. You can follow any responses to this entry through the http://elcristo.org/20/%c2%bfpor-que-los-nombres-del-antiguo-testamento-difieren-de-aquellos-del-nuevo-testamento/feed feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario